PIEN­SA YA EN TU JU­BI­LA­CIÓN. Aun­que no lo creas, es el mo­men­to de fjar un plan de ata­que.

AÚN ES­TÁ LE­JOS, PE­RO SI QUIE­RES TE­NER UN RE­TI­RO DO­RA­DO LO ME­JOR ES QUE EM­PIE­CES A AHO­RRAR CUAN­TO AN­TES. APREN­DE A CREAR TU SAL­VA­VI­DAS FI­NAN­CIE­RO.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: PA­CHO G. CAS­TI­LLA. FO­TO: DAN SAELINGER.

Cree­rás que el mun­do se ha vuel­to lo­co. To­da­vía no has con­se­gui­do un tra­ba­jo que te per­mi­ta lle­gar desaho­ga­da a fn de mes (si es que has en­tra­do en el mer­ca­do la­bo­ral), y ban­cos y po­lí­ti­cos te es­tán pi­dien­do que em­pie­ces a re­ser­var tu di­ne­ro des­de ya pa­ra pre­pa­rar un buen col­chón de ca­ra a tu ju­bi­la­ción. Al­go que, qui­zás, ni tus pa­dres se plan­tea­ron cuan­do te­nían tu edad. Y si no en­tra­ba en sus cálcu­los, era sim­ple­men­te por­que sa­bían que el Es­ta­do les pa­ga­ría una ren­ta acor­de con los años tra­ba­ja­dos. Pe­ro en un fu­tu­ro no muy le­jano, es­te sal­va­vi­das en for­ma de pen­sión pú­bli­ca no exis­ti­rá, al me­nos en las con­di­cio­nes ac­tua­les. No, no se acer­ca una gran ca­tás­tro­fe, aun­que los mer­ca­dos sí lan­zan una se­ria se­ñal de aler­ta. Por ejemplo, hoy en día, cuan­do una per­so­na de­ja de tra­ba­jar lo ha­ce con el 82% de su suel­do (se lla­ma ta­sa de re­em­pla­zo), pe­ro quien lo ha­ga en 2030 re­ci­bi­rá só­lo el 63%, y en 2060 no se per­ci­bi­rá ni el 50%. Y es­ta cantidad no es suf­cien­te, co­mo ad­vier­te Gloria Si­so, res­pon­sa­ble de in­ver­sio­nes del ban­co ING: «La Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co es­ti­ma que una pen­sión de­be equi­va­ler, co­mo mí­ni­mo, al 70% de la úl­ti­ma nó­mi­na pa­ra que ga­ran­ti­ce vi­vir en con­di­cio­nes dig­nas». Co­bra­rás –si no se tuer­ce to­do–, pe­ro me­nos de lo que es­pe­ras. Y no te que­da­rá otra op­ción que ha­cer hu­cha si quie­res cu­brir ese por­cen­ta­je (en­tre un 20 y un 30%) que no vas a re­ci­bir del Es­ta­do cuan­do lle­gue tu edad do­ra­da. «Las pen­sio­nes es­tán sien­do ca­da vez más ba­jas en re­la­ción al úl­ti­mo sa­la­rio per­ci­bi­do, y di­cha re­la­ción se­gui­rá men­guan­do, lo que afec­ta a la ca­li­dad de vi­da y a nues­tra ca­pa­ci­dad de ele­gir el ti­po de exis­ten­cia que desea­mos te­ner tras la ju­bi­la­ción», confrma Au­ro­ra Martín, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to téc­ni­co de pen­sio­nes de la com­pa­ñía de se­gu­ros Ae­gon pa­ra Es­pa­ña.

Ges­tión fa­lli­da

Pe­ro, ¿por qué he­mos lle­ga­do has­ta aquí? ¿Tan mal se han ad­mi­nis­tra­do las ar­cas pú­bli­cas? Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que ha fal­ta­do bas­tan­te pre­vi­sión y qui­zás nos ten­drían que ha­ber en­se­ña­do ha­ce tiem­po a mi­rar los pro­ble­mas des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te. Por ejemplo, en al­gu­nos paí­ses ve­ci­nos la ta­sa de re­em­pla­zo su­po­ne la mi­tad (o me­nos) que en Es­pa­ña, y es­tán acos­tum­bra­dos a bus­car for­mas al­ter­na­ti­vas de aho­rro. Pe­ro no to­do de­pen­de de una bue­na o ma­la ad­mi­nis­tra­ción. Co­mo ex­pli­ca Au­ro­ra Martín, «aho­ra los pe­rio­dos de for­ma­ción se pro­lon­gan has­ta los 30 años y la in­cor­po­ra­ción al mer­ca­do la­bo­ral se re­tra­sa», lo que pro­vo­ca que em­pe­ce­mos a pa­gar im­pues­tos más tar­de de lo pre­vis­to. «Tam­bién la gen­te vi­ve más. En 1965, la es­pe­ran­za de vi­da de un ju­bi­la­do era de

7 u 8 años; hoy, es de 20», aña­de Martín. Tra­du­ci­do a la reali­dad, el Es­ta­do re­cau­da me­nos y nos va a te­ner que pa­gar du­ran­te más años. Otra cues­tión im­por­tan­te es que, pa­ra man­te­ner el ac­tual sis­te­ma, de­be­ría ha­ber 2,5 tra­ba­ja­do­res co­ti­zan­do a la Se­gu­ri­dad So­cial por ca­da per­so­na que ha fna­li­za­do su vi­da la­bo­ral. Aho­ra no lle­ga­mos, aun­que es­ta­mos cer­ca. Pe­ro el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios cal­cu­la que en 2050 ca­da em­plea­do de­be­ría pa­gar una pen­sión con su co­ti­za­ción. Lo cual es muy com­pli­ca­do por­que, se­gún los cálcu­los de Da­vid Ca­rras­co, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to BBVA de Pen­sio­nes, a me­dia­dos del si­glo XXI ha­brá 15 mi­llo­nes de ju­bi­la­dos. Es­to im­pli­ca­ría la ne­ce­si­dad de «te­ner a 27 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res pa­ra po­der asu­mir su sub­si­dio y eso es al­go que no ha ocu­rri­do nun­ca», co­men­ta.

Mi­rar afue­ra

La ex­pe­rien­cia en otros paí­ses de nues­tro en­torno ha si­do di­fe­ren­te y, gra­cias a ello, no se van a en­con­trar con el mis­mo pro­ble­ma. La cla­ve es­tá en que no han per­mi­ti­do, co­mo aquí, que «la prác­ti­ca to­ta­li­dad de la pen­sión de­pen­da del sis­te­ma pú­bli­co», cons­ta­ta Gloria Si­so. En Ho­lan­da o Sue­cia, por ejemplo, es­tán men­ta­li­za­dos de que de­ben en­gor­dar su cer­di­to mes a mes, y el aho­rro pri­va­do tie­ne un gran pe­so.

EN LA AC­TUA­LI­DAD, CUAN­DO UNA PER­SO­NA DE­JA DE TRA­BA­JAR DIS­FRU­TA DEL 82% DE SU SUEL­DO, PE­RO QUIEN LO HA­GA EN 2060 NO PER­CI­BI­RÁ NI EL 50%

La ra­zón es­tá, co­mo cuen­ta Gloria Si­so, en que «son las pro­pias em­pre­sas las que obli­gan a los tra­ba­ja­do­res a que lo ha­gan. Es­to no só­lo fa­ci­li­ta la sos­te­ni­bi­li­dad de la par­te que co­rres­pon­de al sis­te­ma pú­bli­co, sino que ade­más me­jo­ra la ges­tión de ese di­ne­ro y con­cien­cia a las com­pa­ñías y a sus em­plea­dos de la ne­ce­si­dad de guar­dar pa­ra la ju­bi­la­ción».

¿Y qué más se pue­de ha­cer? Es­tá cla­ro que las au­to­ri­da­des pú­bli­cas de­ben em­pe­zar lo an­tes po­si­ble a «di­se­ñar la ma­qui­na­ria que com­pen­se la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo de los futuros pen­sio­nis­tas», se­ña­la Au­ro­ra Martín. Ade­más, «se­ría po­si­ti­vo que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ex­pli­ca­sen las ven­ta­jas del aho­rro a lar­go pla­zo», di­ce Ri­car­do Vi­lá, ase­sor en fi­nan­zas per­so­na­les. El 60% de los mi­llen­nials

ya es cons­cien­te de que no dis­fru­ta­rá de la dolce vita du­ran­te su ve­jez con ayu­da del Es­ta­do, sino gra­cias a su ca­pa­ci­dad (y es­fuer­zo) pa­ra ir ha­cién­do­se un fon­do, se­gún re­fle­ja un es­tu­dio de la ase­gu­ra­do­ra Vi­daCai­xa.

La re­gla de oro

El gran pro­ble­ma es que no son po­cos los que, a pe­sar de vis­lum­brar un ma­ña­na po­co ha­la­güe­ño, pien­san que «aún que­da mu­cho tiem­po pa­ra esa eta­pa, por lo que no pla­ni­fi­can su re­ti­ro con su­fi­cien­te an­te­la­ción», se la­men­ta Au­ro­ra Martín. Si no quie­res que a ti tam­bién te pi­lle el to­ro, ten­drás que con­se­guir es­ti­rar tu suel­do (por muy ajus­ta­do que sea) pa­ra que tu cuen­ta co­rrien­te crez­ca. Y, aun­que te pa­rez­ca una uto­pía, pue­des lo­grar­lo. Pa­ra em­pe­zar, re­cuer­da bien es­tos nú­me­ros: 50/20/30. Es una re­gla que ma­ne­jan los ex­per­tos, se­gún la cual lo ideal es que de­di­ques el 50% de tus in­gre­sos a pa­gos bá­si­cos; el 30% a gas­tos per­so­na­les y el 20% res­tan­te pa­ra ali­men­tar tu hu­cha. De es­ta úl­ti­ma par­ti­da, «la mi­tad pue­de des­ti­nar­se a cuentas co­rrien­tes pa­ra afron­tar im­pre­vis­tos y el res­to (el 10% de los in­gre­sos) a pla­nes de pen­sio­nes», ex­pli­ca la especialista Au­ro­ra Martín.

Sé cons­tan­te

Otro fac­tor fun­da­men­tal es la per­se­ve­ran­cia: no sir­ve de na­da que cum­plas un mes con tus ob­je­ti­vos y los cua­tro si­guien­tes te olvides. Au­ro­ra Martín su­gie­re re­ser­var una cantidad de di­ne­ro de for­ma sis­te­má­ti­ca a pri­me­ros de mes y re­vi­sar «al me­nos una vez al año, el es­ta­do ge­ne­ral de las eco­no­mías do­més­ti­cas». De es­te mo­do, com­pro­ba­rás si es­tás des­pil­fa­rran­do en al­gu­na par­ti­da y po­drás po­ner­te freno. Otra con­sig­na que de­bes te­ner muy pre­sen­te es que te con­vie­ne em­pe­zar a in­ver­tir lo an­tes po­si­ble pa­ra evi­tar ago­bios con­for­me va­yas cum­plien­do años. Pe­ro tam­po­co se tra­ta de que sa­ques de don­de no tie­nes; bas­ta con que lo que guar­des «sea acor­de al sa­la­rio que per­ci­bes (30 € al mes, por ejemplo), e ir in­cre­men­tán­do­lo gra­dual­men­te», di­ce Gloria Si­so. La edad, ade­más, jue­ga a tu fa­vor: «Si a los 40 aho­rra­ses 150 €, ten­drías 850 € ex­tras al mes cuan­do te ju­bi­la­ses; pe­ro si co­men­za­ses a los 30 con la mis­ma cantidad, te re­ti­ra­rías con el do­ble», con­ti­núa Si­so. Lo ideal, pa­ra sa­car la má­xi­ma ren­ta­bi­li­dad, es que es­co­jas al­gún pro­duc­to ban­ca­rio. Y los ex­per­tos coin­ci­den: cuan­do eres jo­ven, de­bes asu­mir más ries­go. Des­de Vi­daCai­xa acon­se­jan «al prin­ci­pio in­ver­tir en ren­ta va­ria­ble pa­ra ha­cer cre­cer tu ca­pi­tal, y se­gún te va­yas acer­can­do a la ju­bi­la­ción, adop­tar una po­si­ción más con­ser­va­do­ra y apos­tar por la ren­ta fi­ja». Pa­re­ce com­pli­ca­do, pe­ro no te asus­tes, no ha­ce fal­ta que te con­vier­tas en una gu­rú de las fi­nan­zas; tan só­lo es pre­ci­so «co­no­cer qué se con­tra­ta, qué con­di­cio­nes tie­ne el pro­duc­to y el im­pac­to de las co­mi­sio­nes», se­gún apun­ta Gloria Si­so. Con­vén­ce­te: cuan­to an­tes adop­tes el pa­pel de hor­mi­ga, me­jor te irá.

DES­TI­NA EL 50% DE TUS IN­GRE­SOS A PA­GOS BÁ­SI­COS, EL 30% A GAS­TOS PER­SO­NA­LES Y EL 20% A TU HU­CHA

IN­VIER­TE EN REN­TA VA­RIA­BLE: ES MÁS ARRIES­GA­DO PE­RO OB­TEN­DRÁS MA­YOR REN­TA­BI­LI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.