ELI­GE BIEN EL CÚANDO.

DES­DE CASARTE HAS­TA CAM­BIAR DE TRA­BA­JO. EL ÉXITO DE LAS DE­CI­SIO­NES IM­POR­TAN­TES DE­PEN­DE DE QUE SE­PAS DE­TEC­TAR EL MO­MEN­TO MÁS OPOR­TUNO PA­RA LLE­VAR­LAS A CA­BO.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: AMA­YA LA­CA­RRA. FOTOS: AU­DREY SHTECINJO.

Apren­de a to­mar las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en el me­jor mo­men­to.

Acer­tar con tu pro­fe­sión, tu pa­re­ja o tu tra­ba­jo es un ob­je­ti­vo en el que pen­sa­mos ca­da día. ¿Un fac­tor cla­ve pa­ra con­se­guir­lo? Te­ner en cuen­ta los tiem­pos en los que das ca­da pa­so. Nos to­ma­mos muy en se­rio las cues­tio­nes del qué ha­cer (¿es­tu­dio ar­te o fo­to­gra­fía?) y no tan­to las de cuán­do: To­tal, ¿qué más da si to­mo la de­ci­sión hoy o ma­ña­na? ¿O qué im­por­ta si mi ho­ra­rio arran­ca a las ocho o a las nue­ve? «Mu­cho. Es­tas pe­que­ñas di­fe­ren­cias pue­den pa­liar su­fri­mien­tos o in­clu­so sal­var vi­das», afrma Da­niel H. Pink, in­ves­ti­ga­dor y au­tor de ¿Cuán­do? La cien­cia de en­con­trar el mo­men­to pre­ci­so (ed. Alien­ta). «Un ado­les­cen­te que em­pie­za sus clases muy tem­prano ten­drá que lu­char con los es­tu­dios, le cos­ta­rá más do­mi­nar las mates o la len­gua, al­go que des­pués afec­ta­rá a su fu­tu­ro», ex­pli­ca, ba­sán­do­se en lo que di­ce la cro­no­bio­lo­gía (cien­cia que es­tu­dia los ritmos bio­ló­gi­cos): durante la pu­ber­tad, es fá­cil que te duer­mas más tar­de por la no­che y te cues­te le­van­tar­te por la ma­ña­na. Por lo tan­to, tu ren­di­mien­to óp­ti­mo no va a dar­se, pre­ci­sa­men­te, durante ese ma­dru­gón al que te ha obli­ga­do tu ins­ti­tu­to.

SO­MOS SE­RES TEM­PO­RA­LES

¿Primera pre­mi­sa pa­ra acer­tar con los tiem­pos? Co­no­ce y res­pe­ta tu pro­pia na­tu­ra­le­za. Y bue­nas no­ti­cias: aun­que ca­da per­so­na sea un mundo, es­tá de­mos­tra­do que, en ge­ne­ral, to­dos vi­vi­mos los días ba­jo un mismo es­que­ma: un pi­co, un valle y una recuperación. «En las ho­ras ma­tu­ti­nas nos sen­ti­mos más ac­ti­vos, par­ti­ci­pa­ti­vos y op­ti­mis­tas. Ese es­ta­do de áni­mo se des­plo­ma por la tar­de, pro­nun­cián­do­se con más fuer­za los sen­ti­mien­tos de frus­tra­ción, preo­cu­pa­ción o ago­bio. Al ano­che­cer, el áni­mo re­mon­ta de nue­vo», cuen­ta Da­niel H. Pink, ha­cien­do alu­sión a con­clu­sio­nes del Mé­to­do de Re­cons­truc­ción del Día (MRD), uno de los aná­li­sis más re­co­no­ci­dos en el cam­po (li­de­ra­do por cien­tíf­cos co­mo Da­niel Kah­ne­man, No­bel de Eco­no­mía), y que es­ta­ble­ce esa di­vi­sión tri­ple de la jor­na­da. Da igual tu se­xo, cul­tu­ra o lo­ca­li­za­ción; una vez lle­gas a la edad adul­ta, es muy pro­ba­ble que los días se re­pro­duz­can ba­jo esa cur­va, al­go que de­bes usar a tu favor (co­mo ad­ver­tía Shel­don Coo­per, pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Big Bang Theory, «no to­mes de­ci­sio­nes im­por­tan­tes por la tar­de»).

CO­NO­CE CUÁL ES TU RIT­MO

Se­gu­ro que, en plena épo­ca de exá­me­nes, una ami­ga ha in­ten­ta­do con­ven­cer­te de que cie­rres el li­bro y te va­yas a la ca­ma tem­prano (tal y co­mo hace ella). Tú, sin em­bar­go, has aca­ba­do el te­ma­rio a las tan­tas con la Co­ca-Co­la en la me­sa. Pro­ba­ble­men­te pa­ra nin­gu­na era un ca­pri­cho: vues­tros ritmos cir­ca­dia­nos son dis­tin­tos, es decir, que vues­tro or­ga­nis­mo res­pon­de de for­ma di­fe­ren­te a los ritmos am­bien­ta­les, co­mo la luz o la tem­pe­ra­tu­ra. «Ca­da uno de nosotros tie­ne un cro­no­ti­po, un pa­trón per­so­nal que afec­ta a nues­tra psi­co­lo­gía y fsio­lo­gía», afrma Pink. Exis­ten tres gran­des gru­pos: las alon­dras, los co­li­bríes y los búhos. «La reali­dad es que en­tre el 60% y el 80% de nosotros so­mos co­li­bríes», cuen­ta. Es decir, ni muy ma­dru­ga­do­res ni muy noc­tur­nos. «Hay que te­ner cla­ro cómo fun­cio­nas, pues só­lo así ele­gi­rás el mo­men­to ade­cua­do. La hora del día puede ase­gu­rar el éxito de tus ac­cio­nes en un 20%», re­sal­ta el au­tor. Así que es­tú­dia­te y re­ser­va la mi­sión más im­por­tan­te pa­ra el pi­co,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.