PON­TE ‘FIT’ PA­RA GO­ZAR

Cosmopolitan España - - Love -

La prác­ti­ca de es­ta po­se re­quie­re bas­tan­te for­ta­le­za en las pier­nas. Pa­ra me­jo­rar tu re­sis­ten­cia pue­des ha­cer sen­ta­di­llas. Si­túa­te de pie, con la es­pal­da rec­ta y los pies a la al­tu­ra de las ca­de­ras. Fle­xio­na las ro­di­llas has­ta que los glú­teos lle­guen a las pan­to­rri­llas (sin to­car­las). Haz tres se­ries de 15 re­pe­ti­cio­nes. Tam­bién con­vie­ne que to­ni ques las ca­de­ras y los glú­teos. Pa­ra ello, túm­ba­te de es­pal­das con las ro­di­llas do­bla­das y los ta­lo­nes en el sue­lo cer­ca del cu­lo. Le­van­ta las ca­de­ras y aguan­ta tres se­gun­dos mien­tras con­traes los glú­teos. Re­pi­te 15 ve­ces en se­ries de cua­tro. 1 Au­men­ta la ex­ci­ta­ción

La primera ven­ta­ja vie­ne da­da por la gra­ve­dad que ejer­ce tu cuer­po so­bre el de tu pa­re­ja, que fa­ci­li­ta una pe­ne­tra­ción más pro­fun­da. Tam­bién se es­ti­mu­la el pun­to G –un pe­que­ño abul­ta­mien­to en la ca­ra an­te­rior de la va­gi­na–, lo que in­cre­men­ta la in­ten­si­dad de las sen­sa­cio­nes, se­gún cuen­ta Ju­liet Allen en Ecs­ta­tic Sex & Deep In­ti­macy (Se­xo eu­fó­ri­co e in­ti­mi­dad real). Pa­ra ver cómo te gus­ta más, co­ló­ca­te a hor­ca­ja­das so­bre tu chi­co con una pier­na a ca­da la­do y jue­ga con tus ro­di­llas: jún­ta­las si quie­res que los mo­vi­mien­tos sean sua­ves o se­pá­ra­las si pre­fe­res que sean más fuer­tes.

2 Tú tie­nes el con­trol

Es­ta es la postura del po­der fe­me­nino por ra­zo­nes ob­vias: tú de­ci­des la ve­lo­ci­dad, el mo­vi­mien­to y has­ta dón­de deseas lle­gar. Pue­des pa­rar, re­to­mar­lo, in­cli­nar­te, echar­te pa­ra atrás… «Se­rás la je­fa ab­so­lu­ta», afrma Me­gan Stubbs. Pa­ra lo­grar un rit­mo que te con­duz­ca al sép­ti­mo cie­lo, ima­gí­na­te que vas con­du­cien­do un co­che: co­mien­za len­ta­men­te y ro­za con de­li­ca­de­za (o pre­sio­na) tu clí­to­ris con­tra tu chi­co. Des­pués, ve ace­le­ran­do po­co a po­co se­gún va­yas no­tan­do que a tu aman­te se le ace­le­ra el pul­so… In­clu­so, si te ape­te­ce, sién­te­te li­bre de ju­gue­tear y ba­jar de mar­cha pa­ra re­tra­sar el mo­men­to cum­bre. No ol­vi­des que, des­pués de to­do, cuan­do es­tás arri­ba eres tú la que man­das.

3 To­do es­tá a tu al­can­ce

En­se­gui­da com­pro­ba­rás que no hace fal­ta de­ma­sia­da prác­ti­ca pa­ra ser una ex­per­ta ama­zo­na y que tie­nes las ma­nos li­bres y dis­pues­tas pa­ra aca­ri­ciar. Re­co­rre su tor­so y dis­fru­ta del via­je, de­te­nién­do­te en los pe­zo­nes, un im­por­tan­te cen­tro eró­geno tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mu­je­res. Lue­go, lle­va las ma­nos de tu com­pa­ñe­ro a tus se­nos mien­tras es­ti­mu­las tu clí­to­ris con un mi­ni­vi­bra­dor. Pa­ra ejer­cer ma­yor pre­sión en esa zo­na, haz que él ba­je li­ge­ra­men­te sus ca­de­ras.

4 Po­ten­cia la unión

Es­tar so­bre tu pa­re­ja te per­mi­te man­te­ner un con­tac­to vi­sual con­ti­nuo durante la re­la­ción sexual (¿hay al­go más bo­ni­to que in­ter­cam­biar mi­ra­das?). Es­to sir­ve pa­ra con­so­li­dar el víncu­lo afec­ti­vo y, ade­más, con­tem­plar tan de cer­ca cómo dis­fru­ta, te ayu­da­rá a po­ner­te a tono. Sin em­bar­go, si no pue­des evi­tar mi­rar­le sin preo­cu­par­te de lo que es­tá pen­san­do so­bre ti, de­bes sa­ber que, en ese mo­men­to, él no es­tá fján­do­se en el ta­ma­ño de tus pe­chos ni en el mi­che­lín que te tie­ne amar­ga­da. Lo más pro­ba­ble es que por su ca­be­za só­lo ron­de una co­sa: «No creo que aguan­te mu­cho más…».

5 Nun­ca te abu­rri­rás

Tie­nes mil op­cio­nes y to­das va­len por­que, siem­pre que tú te sien­tas bien, no exis­ten re­glas a la hora de co­lo­car­se. Pue­des ha­cer­lo a hor­ca­ja­das, con las ro­di­llas apo­ya­das en la ca­ma; dar­te la vuel­ta y mi­rar a sus pies (la po­si­ción de la va­que­ra a la in­ver­sa); es­ti­rar las pier­nas de­lan­te de tu com­pa­ñe­ro mien­tras él tam­bién des­plie­ga las su­yas fren­te a ti, uti­li­zan­do los bra­zos pa­ra mo­ver­te…

Y si quie­res más acción, haz­lo en una si­lla, el sue­lo, la es­ca­le­ra… In­ven­ta una his­to­ria de película y per­so­na­li­za la po­se só­lo pa­ra ti. O me­jor, pa­ra los dos. «La cus­to­mi­za­ción es la cla­ve pa­ra ha­cer atrac­ti­va y no­ve­do­sa es­ta postura tan clá­si­ca y efec­ti­va», afrma Me­gan Stubbs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.