ALER­TA: SÍN­DRO­ME DE SOLOMON. Afec­ta a las mi­llen­nials que se sien­ten mal por pen­sar dis­tin­to.

¿TE SIEN­TES AIS­LA­DA? ¿TE AN­GUS­TIA QUE TE RECHACEN POR PEN­SAR DIS­TIN­TO? DES­CU­BRE SI SU­FRES EL PRO­BLE­MA QUE AFEC­TA A MU­CHOS ‘MI­LLEN­NIALS’... ¡Y NO TE CA­LLES MÁS!

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: LO­LA FER­NÁN­DEZ. FO­TOS: CH­RIS CRAYMER.

Se­gu­ro que al­gu­na vez has sen­ti­do ese mie­do a al­zar la voz que ter­mi­na en en­mu­de­ci­mien­to, en un si­len­cio to­tal pa­ra no manifestar que opi­nas dis­tin­to, o que ha­rías jus­to lo con­tra­rio a lo que te es­tán plan­tean­do. Y es que ¿quién no ha pre­fe­ri­do ca­llar pa­ra no con­tra­riar a al­guien a quien ad­mi­ra­mos, evi­tar pro­ble­mas en un gru­po al que desea­mos per­te­ne­cer o agradar a quien nos gus­ta? El sín­dro­me de Solomon tie­ne mu­cho que ver con es­ta ex­pe­rien­cia tan co­mún, pe­ro sur­ge cuan­do se lle­va al ex­tre­mo: en vez de un me­ca­nis­mo oca­sio­nal que no tie­ne con­se­cuen­cias, se con­vier­te en un pro­ble­ma que tras­to­ca nues­tra vi­da y la re­la­ción con los de­más. Nos im­pe­le a ne­gar­nos cons­tan­te­men­te a no­so­tros mis­mos an­te nues­tro en­torno la­bo­ral o nues­tros ami­gos. ¿Crees que po­drías es­tar afec­ta­da? Si­gue le­yen­do.

¿OCULTAS TU VA­LÍA?

Pa­ra Va­ne­sa Fer­nán­dez, doc­to­ra en Psi­quia­tría, do­cen­te en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y psi­co­te­ra­peu­ta en el Cen­tro de Psi­quia­tría Te­ra­peu­tas Al­ca­lá, el sín­dro­me de Solomon se ma­ni­fies­ta cuan­do «el mie­do a ser re­cha­za­do por el gru­po te lle­va a no que­rer des­ta­car o

di­fe­ren­ciar­te, has­ta el pun­to de ocul­tar cier­tas com­pe­ten­cias o co­no­ci­mien­tos y que­dar­te es­tan­ca­da en tu profesión o en los es­tu­dios». No se tra­ta tan­to de ca­llar­se cuan­do con­vie­ne, sino de ce­rrar la bo­ca has­ta el pun­to de convertirte en un fan­tas­ma de tu pro­pia exis­ten­cia. Ese si­len­cio pue­de co­brar­se una fac­tu­ra enor­me. «Creer que tie­nes que com­por­tar­te co­mo de­ci­de el gru­po pa­ra que no te cri­ti­quen pro­du­ce un in­ten­so ma­les­tar», ex­pli­ca la doc­to­ra.

DES­DE EL CO­LE­GIO

Los ex­per­tos se­ña­lan el co­le­gio y el ins­ti­tu­to, ade­más de las pri­me­ras experiencias la­bo­ra­les, co­mo los mo­men­tos en los que es más fá­cil cru­zar la lí­nea: esa que se­pa­ra la con­for­mi­dad pun­tual que pro­du­ce el de­seo de in­te­grar­nos en el gru­po e iden­tif­car­nos con nues­tros igua­les del sín­dro­me en to­da re­gla. Es en­ton­ces cuan­do da­mos cre­di­bi­li­dad to­tal y nos ha­ce­mos se­gui­do­res de per­so­nas a las que re­co­no­ce­mos co­mo lí­de­res (una amiga es­pe­cial­men­te guapa e in­te­li­gen­te, un je­fe ca­ris­má­ti­co) y a las que, se­cre­ta­men­te, po­de­mos has­ta en­vi­diar. Peor aún: de­ja­mos que to­men de­ci­sio­nes por no­so­tros o nos con­vier­tan en cóm­pli­ces de sus ac­tos, por­que ca­lla­mos cuan­do ata­can cruel­men­te a al­gu­na com­pa­ñe­ra de cla­se o co­me­ten al­gu­na in­jus­ti­cia fa­gran­te con un com­pa­ñe­ro de la of­ci­na. La bio­lo­gía no nos ayu­da a de­tec­tar cuán­do nos es­ta­mos de­jan­do lle­var ex­ce­si­va­men­te por la se­gu­ri­dad de los con­for­mis­tas, ya que la in­te­li­gen­cia so­cial que lle­va­mos en los ge­nes ha­ce que nues­tro ce­re­bro nos man­de una se­ñal de error cuan­do nos desviamos de la opi­nión del gru­po e in­clu­so con­si­gue afec­tar a nues­tra per­cep­ción de la reali­dad. Así lo de­mues­tran los ex­pe­ri­men­tos de Gre­gory Berns, pro­fe­sor de Cien­cias del Com­por­ta­mien­to en la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Emory de Atlan­ta y au­tor de Ico­no­clas­ta: un neu­ro­cien­tíf­co re­ve­la cómo pen­sar di­fe­ren­te, el li­bro don­de ex­pli­ca sus des­cu­bri­mien­tos. «Una de las ra­zo­nes que ex­pli­can es­te fe­nó­meno de la con­for­mi­dad es que, en el lar­go plazo de la evo­lu­ción hu­ma­na, ir con­tra el gru­po no be­nef­cia a la su­per­vi­ven­cia», ex­pli­ca Berns. «Exis­te una tre­men­da ven­ta­ja en el he­cho de in­te­grar­se en una co­mu­ni­dad. Nues­tro ce­re­bro sin­to­ni­za muy cla­ra­men­te con lo que otras per­so­nas pien­san so­bre no­so­tros, de for­ma que po­da­mos ali­near nues­tros jui­cios pa­ra en­ca­jar». Y, cla­ro, es en la ado­les­cen­cia y la pri­me­ra ju­ven­tud cuan­do so­mos más sen­si­bles a las opi­nio­nes de los de­más y, por tan­to, más sus­cep­ti­bles a manifestar el sín­dro­me. Por ejem­plo, si en tu gru­po de ami­gos exis­ten lí­de­res fuer­tes o con mu­cho as­cen­dien­te so­bre los de­más que glo­rif­can el ma­chis­mo, el se­xis­mo o el abu­so de al­cohol, pue­de que ha­ya quien se obli­gue a imi­tar ta­les com­por­ta­mien­tos aun­que no es­té de acuer­do, só­lo por no po­ner en pe­li­gro su acep­ta­ción. La so­ció­lo­ga Ali­cia Ara­di­lla, ex­per­ta en neu­ro­lin­güís­ti­ca y au­to­ra de Las pa­la­bras que nos ha­bi­tan (Uno Edi­to­rial), se­ña­la que esas per­so­nas re­sul­tan car­ne de ca­ñón pa­ra ser ma­ni­pu­la­das. «Si al pro­ce­so natural de la ado­les­cen­cia se le aña­de el sín­dro­me de Solomon, el joven que­da di­lui­do en­tre los de­más ado­les­cen­tes, con­vir­tien­do su po­si­ción en al­ta­men­te vul­ne­ra­ble an­te pro­ce­sos co­mo la ex­pe­ri­men­ta­ción con dro­gas o an­te pan­di­llas ideo­ló­gi­cas de ca­rac­te­rís­ti­cas y com­por­ta­mien­tos sec­ta­rios (sin ne­ce­si­dad de que sea una sec­ta), pu­dien­do lle­gar a asu­mir com­por­ta­mien­tos y ti­pos de re­la­cio­nes que un joven sin es­te sín­dro­me no acep­ta­ría», apun­ta la so­ció­lo­ga en el ci­ta­do li­bro.

BA­JA AU­TO­ES­TI­MA

Se­gún la psi­có­lo­ga Va­ne­sa Fer­nán­dez, el perfl psi­co­ló­gi­co de las per­so­nas con sín­dro­me de Solomon reú­ne cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Apun­ta: ba­ja au­to­es­ti­ma, al­ta sen­si­bi­li­dad a las crí­ti­cas, ne­ce­si­dad excesiva de la apro­ba­ción de los de­más y, so­bre to­do, de­pen­den­cia

CUAN­DO NOS DESVIAMOS DE LA OPI­NIÓN DEL GRU­PO, NUES­TRO CE­RE­BRO NOS MAN­DA UNA SE­ÑAL DE ERROR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.