SA­RA CAR­BO­NE­RO.

«Aho­ra me sien­to más li­be­ra­da: si al­go no me gus­ta, lo di­go»

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: MA­RÍA FER­NÁN­DEZ-MI­RAN­DA. FOTOS: BER­NAR­DO DO­RAL. REA­LI­ZA­CIÓN: DA­NIE­LA GUTIÉRREZ.

Sor­prén­de­te con las fa­ce­tas más des­co­no­ci­das de la pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión.

AFIR­MA QUE HA EVO­LU­CIO­NA­DO Y QUE YA NO ES TAN PO­LÍ­TI­CA­MEN­TE CO­RREC­TA. POR ESO SE DE­CLA­RA FE­MI­NIS­TA Y CON­FIE­SA QUE SE HA LAN­ZA­DO A ES­CRI­BIR UN LI­BRO. DES­CU­BRE A SA­RA CAR­BO­NE­RO CO­MO NUN­CA LA HABÍAS VIS­TO.

«SIEN­TO UNA CIER­TA PRE­SIÓN CON EL TE­MA DE LA MA­TER­NI­DAD, CO­MO SI TO­DOS TU­VIÉ­RA­MOS QUE IR EN BUS­CA DE LO QUE SE CON­SI­DE­RA ‘LA FA­MI­LIA PER­FEC­TA’»

«HE TE­NI­DO MU­CHAS PRO­PUES­TAS DE LI­BROS, PE­RO NO ME LLE­NA­BAN. HAS­TA QUE LLE­GÓ UNA MUY CHULA QUE RE­QUIE­RE DAR MU­CHO DE MÍ Y EN ELLO ES­TOY»

Hace ocho años se pro­du­jo uno de esos mo­men­ta­zos que aca­ban for­man­do par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar te­le­vi­si­va. La se­lec­ción es­pa­ño­la aca­ba­ba de ga­nar el Mun­dial de Fút­bol en Su­dá­fri­ca y su ca­pi­tán, Iker Ca­si­llas, no pu­do re­sis­tir­se a be­sar an­te la cá­ma­ra a la re­por­te­ra que le es­ta­ba en­tre­vis­tan­do: Sa­ra Car­bo­ne­ro, por aquel en­ton­ces su no­via. Aque­lla chi­ca de ojos ver­des que pa­só en un ins­tan­te de pro­fe­sio­nal de la in­for­ma­ción a per­so­na­je pú­bli­co es la que hoy en­tra en el es­tu­dio dis­pues­ta a ser fo­to­gra­fa­da pa­ra la por­ta­da de COS­MO­PO­LI­TAN. Fí­si­ca­men­te se la ve igual, pe­ro en su vi­da han cam­bia­do bas­tan­tes co­sas: aho­ra es­tá ca­sa­da con Iker, con quien tie­ne dos hi­jos –Mar­tín, de 4 años, y Lu­cas, de 2–, y ha apar­ca­do tem­po­ral­men­te su pro­fe­sión (se aco­gió a una ex­ce­den­cia en Me­dia­set) pa­ra tras­la­dar­se con su fa­mi­lia a Opor­to. A ve­ces se es­ca­pa de su re­ti­ro por­tu­gués pa­ra ro­dar al­gu­na cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, co­mo la que es­tas Na­vi­da­des pro­ta­go­ni­za pa­ra Cal­ze­do­nia. Es­te tra­ba­jo ha si­do la ex­cu­sa pa­ra en­con­trar­nos, pe­ro lo que iba a ser só­lo una en­tre­vis­ta pun­tual ca­ra a ca­ra ha aca­ba­do con­vir­tién­do­se en un in­ter­cam­bio de re­fe­xio­nes vía e-mail y te­lé­fono que du­ra va­rios días. Y es que Sa­ra, al fnal, es una pe­rio­dis­ta a la que le gus­ta ha­blar de los te­mas que lee­mos en los pe­rió­di­cos. Una pe­rio­dis­ta que tie­ne dos mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, eso sí…

Re­co­noz­co que ven­go a es­ta en­tre­vis­ta con una idea pre­con­ce­bi­da de ti.

Es nor­mal.

¿Eso es lo peor de ser fa­mo­sa?

Cuan­do vi­vía en Es­pa­ña es­ta­ba has­ta en la so­pa, te­nía a bas­tan­tes pa­pa­raz­zi de­trás y sa­lía en las re­vis­tas del co­ra­zón, así que la gen­te pen­sa­ba que me co­no­cía. Ser un per­so­na­je pú­bli­co tie­ne ese pe­ro: que to­do el mundo pre­su­po­ne mu­chas co­sas so­bre ti. Des­de que vi­vo en Opor­to, he to­ma­do un po­co de dis­tan­cia. Y al te­ner mi pro­pia cuen­ta de Ins­ta­gram, al­go a lo que al principio era rea­cia, he abier­to una ven­ta­ni­ta pa­ra mos­trar­me co­mo soy.

¿Te abu­rren las pre­gun­tas de pho­to­call?

Lo de pa­ra­cuán­do­la­ni­ña y esas co­sas…

En­tien­do el tra­ba­jo de los com­pa­ñe­ros, pe­ro las cues­tio­nes so­bre los em­ba­ra­zos me pa­re­cen muy ín­ti­mas y po­co pru­den­tes. Yo mis­ma he me­ti­do la pa­ta al­gu­na vez al pre­gun­tar a una mu­jer que es­ta­ba in­ten­tan­do ser ma­má y no po­día, o a otra que no que­ría ser­lo… Y no es que me abu­rran o me in­co­mo­den es­tas pre­gun­tas –ya he di­cho que me gus­ta­ría te­ner más hi­jos–, pe­ro sí que sien­to cier­ta pre­sión con la ma­ter­ni­dad. Co­mo si to­dos tu­vié­ra­mos que ir en bus­ca de la fa­mi­lia per­fec­ta. Y no me re­fe­ro só­lo al pho­to­call, sino a la so­cie­dad en ge­ne­ral. Es un te­ma re­cu­rren­te pa­ra no­so­tras pe­ro a los hom­bres se les cues­tio­na mu­cho me­nos por ello.

Sin­ce­ra­men­te, ¿nun­ca echas de me­nos vol­ver atrás y ser una pe­rio­dis­ta anó­ni­ma?

En La Sex­ta nun­ca lo fui por­que en los in­for­ma­ti­vos éra­mos to­do mu­je­res y eso su­pu­so un boom, al­go realmente in­no­va­dor… Lo que sí echo de me­nos es el ano­ni­ma­to de mi épo­ca en Ra­dio Mar­ca. Fue mi primer tra­ba­jo, dis­fru­ta­ba mu­chí­si­mo y re­ci­bía crí­ti­cas muy bue­nas. El pe­rio­dis­mo me ha gus­ta­do des­de siem­pre, aun­que aho­ra es­té ha­cien­do pu­bli­ci­dad por­que es lo que pue­do com­pa­gi­nar con mi vi­da per­so­nal.

¿Sien­tes que has sa­crif­ca­do tu esen­cia?

No es fá­cil con­ser­var­la cuan­do es­tás tan ex­pues­ta y ca­da co­sa que di­ces se con­vier­te en un mundo… Pe­ro es­toy con­ven­ci­da de que lle­ga­rá una épo­ca en la que to­do se va a tran­qui­li­zar. Me en­can­ta­ría es­tar ejer­cien­do aho­ra, por­que creo que lo ha­ría des­de una vi­sión más ma­du­ra. No me sen­ti­ría tan ob­ser­va­da, tan ana­li­za­da y, si fue­ra así, me da­ría igual. Año­ro ser una pro­fe­sio­nal más, sin que ca­da co­sa que di­ga ten­ga que sa­lir en to­dos los di­gi­ta­les. A mí me en­can­ta es­cri­bir, me en­can­ta abrir­me… y no pue­do.

¿Y por qué no es­cri­bes un li­bro?

Sí, sí, es­toy en ello. Pe­ro me pro­du­ce tan­to res­pe­to la li­te­ra­tu­ra que no me gus­ta­ría ha­cer una cha­pu­za. Durante años he te­ni­do mu­chas pro­pues­tas: un li­bro so­bre la mu­jer en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, otro de li­festy­le… Pe­ro no me lle­na­ban. Has­ta que lle­gó una pro­po­si­ción muy chula que re­quie­re dar mu­cho de mí. Y en­tre­me­dias re­ci­bí otro en­car­go más sen­ci­llo, más pa­ra ya, re­la­cio­na­do con el mundo in­fan­til…

¿Un cuen­to?

Sí, va por ahí. Des­de que soy ma­dre me in­tere­so mu­chí­si­mo por los te­mas de ni­ños y por la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal.

O sea que aho­ra mismo tie­nes en­tre ma­nos dos pro­yec­tos li­te­ra­rios.

Voy muy des­pa­cio e in­clu­so me ago­bia un po­co con­tar­lo, pe­ro sí, en ello es­toy. Es­cri­bir es lo que más me gus­ta. Me lle­na.

¿Crees que tus hi­jos ya no lee­rán en pa­pel cuan­do sean adul­tos?

Ay, qué pe­na me da eso… Lu­cas es muy pe­que aún, pe­ro a Mar­tín le tengo fri­to

«LAS PER­SO­NAS CO­NO­CI­DAS TAM­BIÉN TE­NE­MOS MIE­DOS, PREO­CU­PA­CIO­NES Y OPE­RA­CIO­NES»

con los cuen­tos, quie­ro que los to­que. Me lo cu­rro pa­ra que mis hi­jos no usen el Ipad.

Hace unos me­ses con­tas­te en Ins­ta­gram que te ha­bían en­con­tra­do un bul­to en el pe­cho que al fnal re­sul­tó ser be­nigno. ¿Crees que las per­so­nas co­no­ci­das de­be­rían mos­trar más su vul­ne­ra­bi­li­dad?

En ese ti­po de cues­tio­nes me­re­ce la pe­na abrir­se un po­co más. La gen­te agra­de­ce que nos mos­tre­mos vul­ne­ra­bles, que di­ga­mos que tam­bién nosotros te­ne­mos mie­dos, preo­cu­pa­cio­nes y ope­ra­cio­nes. Lo que a mí me ocu­rrió fue que te­nía un do­lor muy fuer­te y fui a ha­cer­me una re­vi­sión. Cuan­do em­pe­za­ron a ha­blar­me de mar­ca­do­res tu­mo­ra­les ca­si me caigo de es­pal­das, por­que ade­más fui so­la al hos­pi­tal. Por suer­te es­toy bien, pe­ro de­ci­dí con­tar­lo pa­ra dar un to­que de atención, pa­ra ex­pre­sar que has­ta que no vi­ves es­to en primera per­so­na no ha­ces na­da.

Vol­va­mos a tus ini­cios. ¿Al­gu­na vez te sen­tis­te nin­gu­nea­da por tu se­xo cuan­do ha­cías pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo?

Pa­ra na­da. Cuan­do em­pe­cé en la ra­dio, a los 18 años, no era nor­mal ver a una chi­ca en las rue­das de pren­sa de los equi­pos, pe­ro nun­ca es­cu­ché co­men­ta­rios se­xis­tas. Sí no­ta­ba que lla­ma­ba la atención a los ju­ga­do­res o a las per­so­nas del club, pe­ro en las re­dac­cio­nes nun­ca me he sen­ti­do ni be­nef­cia­da ni per­ju­di­ca­da.

En el úl­ti­mo Mun­dial de Fút­bol, la pe­rio­dis­ta Ma­ría Gó­mez se que­jó de que un en­tre­vis­ta­do la lla­ma­ra gua­pa an­te la cá­ma­ra. ¿Qué ha­brías he­cho tú?

No co­noz­co a Ma­ría pe­ro me pa­re­ció una res­pues­ta muy va­lien­te. Iden­tif­car es­te ti­po de mi­cro­ma­chis­mos y plan­tar­les ca­ra en di­rec­to es se­ñal de que las mu­je­res es­ta­mos avan­zan­do mu­cho en nues­tra lu­cha fe­mi­nis­ta. ¿Que si yo ha­bría res­pon­di­do así? No lo sé, ten­dría que ver­me en la si­tua­ción. Pro­ba­ble­men­te no, por­que durante el tiem­po en el que fui re­por­te­ra me acos­tum­bré a ser de­ma­sia­do po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta. Pe­ro aho­ra me sien­to más li­be­ra­da y cuan­do al­go no me gus­ta –co­mo esos ar­tícu­los en los que es­cri­ben la mu­jer de– lo di­go.

¿Y no te da un po­co de mie­do que lle­ve­mos las reivin­di­ca­cio­nes a pos­tu­ras ex­tre­mas y se nos vuel­van en con­tra?

No creo que eso ocu­rra. El fe­mi­nis­mo no es al­go nue­vo, pe­ro es ver­dad que en los úl­ti­mos tiem­pos es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de una lu­cha muy in­ten­sa por el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer, lo cual con­si­de­ro muy ne­ce­sa­rio y na­da exa­ge­ra­do. Mo­vi­mien­tos co­mo el Me Too me pa­re­cen su­per­po­si­ti­vos. Ha­bía que ha­cer rui­do tras años de de­sigual­da­des y opre­sión. A pe­sar de los gran­des avan­ces que se han con­se­gui­do, to­da­vía que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. El otro día leí que nin­gún país ha lo­gra­do to­da­vía un sa­la­rio igual pa­ra hom­bres y mu­je­res. ¡Es in­creí­ble! Pe­ro me gus­ta­ría que no per­dié­se­mos el res­pe­to ni la to­le­ran­cia. Por ejem­plo, no me pa­re­ce bien cri­ti­car a una mu­jer que no tie­ne más op­ción que in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo an­tes de ter­mi­nar su ba­ja de ma­ter­ni­dad. De­be­mos es­tar uni­das y lle­var por ban­de­ra esa pa­la­bra que tan­to me gus­ta: so­ro­ri­dad.

Ha­blan­do de igual­dad, ¿qué tal fun­cio­na el re­par­to de ta­reas en tu ca­sa?

Nos las re­par­ti­mos de ma­ne­ra na­tu­ral y en fun­ción de nues­tras agen­das. Tam­bién te­ne­mos ayu­da, pe­ro yo quie­ro que mis

«IKER Y YO NOS RE­PAR­TI­MOS LAS TA­REAS EN FUN­CIÓN DE LAS AGEN­DAS. CUAN­DO ES­TÁ EN CA­SA, ÉL APECHUGA CO­MO EL QUE MÁS»

hi­jos vean que en ca­sa to­dos ha­ce­mos la ca­ma o po­ne­mos la me­sa. Iker aho­ra via­ja cua­tro días a la se­ma­na, pe­ro cuan­do es­ta­mos jun­tos apechuga co­mo el que más.

¿Qué tal es la vi­da en Por­tu­gal?

Ma­ra­vi­llo­sa. Los por­tu­gue­ses tienen un ca­rác­ter que ado­ro: son tran­qui­los, res­pe­tuo­sos, pru­den­tes… Me iden­tif­co mu­cho con ellos. Nos han aco­gi­do muy bien y en­ci­ma te­ne­mos el mar al la­do.

¿Tie­nes ga­nas de vol­ver a Es­pa­ña?

Vi­vo el día a día e in­ten­to no pen­sar en eso. En Por­tu­gal Iker va a al sú­per o al par­que, que son co­sas que aquí no po­día ha­cer, así que por ese la­do me da un po­co de mie­do vol­ver. Aun­que, por otro, echo de me­nos la re­dac­ción, la ru­ti­na de ir a tra­ba­jar, a los com­pa­ñe­ros… Nos que­da to­da­vía es­te año en Por­tu­gal y no sé si uno más.

En uno de tus posts de Ins­ta­gram di­ces que «el mundo es­tá lleno de he­roí­nas». ¿Cuá­les son las tu­yas?

Hay mu­chas mu­je­res que me ins­pi­ran, em­pe­zan­do por mi ma­dre, que es fuer­te y lu­cha­do­ra, o mi abue­la pa­ter­na, que fue pro­fe­so­ra durante 50 años y nos lle­va­ba a to­dos los pri­mos al co­le en su Ford Fies­ta. Ad­mi­ro a Mi­che­lle Oba­ma, por­que es una mu­jer com­pro­me­ti­da, y ado­ro a Fri­da Kah­lo: su lu­cha por la li­ber­tad sexual, sus ideas po­lí­ti­cas re­vo­lu­cio­na­rias y la ma­ne­ra que tu­vo de vivir, tan in­ten­sa y pa­sio­nal. Yo pien­so que to­do se de­be ha­cer con pa­sión.

¿Qué no­ti­cias te gus­ta­ría leer en 2019?

El fn de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Que nin­gún ni­ño su­fre des­nu­tri­ción. La cu­ra def­ni­ti­va del cán­cer. Que ya no hay más gue­rras. Y que he­mos lo­gra­do la igual­dad sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res.

¿En qué eres di­fe­ren­te de aque­lla chi­ca a la que be­só Iker en el Mun­dial de Fút­bol?

No he cam­bia­do, he evo­lu­cio­na­do. An­tes era muy im­pul­si­va, co­mo un ca­ba­llo des­bo­ca­do, y aho­ra soy mu­cho más tran­qui­la y he apren­di­do a re­la­ti­vi­zar.

Ves­ti­do, Er­manno Scer­vino. Anillos ‘Agat­ha by Sa­ra’, Agat­ha Pa­ris.

Ves­ti­do, Eli­sa­bet­ta Fran­chi. Anillos ‘Agat­ha by Sa­ra’, Agat­ha Pa­ris.

Abri­go, Jor­ge Váz­quez. Cin­tu­rón,Cor­te­fel. Me­dias,Cal­ze­do­nia.Ani­llo ‘Agat­ha by Sa­ra’, Agat­ha Pa­ris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.