¡ES­TOY HAS­TA EL MO­ÑO!

NO PUE­DES MÁS Y NO SOPORTAS A NA­DIE. OJO, PUE­DES PA­DE­CER EL SÍN­DRO­ME ‘BUR­NOUT’: ES­TÁS QUE­MA­DA Y LA HAS TO­MA­DO CON EL MUNDO. TE CONTAMOS CÓMO DIS­FRU­TAR OTRA VEZ DE LA VI­DA.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: PAKA DÍAZ. FOTO: TIA­GO CHEDIAK.

Puede que su­fras el sín­dro­me bur­nout.

n el cu­rro no lle­gas a to­do y te pa­sas los días que­ján­do­te en voz al­ta o com­pa­de­cién­do­te de ti mis­ma. Ya no soportas a tus ami­gas, te mo­les­ta tu no­vio ca­da vez que abre la bo­ca y, cuan­do lla­ma tu ma­dre, ni si­quie­ra le co­ges el te­lé­fono. Con mucha pro­ba­bi­li­dad su­fres el sín­dro­me bur­nout: es­tás tan que­ma­da que has de­ja­do de dis­fru­tar de la vi­da. La an­sie­dad la­bo­ral es el se­gun­do pro­ble­ma de sa­lud re­la­cio­na­do con el tra­ba­jo más fre­cuen­te de Eu­ro­pa, se­gún la Agen­cia Eu­ro­pea pa­ra la Se­gu­ri­dad. Tam­po­co los es­tu­dian­tes se li­bran y pue­den lle­gar in­clu­so a aban­do­nar su ca­rre­ra. Su­ma­men­te con­ta­gio­so, aca­ba por afec­tar a tus re­la­cio­nes per­so­na­les. «En mi con­sul­ta he te­ni­do a per­so­nas que han de­ja­do una bue­na re­la­ción de pa­re­ja por cul­pa del har­taz­go que pro­vo­ca ese ago­ta­mien­to», re­co­no­ce Mon­tse­rrat Ri­bot, psi­có­lo­ga y coach de sin­gles.

HAR­TA DE MI TRA­BA­JO

El sín­dro­me del tra­ba­ja­dor que­ma­do sur­ge cuan­do al­guien es so­me­ti­do a una ta­rea que le re­sul­ta di­fí­cil de abar­car. Es­ta pa­to­lo­gía ha cre­ci­do con la crisis, a me­di­da que las em­pre­sas des­pe­dían más gen­te y los su­per­vi­vien­tes se en­con­tra­ban con que te­nían que ren­dir co­mo an­tes lo ha­cían dos o tres. La con­se­cuen­cia es un au­men­to del es­trés, re­cha­zo a la pro­fe­sión, can­san­cio fí­si­co y un fuer­te sen­ti­mien­to de cul­pa. Ade­más, el har­taz­go se ex­tien­de a otros ám­bi­tos de la vi­da, ya que cau­sa ago­ta­mien­to emo­cio­nal y una ba­ja rea­li­za­ción per­so­nal. Va­ya, que ya no pue­des con na­da ni con na­die. «La ma­yo­ría de las per­so­nas que su­fren estos tras­tor­nos aca­ba te­nien­do reac­cio­nes in­con­tro­la­das. Por eso es cla­ve decir no a la primera

se­ñal de so­bre­es­fuer­zo y más aún cuan­do el cuer­po em­pie­za a avi­sar», ex­pli­ca No­ra Ro­drí­guez, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra de Happy Schools Ins­ti­tu­te. «Una sa­li­da es cam­biar de tra­ba­jo; otra, en­ri­que­cer el ac­tual…pe­ro lo que no pue­des ha­cer es no ha­cer na­da», apun­ta Tomás Na­va­rro, psi­có­lo­go y au­tor de Wa­bi Sa­bi. Apren­der a acep­tar la im­per­fec­ción (ed. Ze­nith). De­bes to­mar las rien­das, pe­ro ha­cer­lo con ca­be­za y, so­bre to­do, con mucha tran­qui­li­dad. El fló­so­fo Gus­ta­vo Pi­ca­zo te en­se­ña a lo­grar un ma­yor con­trol y a te­ner com­pren­sión so­bre tus cir­cuns­tan­cias en el li­bro Kai­ros Zen (ed. Urano): «Afron­tar tus pro­ble­mas des­de el res­pe­to y la com­pa­sión hacia ti mis­ma per­mi­te so­lu­cio­nar­los, cui­dán­do­te en lugar de cul­pa­bi­li­zar­te por ex­pe­ri­men­tar unas dif­cul­ta­des que nos ocu­rren a to­dos, a lo lar­go de to­da nues­tra vi­da».

MIS AMI­GOS ME AGO­TAN

Si em­pie­zas a es­tar har­ta de tus ami­gos, te sien­tes in­com­pren­di­da o no aguan­tas cómo se por­tan con­ti­go, lo primero que de­bes ha­cer es res­pon­der a una sim­ple pre­gun­ta: ¿se lo has di­cho a ellos? Se­gún apun­ta el psi­có­lo­go José Mar­tín Sal­gue­ro Noguera, hay per­so­nas que cuan­do es­tán mal o quie­ren al­go de su en­torno, no son ca­pa­ces de pe­dir­lo o ex­pre­sar­lo de for­ma pro­duc­ti­va. Mu­chas ve­ces, en lugar de es­to, lo que ha­ce­mos es en­fu­rru­ñar­nos y dar­le mil vuel­tas a la ca­be­za, pe­ro sin men­cio­nar na­da a na­die. Si es­te es tu ca­so, ten en cuen­ta que, si no afron­tas lo que te pa­sa, la bo­la cre­ce­rá has­ta es­ta­llar. El pro­ble­ma es que cuan­do al fn lo ha­gas y te pon­gas muy bor­de tam­po­co te ser­vi­rá de mu­cho: en­ton­ces tus ami­gos no lo com­pren­de­rán. «La per­so­na de­be en­con­trar es­tra­te­gias pa­ra ex­pre­sar­se. Si con­tes­ta mal o usa re­pro­ches, los de­más no van a com­pren­der el men­sa­je ni lo que sien­te. De­be ver­ba­li­zar sus sen­ti­mien­tos de for­ma cla­ra», ex­pli­ca Sal­gue­ro Noguera. Aun­que te dé ver­güen­za mos­trar tus sen­ti­mien­tos, tie­nes que ac­tuar. Y lo primero es de­jar de pen­sar en ne­gro. «To­mar con­cien­cia de no ser es­cla­vo de tus pen­sa­mien­tos es una de las he­rra­mien­tas más po­ten­tes pa­ra au­men­tar la sen­sa­ción de lle­var las rien­das de tu vi­da», ex­pli­ca Pi­ca­zo. No te­mas ha­blar. Es­tar has­ta las na­ri­ces de tus ami­gos puede ser una opor­tu­ni­dad de po­ner vues­tras re­la­cio­nes en or­den y que to­dos sal­gáis be­nef­cia­dos.

NO PUE­DO CON MI FA­MI­LIA

Que ado­res a tu fa­mi­lia no im­pi­de que es­ta­blez­cas re­la­cio­nes tó­xi­cas con ella. Si evi­tas co­ger­le el te­lé­fono a tu ma­dre (o a tu her­ma­na, tu tía, tu so­brino…) por­que te cau­sa an­sie­dad… Hous­ton, te­néis un pro­ble­ma. Y de­bes des­cu­brir si es­tá mo­ti­va­do por tu crisis ac­tual o vie­ne de una si­tua­ción an­te­rior. «Atien­de a lo que te di­cen tus emo­cio­nes y ana­li­za tus res­pues­tas (in­clu­so con la ayu­da de un pro­fe­sio­nal) pa­ra dis­cer­nir si es­tás pro­yec­tan­do en ella el har­taz­go que tie­nes en otro ám­bi­to o no», di­ce el doc­tor Na­va­rro, que ad­vier­te: «No po­de­mos am­pa­rar con­duc­tas in­to­le­ra­bles ba­jo el pa­ra­guas de con­cep­tos co­mo la fa­mi­lia».

A VE­CES ODIO A MI PA­RE­JA

Si hay mo­men­tos en los que no pue­des evi­tar es­tar has­ta las na­ri­ces de tu chi­co, com­prue­ba si te sa­len las cuen­tas emo­cio­na­les: ana­li­za si das mu­cho y re­ci­bes po­co. «De­bes ha­blar y mi­rar por tus in­tere­ses. O sea, ne­go­ciar lo que tú deseas», acon­se­ja Ri­bot. «Las mu­je­res no se per­mi­ten au­to­pro­te­ger­se, siem­pre es­tán pen­dien­tes de los de­más y de lle­gar a to­do. Pe­ro si só­lo te orien­tas a res­pon­der las de­man­das de tu pa­re­ja, te des­equi­li­bras. Tie­nes que cen­trar­te en cui­dar­te». Por eso re­co­mien­da au­to­ri­zar­se a ser «per­fec­ta­men­te im­per­fec­tas». Bus­car tu es­pa­cio y ha­cer lo que te gus­ta puede ayu­dar­te a vol­ver a dis­fru­tar de tu vi­da. Si te sien­tes mal por tan­to egoís­mo sano, re­cuer­da que «el sen­ti­mien­to de cul­pa se rom­pe em­pe­zan­do a decir no. Con la prác­ti­ca ve­rás que te res­pe­tan más y que te sien­tes más a gus­to», ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.