TES­TI­MO­NIO. «Nos enamo­ra­mos las dos del mis­mo chi­co».

¿QUÉ HA­RÍAS SI TU ME­JOR AMI­GA SE FI­JA EN EL QUE CREES QUE ES EL AMOR DE TU VI­DA? NUES­TRA LEC­TO­RA OP­TÓ POR ES­CON­DER SUS SEN­TI­MIEN­TOS A AM­BOS HAS­TA QUE LA HIS­TO­RIA DIO UN GI­RO INES­PE­RA­DO Y ÉL CON­FE­SÓ QUE ES­TA­BA LO­CO POR ELLA. AL FI­NAL, TRIUN­FÓ EL AMOR.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: CLAU­DIA SARRIÁ. FO­TOS: RO­BERT DEUTSCHMAN.

Me en­can­tan las te­le­no­ve­las. Des­de que soy ado­les­cen­te me han atra­pa­do esas his­to­rias ro­cam­bo­les­cas de amor (aho­ra soy fan de

La ca­sa de las flo­res, có­mo no). Lo que nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do es que mi vi­da iba a con­ver­tir­se en un guión pro­pio del me­jor de los cu­le­bro­nes y que yo iba a in­ter­pre­tar el pa­pel es­te­lar. Pe­ro ocu­rrió. Fue en mi úl­ti­mo año de uni­ver­si­dad. Sin ape­nas dar­me cuen­ta me enamo­ré de Bel­trán, y Ma­ri­na, mi me­jor ami­ga de en­ton­ces, tam­bién.

AMIS­TAD DES­DE NI­ÑOS

Bel­trán y yo éra­mos ve­ci­nos y coin­ci­di­mos en la mis­ma fa­cul­tad. Allí co­no­ci­mos a Ma­ri­na. Du­ran­te esos años yo es­tu­ve sa­lien­do con otro chi­co, pe­ro me de­jó y él se con­vir­tió en un apo­yo in­con­di­cio­nal. No sé si mi si­tua­ción pos­rup­tu­ra in­flu­yó en ello, pe­ro de re­pen­te vi lo que Bel­trán sig­ni­fi­ca­ba pa­ra mí y em­pe­cé a ser cons­cien­te de que le con­si­de­ra­ba al­go más que un sim­ple ami­go. En cual­quier ca­so, que­ría dar­me un tiem­po a mí mis­ma, por­que aca­ba­ba de ter­mi­nar una re­la­ción lar­ga, así que in­ten­té fre­nar­me.

UNA GRAN DE­CEP­CIÓN

Lle­gó el ve­rano y nos hi­ci­mos una es­ca­pa­da a Me­nor­ca con to­da la pan­di­lla. Ma­ri­na y yo com­par­tía­mos ha­bi­ta­ción. Du­ran­te esos días, ca­da vez que Bel­trán y yo nos que­dá­ba­mos a solas, un ejér­ci­to de ma­ri­po­sas in­va­día mi es­tó­ma­go (muy a mi pe­sar). Una de las no­ches en las que sa­li­mos to­dos de fies­ta me en­con­tré con una des­agra­da­ble sor­pre­sa al des­per­tar por la ma­ña­na: en la ca­ma de al la­do no es­ta­ba Ma­ri­na, sino mi ami­go Ja­vi. Me di­ri­gí a la co­ci­na a pre­pa­rar­me el desa­yuno y allí es­ta­ba ella, en ro­pa in­te­rior. Me mi­ró son­rien­do y me di­jo una co­sa que nun­ca pen­sé que me iba a do­ler tan­to: “Me he acostado con Bel­trán”. Yo aún no le ha­bía ha­bla­do de mis sen­ti­mien­tos ha­cia él; por eso se que­dó ex­tra­ña­da al no ver­me reac­cio­nar: “¿Qué te pa­sa? ¡Te has que­da­do ca­lla­da!”. Por un mo­men­to, du­dé si de­cir­le que esa no­ti­cia ha­bía caí­do so­bre mí co­mo una lo­sa, pe­ro me con­tu­ve. “¡Qué fuer­te, Ma­ri­na!”. Fue to­do lo que pu­de ar­ti­cu­lar. Ella pro­si­guió con su re­la­to: “Al fi­nal de la no­che le be­sé y se que­dó pa­ra­li­za­do, pe­ro lue­go con­ti­nua­mos y lo que te­nía que pa­sar pa­só. Me gus­ta mu­cho y me en­can­ta­ría in­ten­tar­lo con él, ¿qué te pa­re­ce?”. No­té có­mo los ojos se me iban a lle­nar de lá­gri­mas, pe­ro di­si­mu­lé bos­te­zan­do y me fui al ba­ño a llo­rar. ¿Có­mo era po­si­ble que es­tu­vie­se ocu­rrien­do es­to?

TIEM­PO DE SI­LEN­CIO

De vuel­ta a cla­se en sep­tiem­bre, to­do se­guía igual que siem­pre, sal­vo que Ma­ri­na y Bel­trán ha­bían es­ta­do ha­blan­do por What­sApp y él no me ha­bía con­ta­do ab­so­lu­ta­men­te na­da (co­sa que yo no en­ten­día, da­da la con­fian­za que te­nía­mos). El día que de­ci­dí pre­gun­tar­le a Ma­ri­na si ha­bía vuel­to a que­dar con Bel­trán, me sen­tí con­fu­sa.

«OCULTÉ A MA­RI­NA QUE ME SEN­TÍA ATRAÍ­DA POR BEL­TRÁN CUAN­DO ME DI­JO QUE SE HA­BÍA ACOSTADO CON ÉL»

«Pues la ver­dad es que no. He­mos ha­bla­do, pe­ro ca­si siem­pre soy yo la que to­ma la ini­cia­ti­va y él se mues­tra al­go dis­tan­te. Mi ob­je­ti­vo es que­dar a solas con él pa­ra sa­ber qué sien­te por mí».

SEN­TI­MIEN­TO MU­TUO

Unos días des­pués, Bel­trán me es­cri­bió un what­sapp: “Clau­dia, ¿te ape­te­ce to­mar un ca­fé? Ten­go al­go que con­tar­te. Bueno, no sé si lo sa­brás ya...”. “Pues cla­ro que lo sé, que­ri­do (pen­sé pa­ra mis aden­tros)”. Pe­ro me hi­ce la ton­ta y me ca­llé. Yo lle­gué an­tes que él al bar en el que ha­bía­mos que­da­do y le vi en­trar mien­tras me bus­ca­ba con la mi­ra­da. Lle­va­ba un jer­sey gris cla­ro que le ha­bía re­ga­la­do en su cum­plea­ños (qué de­ta­lle). Cuan­do nos en­con­tra­mos, le no­té muy ner­vio­so y le cos­tó mu­cho lle­gar al te­ma: “Ve­rás, Clau­dia, des­de que me en­ro­llé con Ma­ri­na...”. Un mo­men­to, ¿sa­bía que yo lo sa­bía? ¿Eso no es lo que iba a de­cir­me? “… no de­jo de pen­sar en ti”. Es­ta fra­se me de­jó com­ple­ta­men­te blo­quea­da, mi ce­re­bro no reac­cio­na­ba y en mi ca­be­za em­pe­zó a so­nar esa mú­si­ca ro­mán­ti­ca que apa­re­ce en los se­ria­les cuan­do el galán se de­cla­ra a su ama­da. Es­te cam­bio de guión era al­go que no me es­pe­ra­ba... ¡aun­que me en­can­ta­ba, cla­ro! Cuan­do por fin pro­ce­sé la in­for­ma­ción y con­se­guí cal­mar mi euforia, le di­je que era al­go re­cí­pro­co, que me atraía des­de ha­cía tiem­po y que no me ha­bía atre­vi­do a ver­ba­li­zar na­da por­que que­ría es­tar se­gu­ra de mis sen­ti­mien­tos –so­bre to­do des­pués de ha­ber sa­li­do de una re­la­ción de cua­tro años– y de los su­yos.

TO­DO ACA­BÓ BIEN

Me lo ha­bría co­mi­do a besos allí mis­mo pe­ro, an­tes de dar un pa­so más, de­ci­di­mos in­for­mar a Ma­ri­na. Un amar­go tra­go pa­ra el que tu­ve que ar­mar­me de va­lor. Os ase­gu­ro que no es fá­cil de­cir­le a una ami­ga que el chi­co que le gus­ta te quie­re a ti y que, ade­más, es co­rres­pon­di­do. Ma­ri­na se mo­les­tó por­que no ha­bía si­do ho­nes­ta con ella des­de el prin­ci­pio. Pe­ro acep­tó la si­tua­ción y nos deseó mu­cha suer­te, aun­que se dis­tan­ció de no­so­tros cuan­do em­pe­za­mos a sa­lir en se­rio. Yo lo en­ten­dí y tam­bién apren­dí que lo más im­por­tan­te en es­tos ca­sos es ser sin­ce­ra pa­ra que la ver­dad pre­va­lez­ca y to­dos los im­pli­ca­dos en la si­tua­ción pue­dan ac­tuar con co­no­ci­mien­to de cau­sa. Han pa­sa­do ya unos años y, con el tiem­po, la re­la­ción con Ma­ri­na ha vuel­to a la nor­ma­li­dad. Tan­to es así, que es­te ve­rano Bel­trán y yo nos ca­sa­mos y ella le­yó en nues­tra bo­da. Un fi­nal digno de la me­jor te­le­no­ve­la».

«BEL­TRÁN ME CON­FE­SÓ QUE, DES­DE QUE SE LIÓ CON ELLA, NO HA­BÍA DE­JA­DO DE PEN­SAR EN MÍ. TAN­TO, QUE NOS ACA­BA­MOS DE CA­SAR»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.