Des­cu­brí que mi no­vio era gay

JU­DIT Y MARC TRA­BA­JA­BAN JUN­TOS EN UNA AGEN­CIA DE CO­MU­NI­CA­CIÓN Y TER­MI­NA­RON ENAMORÁNDOSE. HAS­TA QUE ELLA LE PI­LLÓ LIÁNDOSE CON UN CHI­CO DURANTE UN EVEN­TO QUE HA­BÍA OR­GA­NI­ZA­DO SU EQUI­PO. ASÍ ES CO­MO REAC­CIO­NÓ.

Cosmopolitan España - - Love - TEX­TO: JU­DIT F. LLORENS.

«NOS CO­NO­CI­MOS EN EL TRA­BA­JO Y CO­MEN­ZA­MOS A SA­LIR A ES­CON­DI­DAS. ERA MUY SEN­SI­BLE Y ESO ME CON­QUIS­TÓ»

Sé que lo que me pa­só me ha mar­ca­do pa­ra si­guien­tes re­la­cio­nes. No tan­to por­que mi no­vio sa­lie­ra del ar­ma­rio –es­ta­mos en 2018, en plena era de ce­le­bra­ción de la di­ver­si­dad, y me en­can­ta que to­dos nos en­con­tre­mos con nosotros mis­mos y apos­te­mos por ser quie­nes so­mos li­bre­men­te–, sino por cómo me en­te­ré. En cual­quier ca­so, al principio no su­pe en­ca­jar­lo. Ima­gino que si me pa­sa­ra aho­ra, reac­cio­na­ría de otra ma­ne­ra, pe­ro lo que ocu­rrió me ha lle­va­do a ser al­go des­con­fa­da.

AMOR A ES­CON­DI­DAS

Co­no­cí a Marc en una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción en Bar­ce­lo­na. Era sep­tiem­bre de 2013 y am­bos ha­bía­mos en­tra­do a la vez a ha­cer prác­ti­cas. Es­tá­ba­mos en el mismo equi­po y nuestro tra­ba­jo era muy di­ver­ti­do. Íba­mos a even­tos, co­no­cía­mos a gen­te nue­va ca­da se­ma­na, lle­vá­ba­mos las re­des so­cia­les de marcas que nos en­can­ta­ban… Al principio to­do era es­tu­pen­do, pe­ro con el tiem­po fui­mos ad­qui­rien­do res­pon­sa­bi­li­da­des y el tra­ba­jo se hi­zo más te­dio­so por­que nos que­dá­ba­mos has­ta al­tas ho­ras en la of­ci­na, pla­nif­can­do es­tra­te­gias crea­ti­vas. Ter­mi­na­mos en­car­gán­do­nos tam­bién de co­la­bo­rar con los blog­gers

(aque­llos a los que hoy de­no­mi­na­mos in­fluen­cers)

con los que de­bía­mos con­tac­tar pa­ra nuestros even­tos. Una no­che, es­tá­ba­mos ce­nan­do piz­za

en la of­ci­na mien­tras pre­pa­rá­ba­mos la es­tra­te­gia de la inau­gu­ra­ción de una tien­da y, sin dar­nos cuen­ta, se nos hi­zo muy tar­de. Por aquel en­ton­ces, Marc y yo nos ha­bía­mos con­ver­ti­do en uña y car­ne. En la of­ci­na nos apo­da­ron “Lois y Clark”, por­que ha­cía­mos un tán­dem per­fec­to. Aquel día, cuan­do por fn ter­mi­na­mos, lo ce­le­bra­mos con ví­to­res, sal­tos y gri­tos, co­mo dos ni­ños pe­que­ños, y sin ape­nas dar­me cuen­ta, me be­só. Yo, fe­liz y li­bre de com­pro­mi­sos, me de­jé lle­var. Des­de aquel mo­men­to, co­men­za­mos a sa­lir sin de­cír­se­lo a na­die, y ca­da vez que nos que­dá­ba­mos a so­las, ter­mi­ná­ba­mos en­ro­llán­do­nos en la of­ci­na. Lo re­co­noz­co, era muy mor­bo­so por­que na­die sa­bía que es­tá­ba­mos jun­tos.

ES­PI­RAL DE DU­DAS

Marc era un chi­co sen­si­ble y co­que­to, siem­pre pres­ta­ba es­pe­cial atención a cómo ves­tir­se en ca­da even­to o pre­sen­ta­ción, in­clu­so en el día a día, y, ade­más, se po­día ha­blar de to­do con él. Y ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en mi conf­den­te. De­ba­tía­mos con­ti­nua­men­te so­bre el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, la de­cons­truc­ción de la mas­cu­li­ni­dad tó­xi­ca, la his­to­ria del pa­triar­ca­do… Ese era nuestro ni­vel de in­ten­si­dad. Nun­ca ha­bía te­ni­do tan­ta complicidad con un tío y, con el tiem­po, sen­tí que apar­te de ser mi no­vio, tam­bién era mi me­jor ami­go. En la agen­cia, él se en­car­ga­ba de la ba­se de da­tos de los blo­gue­ros y yo

de las blo­gue­ras de moda y belleza. Por lo ge­ne­ral, teníamos pro­yec­tos con di­fe­ren­tes per­so­na­jes ca­da se­ma­na. Un día me lla­mó la atención uno de ellos: no se des­pe­ga­ba de Marc. Me hi­zo gra­cia por­que se no­ta­ba que es­ta­ba fas­ci­na­do con él y le bus­qué en Ins­ta­gram. Des­cu­brí que mi no­vio le co­men­ta­ba en to­das las fotos y se de­cían co­sas subidas de tono. ¡En pú­bli­co! No le di im­por­tan­cia, pe­ro con­fie­so que, a par­tir de aquel día, em­pe­cé a fi­jar­me en ellos cuan­do coin­ci­dían. De una ma­ne­ra u otra, siem­pre aca­ba­ban ha­blan­do y rién­do­se jun­tos. Así lle­ga­ron las Na­vi­da­des de 2015, una etapa muy es­tre­san­te en la que tu­vi­mos mu­cho tra­ba­jo. Tan­to, que Marc y yo nos dis­tan­cia­mos. El cú­mu­lo de ta­reas nos con­su­mió.

ASÍ ME EN­TE­RÉ

«ME DI CUEN­TA DE QUE CO­MEN­TA­BA TO­DAS LAS FOTOS DE UN BLOGUERO EN INS­TA­GRAM Y ÉL LE CONTESTABA CON FRA­SES SUBIDAS DE TONO»

Des­pués de las va­ca­cio­nes de Na­vi­dad, de­ci­dí ir a bus­car­le a una fies­ta en la que iba a es­tar has­ta tar­de. Lle­gué jus­to cuan­do sa­bía que él es­ta­ría re­co­gien­do. Que­ría pre­gun­tar­le si te­nía du­das so­bre nues­tra re­la­ción y pe­dir­le un tiem­po. Sin em­bar­go, me lle­vé una sor­pre­sa des­co­mu­nal cuan­do en­tré en el local y le pi­llé, sin que se die­ra cuen­ta, liándose con el bloguero. ¡Mi no­vio me es­ta­ba sien­do in­fiel! Con un tío, sí, eso tam­bién me cho­có, aun­que lo que más me do­lió fue que me ha­bía pues­to los cuer­nos. Es­to me en­tris­te­ció enor­me­men­te, mi­nó mi au­to­es­ti­ma y au­men­tó mi des­con­fian­za de ca­ra a fu­tu­ras re­la­cio­nes.

POR QUÉ LO HI­ZO

Al día si­guien­te le pe­dí que me ex­pli­ca­ra to­do. No le ocul­té que les ha­bía vis­to. Marc se pu­so a llo­rar y me con­tó que se ha­bía sen­ti­do di­fe­ren­te des­de los 14 años. Él sa­bía que era ho­mo­se­xual, pe­ro no se ha­bía acep­ta­do a sí mismo. Cuan­do lle­gó a Bar­ce­lo­na (él es de un pue­blo de Ge­ro­na) co­men­zó a re­con­ci­liar­se con sus pre­fe­ren­cias, has­ta que yo me cru­cé en su ca­mino: le gus­té y de­ci­dió in­ten­tar­lo. Con el pa­so del tiem­po lle­gué a en­ten­der­lo (ca­da uno si­gue un pro­ce­so muy per­so­nal con res­pec­to a su se­xua­li­dad), pe­ro lo que no he po­di­do per­do­nar­le es que me fue­ra in­fiel. Nues­tra re­la­ción en la ofi­ci­na cam­bió y nuestros com­pa­ñe­ros lo no­ta­ron, pe­ro no contamos na­da. Al fi­nal, per­di­mos el con­tac­to por­que unos me­ses des­pués cam­bió de tra­ba­jo. Hoy sé, por las re­des so­cia­les, que tie­ne no­vio ¡y me ale­gro mu­cho!, pe­ro creo que no su­pi­mos ges­tio­nar bien la si­tua­ción. Era mi pa­re­ja, pe­ro tam­bién mi ami­go, y le per­dí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.