CÓMO SER LA PER­FEC­TA SOCIALITÉ.

¿TIE­NES LA AGEN­DA RE­PLE­TA DE COM­PRO­MI­SOS NA­VI­DE­ÑOS? PON A PRUE­BA TU TA­LEN­TO PA­RA RE­LA­CIO­NAR­TE EN SO­CIE­DAD. SI­GUE ESTOS CONSEJOS Y SE­GU­RO QUE SALDRÁS VIC­TO­RIO­SA.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: RO­SA ALVARES. FOTOS: CH­RIS CRAYMER.

Cla­ves pa­ra triun­far en to­das las reunio­nes so­cia­les.

En­trar en el Ins­ta­gram de Oli­via Pa­ler­mo es su­mer­gir­te en un mundo up­per si­de, en el que cual­quier si­tua­ción, in­clu­so ha­cer la com­pra, se con­vier­te en una lec­ción de buen gus­to. Y no nos re­fe­ri­mos úni­ca­men­te a su es­ti­lis­mo: tam­bién a su ac­ti­tud, un ejem­plo de que no ne­ce­si­tas ser una celebrity pa­ra con­ver­tir el sa­ber es­tar en tu mar­ca y triun­far co­mo una au­tén­ti­ca socialité en la vi­da co­ti­dia­na. La cla­ve es desa­rro­llar las lla­ma­das

soft skills, aque­llas cua­li­da­des pa­ra ex­pre­sar­nos en so­cie­dad y cam­biar de re­gis­tro se­gún el es­ce­na­rio. ¿Crees que es­tán pa­sa­das de moda? ¡En ab­so­lu­to! Re­sul­tan muy prác­ti­cas y no só­lo por la sa­tis­fac­ción per­so­nal que dan, sino tam­bién por el cli­ma fa­vo­ra­ble que

crean. Por­que a na­die le des­agra­da un «bue­nos días» al en­trar en la of­ci­na o que le pi­dan un ca­fé «por favor». «Vi­vi­mos rá­pi­do y no pen­sa­mos en los de­más. Las ha­bi­li­da­des so­cia­les son un va­lor a te­ner ca­da vez más en cuen­ta, en es­pe­cial, en al­gu­nos ám­bi­tos de tra­ba­jo», man­tie­ne Ma­ría de la Ser­na, ex­per­ta en pro­to­co­lo y ex di­rec­to­ra de GMS Even­tos. Y ex­pli­ca que es­to va­le tam­bién pa­ra las jó­ve­nes: «Qui­zá una chi­ca de 20 años sien­ta que no las ne­ce­si­ta por­que se mue­ve en el mundo vir­tual, pe­ro el tiem­po pa­sa y las co­sas cam­bian. Esa jo­ven puede se­guir ju­gan­do al me gus­ta o acer­car­se a un mo­de­lo útil pa­ra triun­far».

Tu mar­ca per­so­nal

Tu ac­ti­tud y tu dis­cur­so cuen­tan a los de­más quién eres. «Pa­ra go­zar de una bue­na repu­tación de­bes cui­dar ca­da de­ta­lle: tu as­pec­to, tus pa­la­bras, tus ges­tos…», ex­pli­ca Est­her Mar­tín, con­sul­to­ra de co­mu­ni­ca­ción y mar­ca. Pa­ra ella, hay va­lo­res que cual­quier frma de­be te­ner, in­clu­so si es per­so­nal: «En primer lugar, cohe­ren­cia en­tre lo que di­ce y lo que hace: só­lo así se ga­na­rá el res­pe­to. Y es bá­si­co decir la ver­dad y no en­ga­ñar nun­ca. Eso no sig­nif­ca que des to­da la in­for­ma­ción so­bre ti; tú de­ter­mi­nas el ni­vel de trans­pa­ren­cia y has­ta dón­de deseas co­mu­ni­car. Al fn y al ca­bo, des­ta­car su­po­ne es­tar más ex­pues­ta; eso puede ge­ne­rar que te imi­ten, en­vi­dien y cri­ti­quen. De­bes es­tar pre­pa­ra­da pa­ra ello y se­ña­lar el lí­mi­te de lo que quie­res decir de tu mar­ca per­so­nal, o sea, de ti mis­ma».

Bus­ca la di­fe­ren­cia

La educación co­ti­za al al­za, aun­que los cá­no­nes ha­yan cam­bia­do. Hoy una socialité no tie­ne por qué ser de fa­mi­lia aris­to­crá­ti­ca o adi­ne­ra­da, ni de­bu­tar en so­cie­dad a los 18 años ves­ti­da con un Ba­len­cia­ga. «Lo primero que de­be mos­trar es per­so­na­li­dad, ha­cer­se un hue­co por su im­pul­so», sos­tie­nen Da­vid Gar­cía Mi­ras y So­fía Stein, es­ti­lis­tas de moda y ex­per­tos en la ima­gen de per­so­na­jes pú­bli­cos (da­vid­so­fa.com). «Hoy triun­fan mu­je­res co­mo Oli­via Pa­ler­mo o Lu­lú Fi­gue­roa, pe­ro tam­bién Ro­sa­lía, un re­fe­ren­te mi­llen­nial. Aho­ra to­dos te­ne­mos más ac­ce­so a fes­tas y even­tos, ya no son al­go tan ex­clu­si­vo, y ade­más Ins­ta­gram no só­lo ayu­da, es esen­cial. Eso sí, con tan­tas in­fluen­cers (mu­chas re­pi­tien­do pa­trón de estilo), con­vie­ne des­ta­car: hay que te­ner en cuen­ta que la di­fe­ren­cia te hace úni­ca».

El po­der de la pa­la­bra

El buen gus­to re­sul­ta más fá­cil de ad­qui­rir que esos com­por­ta­mien­tos que nos ha­cen so­bre­sa­lir: des­de sa­ber ma­ne­jar los cu­bier­tos en la me­sa, has­ta pre­sen­tar­te a des­co­no­ci­dos en un even­to high le­vel, pa­san­do por or­ga­ni­zar ce­nas en ca­sa. Sin em­bar­go, no hay que en­trar en pá­ni­co: unas cuan­tas nor­mas bá­si­cas re­sul­tan el pun­to de par­ti­da pa­ra ma­ne­jar tus soft skills. Cual­quier socialité que se pre­cie de­be es­cu­char ac­ti­va­men­te: cen­trar su atención en lo que di­ce la gen­te que le ro­dea, no in­te­rrum­pir­les, ha­cer­les pre­gun­tas opor­tu­nas y, por su­pues­to, po­ner­se en su lugar. Y, a la hora de ha­blar, ha­cer­lo en un tono ade­cua­do, sin uti­li­zar tér­mi­nos o ex­pre­sio­nes que in­co­mo­den y, cla­ro es­tá, ser siem­pre res­pe­tuo­sa. Eso in­clu­ye no tu­tear in­dis­cri­mi­na­da­men­te: por más que es­te uso pa­rez­ca ha­ber­se im­pues­to, ha­brá per­so­nas a quie­nes

PON EN PRÁC­TI­CA TUS ‘SOFT SKILLS’, CO­MO ES­CU­CHAR AC­TI­VA­MEN­TE Y NO IN­TE­RRUM­PIR

EN EVEN­TOS DE TRA­BA­JO, NI SE TE OCU­RRA CRI­TI­CAR AL JE­FE

les mo­les­te ser tra­ta­das co­mo igua­les, ya sea por cues­tión de edad o de es­ta­tus. Otro te­ma es el smartp­ho­ne. Sa­be­mos que no pue­des vivir sin él, pe­ro ¿te ima­gi­nas a Ta­tia­na San­to Do­min­go, Bea­tri­ce Bo­rromeo o Eu­ge­nie Niar­chos de­jan­do a al­guien con la pa­la­bra en la bo­ca pa­ra what­sap­pear con sus ami­gas o su­bir fotos? «De­be­ría­mos po­ner el mó­vil en mo­do avión en el mo­men­to en el que en­tra­mos en una reunión, una co­mi­da, un even­to cul­tu­ral, una bo­da… Apá­ga­lo por educación y por mos­trar el in­te­rés que tie­ne el ac­to pa­ra ti, por­que no pres­tar atención es una ab­so­lu­ta fal­ta de con­si­de­ra­ción». Des­de lue­go, res­pe­to es la pa­la­bra cla­ve en las re­la­cio­nes so­cia­les, ase­gu­ra Ma­ría de la Ser­na: «Lle­va siem­pre la educación por ban­de­ra por­que no cues­ta na­da. Ten siem­pre cla­ro dón­de es­tás, por qué y en ca­li­dad de qué. Tie­ne el mismo va­lor una ce­le­bra­ción en ca­sa que un en­cuen­tro de tra­ba­jo. Nun­ca pue­des in­sul­tar, chi­llar, lla­mar la atención. Cual­quier co­sa que ha­gas o di­gas, que sea con to­tal dis­cre­ción». La paciencia es otra cua­li­dad im­por­tan­te, tan­to co­mo la son­ri­sa… «Nun­ca sub­es­ti­mes su po­der má­gi­co pa­ra los de­más, pe­ro tam­bién pa­ra ti mis­ma. Si en­tras en una sa­la con ca­ra de bor­de, em­pie­zas mal por­que los de­más po­drían sen­tir­se ata­ca­dos. Con­tem­plar la vi­da con ojos po­si­ti­vos puede dar­le la vuel­ta a las si­tua­cio­nes su­rrea­lis­tas o di­fí­ci­les: pi­de al­go con cor­te­sía y un ges­to ama­ble y lo con­se­gui­rás», aña­de la ex­per­ta.

Sa­ber es­tar en la of­ci­na

Las so­cia­li­tés, afor­tu­na­da­men­te, ya no son lo que eran. Hoy es­tas mu­je­res tienen una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Pe­se a es­to, los ex­per­tos coin­ci­den: si hay un va­lor aña­di­do y se­gu­ro en el ám­bi­to la­bo­ral, es el sa­ber es­tar. Por­que en las em­pre­sas, co­mo en las es­fe­ras pri­va­das,

las re­glas de educación de­ben de es­tar muy pre­sen­tes no só­lo pa­ra evi­tar con­fic­tos, sino tam­bién pa­ra au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de éxito. «Vi­vi­mos en la épo­ca del mo­nó­lo­go, del cul­to al yo, pe­ro en lo pro­fe­sio­nal lo primero es po­ner en va­lor la atención a los otros, es­cu­char­los, con­ver­tir­nos en un ra­dar pa­ra de­tec­tar cómo se ex­pre­san, cuál es la cul­tu­ra de la em­pre­sa», ad­vier­te An­to­lín Ro­me­ro, ex­per­to en te­mas la­bo­ra­les y pre­sen­ta­dor de Aquí hay tra­ba­jo, de TVE. Si aca­bas de in­cor­po­rar­te, no te­mas pre­gun­tar. Y lle­ves el tiem­po que lle­ves, mués­tra­te proac­ti­va: «No esperes a ha­cer só­lo aque­llo que se es­pe­ra de ti, pro­pón pro­yec­tos, en­tra en las reunio­nes con pro­pues­tas, pre­pa­ra ca­da en­cuen­tro con da­tos (¡sin apa­bu­llar, eso sí!) y nun­ca re­por­tes un pro­ble­ma sin lle­var una o dos so­lu­cio­nes ano­ta­das en un post-it». La au­tén­ti­ca socialité lo es tam­bién en su tra­ba­jo; por eso, se­gún re­ve­la An­to­lín Ro­me­ro, evi­ta las con­ver­sa­cio­nes y com­pa­ñe­ros tó­xi­cos: «Si al­go va mal, há­bla­lo, pe­ro po­nien­do el pun­to de mi­ra en lo po­si­ti­vo. Y nun­ca cri­ti­ques a la plan­ti­lla, in­clui­do el je­fe». Hay que apren­der que, es­tés don­de es­tés, re­pre­sen­tas a la em­pre­sa: «Re­cuer­da que en to­das partes hay mil ojos, mil oí­dos, mil mó­vi­les… ¡Cui­da­do con lo que di­ces o ha­ces! Si ine­vi­ta­ble­men­te cuen­tas una in­dis­cre­ción, que sea ve­nial. Y vi­gi­la tus re­des, por­que ca­da vez más com­pa­ñías se cue­lan en ellas pa­ra se­lec­cio­nar a sus can­di­da­tos». El out­fit es otro as­pec­to a cui­dar. «Sería po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to que hu­bie­ra un ma­nual de eti­que­ta en los cen­tros de tra­ba­jo, pe­ro sí hay unas nor­mas no es­cri­tas», di­ce la ex­per­ta en pro­to­co­lo Ma­ría de la Ser­na. «La pa­la­bra cla­ve es adap­ta­ción: si ves que la gen­te vis­te con in­for­ma­li­dad, man­ten­la den­tro de tu estilo; aho­ra bien, fí­ja­te cómo la lle­van pa­ra no des­ta­car ne­ga­ti­va­men­te. Y ten co­mo re­fe­ren­te a tus su­pe­rio­res, aun­que no va­yas tan for­mal co­mo ellos». Y un úl­ti­mo apun­te: una au­tén­ti­ca socialité nun­ca con­sen­ti­ría que su me­sa no re­fe­ja­ra sus ma­ne­ras im­pe­ca­bles. «De­jar las co­sas re­co­gi­das for­ma par­te del tra­ba­jo –apun­ta An­to­lín Ro­me­ro–. Es­te as­pec­to ha­bla de nosotros tan­to co­mo nuestro look. Ade­más, el or­den o el caos pue­den ser me­tá­fo­ras de lo que te­ne­mos en nues­tra pro­pia ca­be­za».

¡Con­fía en ti mis­ma!

Las so­cia­li­tés lo son in­clu­so en za­pa­ti­llas. An­te un ac­to fa­mi­liar, mues­tra tu me­jor ver­sión, por­que los tu­yos se lo me­re­cen. ¿Es­tás ya pre­pa­ra­da pa­ra en­ca­rar la Na­vi­dad? Lo úni­co que que­da es va­lo­rar ca­da pa­so que das y te­ner en cuen­ta que, cuan­to más prac­ti­ques tu pa­pel, ma­yor se­gu­ri­dad y sol­tu­ra al­can­za­rás. Y, an­te cual­quier du­da, re­cuer­da que lo me­jor es ob­ser­var a tu al­re­de­dor, ver el com­por­ta­mien­to de los de­más y man­te­ner­te en un se­gun­do plano has­ta que te ha­yas he­cho con la si­tua­ción. Si Oli­via Pa­ler­mo puede, tú tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.