MI­CHE­LLE OBA­MA. Ha­bla con Oprah Win­frey so­bre el amor.

LA EX PRI­ME­RA DA­MA DE ES­TA­DOS UNI­DOS ES UNA MUJER INS­PI­RA­DO­RA EN TO­DAS LAS FA­CE­TAS DE SU VI­DA. EN ES­TA CHAR­LA CON LA PE­RIO­DIS­TA OPRAH WIN­FREY NOS DA SUS ‘ TIPS’ DE PA­RE­JA.

Cosmopolitan España - - Sumario -

To­do em­pe­zó un buen día, cuan­do una joven abo­ga­da sol­te­ra lla­ma­da Mi­che­lle Ro­bin­son co­no­ció a un co­le­ga que res­pon­día al nom­bre de Ba­rack Oba­ma...

En tu li­bro de me­mo­rias, B eco ming( que en Es­pa­ña se ha tra­du­ci­do co­mo‘ Mi

his­to­ria’), ha­blas de cuan­do se pro­du­jo ese en­cuen­tro: «Yo ha­bía cons­trui­do mi exis­ten­cia con mu­cho cui­da­do, do­blan­do y atan­do ca­da ca­bo suel­to y des­or­de­na­do, co­mo si es­tu­vie­ra mon­tan­do un ori­ga­mi apre­ta­do y sin ai­re. Él fue co­mo el

vien­to que ame­na­za­ba con des­es­ta­bi­li­zar­lo to­do». Da la im­pre­sión de que, al prin­ci­pio, no te gus­ta­ba la idea de que te des­es­ta­bi­li­za­sen.

No, pa­ra na­da.

Lue­go vie­ne una par­te que me en­can­ta, me parto de la ri­sa ca­da vez que la leo: «Una no­che me des­per­té y le vi mi­ran­do el te­cho fja­men­te, las lu­ces de la ca­lle ilu­mi­na­ban su ros­tro de perfl. Pa­re­cía preo­cu­pa­do, co­mo si es­tu­vie­se re­fe­xio­nan­do pro­fun­da­men­te so­bre un te­ma per­so­nal de gran en­ver­ga­du­ra. ¿Es­ta­ría pen­san­do en nues­tra re­la­ción? ¿En la pér­di­da de su pa­dre? “¿En qué pien­sas?”, su­su­rré. Se gi­ró ha­cia mí, un po­co aver­gon­za­do, y res­pon­dió: “En la de­sigual­dad salarial”».

Ese es el hom­bre del que me enamo­ré.

En tu li­bro cuen­tas mul­ti­tud de de­ta­lles so­bre vues­tra re­la­ción; des­de la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio has­ta mu­chas otras co­sas. Tam­bién des­ve­las al­gu­nas di­fe­ren­cias im­por­tan­tes que hu­bo en­tre vo­so­tros en los pri­me­ros años de con­vi­ven­cia. «En­ten­dí que es­ta­ba car­ga­do de bue­nas in­ten­cio­nes cuan­do de­cía: “Voy de ca­mino” o “¡Ya estoy lle­gan­do!”».

Sí, exac­ta­men­te.

Con­ti­núas así: «Du­ran­te un tiem­po, me creí esas pa­la­bras. Ba­ña­ba a las ni­ñas, pe­ro re­tra­sa­ba el mo­men­to de acos­tar­las pa­ra que pu­die­sen dar un abra­zo de bue­nas no­ches a su pa­dre». Lue­go re­la­tas aquel día en el que le es­ta­bas es­pe­ran­do y él te de­cía: «Estoy de ca­mino, estoy de ca­mino». Pe­ro no aca­ba­ba de lle­gar. De­ci­dis­te apa­gar la luz e ir­te a la ca­ma. Lo des­cri­bes tan bien que me da la im­pre­sión de es­cu­char el clic del in­te­rrup­tor.

«DE RE­PEN­TE ME VI IN­TEN­TAN­DO SA­CAR A DOS NI­ÑAS ADE­LAN­TE MIEN­TRAS BA­RACK IBA Y VE­NÍA DES­DE WAS­HING­TON O SPRING­FIELD»

Mi­che­lle Oba­ma, a la iz­da., char­la con Oprah Win­frey en la se­de de Hearst en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.