PRAC­TI­CA EL DEEP WORK.

DE­JA DE LA­DO EL ‘MULTITASKING’, POR­QUE AHO­RA LO QUE SE LLE­VA ES EL ‘ TRA­BA­JO PRO­FUN­DO’. ES­TE MÉ­TO­DO TE PER­MI­TI­RÁ REN­DIR AL MÁ­XI­MO Y TE ABRI­RÁ LAS PUER­TAS AL EM­PLEO DE TU VI­DA.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: PAKA DÍAZ. FOTOS: JEN­NI­FER LI­VINGS­TON.

Sa­ca el má­xi­mo pro­ve­cho a tu tra­ba­jo.

No te cun­de en el tra­ba­jo aun­que eres la úl­ti­ma en sa­lir de la of­ci­na; pa­sas ho­ras es­tu­dian­do fren­te al or­de­na­dor y no re­tie­nes na­da… Al­go es­tás ha­cien­do mal, ¿pe­ro qué es? Si lo ana­li­zas, se­gu­ra­men­te te da­rás cuen­ta de que tu con­cen­tra­ción es mí­ni­ma, por eso no ves los fru­tos. Cal New­port, pro­fe­sor de In­for­má­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town (EE UU), te di­ría que es­tás in­mer­sa en el llamado tra­ba­jo su­perf­cial, o sea, en «ta­reas de estilo lo­gís­ti­co no exi­gen­tes des­de el pun­to de vista cog­ni­ti­vo, que a me­nu­do rea­li­zas dis­traí­da». Lo más pro­ba­ble es que tu men­te vue­le de un te­ma a otro sin pro­fun­di­zar en nin­guno, y así te ago­tas –sien­tes una sen­sa­ción de es­fuer­zo no com­pen­sa­do– . Al fnal no con­si­gues aca­bar na­da del to­do y ni si­quie­ra eres ca­paz de prio­ri­zar los ob­je­ti­vos que más te in­tere­san. Ne­ce­si­tas cen­trar tu atención e in­terio­ri­zar lo realmente im­por­tan­te. En pa­la­bras de New­port, tie­nes que deep­wor­kear. En su li­bro Deep Work: Ru­les for Fo­cu­sed Suc­cess in a Dis­trac­ted World (Tra­ba­jo Pro­fun­do: re­glas pa­ra el éxito en­fo­ca­do en un mundo dis­traí­do), dis­po­ni­ble en Ama­zon, es­te coach de su­pera­ción per­so­nal con­tra­po­ne esas la­bo­res su­per­fuas a «la ca­pa­ci­dad de abs­traer­se de to­do pa­ra po­der pen­sar sin dis­trac­cio­nes en una ocu­pa­ción exi­gen­te». Y aña­de: «Es una ha­bi­li­dad que per­mi­te do­mi­nar rá­pi­da­men­te in­for­ma­ción com­pli­ca­da y pro­du­cir me­jo­res re­sul­ta­dos en me­nos tiem­po».

SUPERPODER DEL SIGLO XXI

El deep work es un con­cep­to que def­ne con exac­ti­tud lo que ne­ce­si­tas pa­ra op­ti­mi­zar tu tra­ba­jo y tus obli­ga­cio­nes dia­rias. Se tra­ta de una se­rie de ru­ti­nas que, apli­ca­das a tu día a día, ha­cen tu vi­da más pro­duc­ti­va. New­port, su crea­dor, ex­pli­ca que el em­pe­ño y el tiem­po que de­di­cas a lo ba­nal «tien­den a no crear va­lor aña­di­do y son fá­ci­les de re­pli­car». Lo que vie­ne a decir es que cual­quier ro­bot de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción po­drá ha­cer en breve lo que tú ha­ces.

INTERCALA LAS OCUPACIONES QUE RE­QUIE­REN MÁS ATENCIÓN CON OTRAS MÁS RELAJADAS

Sin em­bar­go, las ta­reas pa­ra las que se re­quie­re un tra­ba­jo pro­fun­do, las que exi­gen gran­des do­sis de con­cen­tra­ción y una ma­yor crea­ti­vi­dad, son las que él con­si­de­ra su­pe­di­ta­das a es­te superpoder del siglo XXI y las que ac­tual­men­te más de­man­dan las em­pre­sas (y los pró­xi­mos años se­gui­rá sien­do así). O sea, si quie­res es­tar ac­ti­va en un fu­tu­ro, de­bes apos­tar por el deep work. Ade­más de con­ver­tir­te en una tra­ba­ja­do­ra con un plus, la prin­ci­pal ven­ta­ja se­rá tu al­to ren­di­mien­to, y es­to se tra­du­ci­rá en una ma­yor fe­li­ci­dad pa­ra ti. Co­mo ex­pli­ca el psi­có­lo­go Mihaly Csiks­zent­mihal­yi, «al es­tar to­tal­men­te en­fo­ca­do en tu me­ta, pier­des el sen­ti­do del tiem­po y to­do pa­re­ce fuir sin es­fuer­zo. Sien­tes que con­tro­las la si­tua­ción y eso te hace sen­tir­te bien». Eso sí, la ra­zón por la que ra­ra vez al­can­za­mos es­te es­ta­do (no es­tás so­la) es por­que vi­vi­mos en un mundo re­ple­to de dis­trac­cio­nes.

DES­CO­NE­XIÓN DI­GI­TAL

Pa­ra triun­far con es­te mé­to­do y con­ver­tir­lo en el mo­tor de tu ac­ti­vi­dad es im­por­tan­te que si­gas cier­tas re­glas. Lo primero que re­co­mien­da el pro­fe­sor New­port es un com­pro­mi­so cons­cien­te y pla­nif­ca­do, co­mo si fue­se un en­tre­na­mien­to pa­ra ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos. Y es­to no es fá­cil por­que, co­mo apun­ta el coach, en nuestro en­torno hay mil de­ta­lles que pue­den des­cen­trar­te. Des­de pen­sar en lo que vas a ha­cer des­pués, a dar­le vuel­tas a cómo li­gar con un chi­co que te gus­ta o, lo más adic­ti­vo, las re­des so­cia­les e in­ter­net.

Por es­te mo­ti­vo, más allá de tus bue­nas in­ten­cio­nes, re­sul­ta fun­da­men­tal la des­co­ne­xión di­gi­tal. Si mien­tras es­tás en el or­de­na­dor re­vi­sas tus no­tif­ca­cio­nes de Twit­ter, Fa­ce­book e Ins­ta­gram ca­da 20 mi­nu­tos (al­go que pa­re­ce inofen­si­vo) es­ta­rás im­pi­dien­do a tu ce­re­bro que al­can­ce el es­ta­do de má­xi­ma atención y ne­ce­si­ta­rás mu­cho más tiem­po pa­ra ce­rrar el círcu­lo. Apren­der a cam­biar estos ma­los há­bi­tos no es cues­tión de ma­gia. Se­gún New­port, úni­ca­men­te hay un se­cre­to pa­ra lo­grar­lo: la cons­tan­cia.

DE­JA DE HA­CER MA­LA­BA­RES

El deep work da a en­ten­der que los pro­fe­sio­na­les que ha­cen ma­la­ba­res pa­ra lle­gar a un mon­tón de co­sas a la vez de­be­rían ex­tin­guir­se. En­ton­ces, ¿es el mo­men­to de decir adiós a la mul­ti­ta­rea? Cris­ti­na Sal­va­dor, fun­da­do­ra de la agen­cia de co­mu­ni­ca­ción a Por­ta­da y so­cia de Cul­tHun­ting (una or­ga­ni­za­ción que pro­mue­ve la trans­for­ma­ción de las em­pre­sas a tra­vés de la cul­tu­ra) y Wo­me­nZ (acción re­la­cio­na­da con la primera ge­ne­ra­ción de mu­je­res na­ci­das des­pués de in­ter­net), con­si­de­ra que «prac­ti­car multitasking es una tram­pa en la que he­mos caí­do. Na­die hace por gus­to –ni bien– la­bo­res di­fe­ren­tes al mismo tiem­po. Es cier­to que a me­nu­do no nos que­da otro re­me­dio, pe­ro po­de­mos ser más ef­cien­tes y es­tar más rea­li­za­das si cum­pli­mos con una co­sa y lue­go con otra». Sal­va­dor par­ti­ci­pa co­mo men­to­ra en las jor­na­das Wo­mant­hon, que se ce­le­bran en Bar­ce­lo­na el 23 y 24 de no­viem­bre y lle­ga­rán a Ma­drid en 2019. La crea­do­ra del even­to, Nú­ria So­ler, cree que hay es­pa­cio pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res siem­pre que se ges­tio­ne bien: «Po­der lle­var a ca­bo va­rias co­sas a la vez te hace ver­sá­til, pe­ro hay que vi­gi­lar pa­ra no con­ver­tir­se en un pi­ca­for o un cu­lo in­quie­to. Bien lle­va­do, es un va­lor fun­da­men­tal. Las em­pre­sas bus­can es­pe­cia­lis­tas y ge­ne­ra­lis­tas. De­be­mos sa­ber a qué seg­men­to que­re­mos per­te­ne­cer y ofre­cer nues­tra me­jor ver­sión». Ma­ría Tei­xi­dor, vi­ce­se­cre­ta­ria del FC Bar­ce­lo­na y ex­per­ta en ne­go­cia­ción y me­dia­ción, con­clu­ye lo si­guien­te: «El re­to es apren­der a sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho del tiem­po».

LA TÉC­NI­CA POMODORO

Pa­ra lo­grar esa abs­trac­ción to­tal que pro­mul­ga el deep work, hay otras fór­mu­las que te pue­den ayu­dar. Qui­zá la más co­no­ci­da es la Téc­ni­ca Pomodoro. Desa­rro­lla­da por Fran­ces­co Ci­ri­llo a fna­les de los años ochen­ta, ha ga­na­do po­pu­la­ri­dad por ser efec­ti­va y sen­ci­lla. Su nom­bre pro­ce­de de un re­loj de co­ci­na con for­ma de to­ma­te tí­pi­co de Ita­lia, pe­ro pa­ra usar­la es suf­cien­te con ac­ti­var la alar­ma del mó­vil. Lo im­por­tan­te es apren­der a re­par­tir los di­fe­ren­tes queha­ce­res a lo lar­go del día. La idea es di­vi­dir la jor­na­da en pe­río­dos de me­dia hora. Cuan­do sue­ne la alar­ma de­be­rás ha­cer una pau­sa de cin­co mi­nu­tos y, una vez des­can­sa­da la men­te, vol­ver a tra­ba­jar. Con ello con­se­gui­rás au­men­tar tu ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va. Una vez do­mi­na­da, se tra­ta de usar­la só­lo pa­ra des­cu­brir que me­nos es más… siem­pre que ha­yas apren­di­do a es­tar, al fn, to­tal­men­te con­cen­tra­da.

HA­CER PAU­SAS DE CIN­CO MI­NU­TOS CA­DA ME­DIA HORA TE AYU­DA­RÁ A REN­DIR MÁS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.