EL AR­TE DE CO­MU­NI­CAR

Cosmopolitan España - - Stories -

Sa­ber es­tar y te­ner una apa­rien­cia im­pe­ca­ble no sir­ve de na­da si cuan­do al ar­ti­cu­lar pa­la­bra no so­mos ca­pa­ces de se­du­cir a los de­más tam­bién por lo que de­ci­mos. «Ha­blar bien no es un don. Si si­gues unas pau­tas sen­ci­llas, lo­gra­rás co­mu­ni­car lo que deseas», di­ce Bár­ba­ra Ga­rri­gues, pro­fe­so­ra de ora­to­ria, coach y una de las fun­da­do­ras de Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción de Ma­drid. Pe­ro ¿cómo con­ver­tir­nos en una socialité tan lo­cuaz co­mo Em­ma Wat­son? Em­pie­za por tra­ba­jar los as­pec­tos no ver­ba­les, ya que «el mie­do se ve: res­pi­ras con agi­ta­ción, abres más los ojos, su­das… Quien ha­bla con­ta­gia su es­ta­do aními­co al otro; es bá­si­co apren­der a re­la­jar­se, eli­mi­nar los ges­tos de in­quie­tud. Y mué­ve­te co­mo quie­ras, pe­ro siem­pre con na­tu­ra­li­dad». La voz es, tal co­mo afrma Ga­rri­gues, otra de las he­rra­mien­tas que es­tán a nuestro al­can­ce. Mi­ra a tu in­ter­lo­cu­tor a los ojos, ya que nos da in­for­ma­ción de lo que pien­sa: si es­tá aten­to, ha des­co­nec­ta­do o se abu­rre. «En fun­ción de eso, mo­du­la­re­mos el vo­lu­men y el tono de la voz, ha­re­mos pau­sas (nun­ca de­ma­sia­do lar­gas) y cam­bia­re­mos el rit­mo». Y en cuan­to al contenido de nues­tra char­la, hay que pro­cu­rar que sea siem­pre in­te­li­gen­te, ade­cua­da al mo­men­to, res­pe­tuo­sa y, por su­pues­to, que nun­ca mues­tre su­pe­rio­ri­dad ni in­fe­rio­ri­dad an­te las per­so­nas con quie­nes ha­bla­mos. Y an­te la du­da, lo me­jor siem­pre es es­cu­char.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.