¡Se pa­sa el día dur­mien­do!

Mu­chos pa­dres se preo­cu­pan por­que a su be­bé le cues­ta co­ger el sue­ño. Pe­ro a los de un re­cién na­ci­do les sue­le sor­pren­der lo con­tra­rio: el ni­ño es­tá ca­si to­do el tiem­po dor­mi­do, so­lo des­pier­ta pa­ra co­mer.

Crecer Feliz - - COSAS DE LA EDAD - Es­ter Alon­so

El be­bé re­cién na­ci­do ne­ce­si­ta dor­mir mu­cho, tan­to co­mo co­mer, pa­ra re­po­ner ener­gías, adap­tar­se al mun­do y ma­du­rar y cre­cer. No te ex­tra­ñe que el tu­yo se pa­se to­do el tiem­po dur­mien­do, se des­pier­te a me­dias pa­ra ma­mar, ca­da 2-4 ho­ras, y vuel­va a dor­mir­se. Lo ne­ce­si­ta y le be­ne­fi­cia.

DES­CAN­SAR LE ALI­MEN­TA

Du­ran­te el sue­ño, el or­ga­nis­mo del be­bé “tra­ba­ja” pa­ra re­por­tar­le im­por­tan­tes be­ne­fi­cios. Dor­mir, ya se ha di­cho, le ayu­da a adap­tar­se al mun­do fue­ra del útero y le re­po­ne de la ex­ci­ta­ción que sien­te al es­tar des­pier­to. Y el sue­ño con­tri­bu­ye al de­sa­rro­llo de sus ór­ga­nos, for­ta­le­ce su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y me­jo­ra su ma­du­ra­ción ce­re­bral. Ade­más, mien­tras duer­me su hi­pó­fi­sis se­gre­ga la hor­mo­na del cre­ci­mien­to, ayu­dán­do­le a ga­nar ta­lla y pe­so, “ali­men­tán­do­le” de al­gu­na ma­ne­ra. Por to­do ello, no es pre­ci­so que des­pier­tes a tu be­bé pa­ra dar­le la to­ma a una ho­ra fi­ja, pue­des re­tra­sar­la un po­co, su es­tó­ma­go le des­per­ta­rá cuan­do le en­tre ham­bre. So­lo si ha na­ci­do pre­ma­tu­ro o con ba­jo pe­so, el pe­dia­tra te di­rá que sí de­bes des­per­tar­le a su “ho­ra de co­mer”, pa­ra pre­ve­nir una po­si­ble ba­ja­da de azú­car.

ACUÉSTALO ASÍ

Sus ci­clos de sue­ño no son co­mo los nues­tros, pe­ro se irán re­gu­lan­do. Tras la pri­me­ra se­ma­na:

Por el día, acués­ta­le en una ha­bi­ta­ción en se­mi­pe­num­bra don­de le lle­guen los rui­dos (no ex­ce­si­vos) de la ca­sa. Jue­ga con él cuan­do es­té des­pier­to.

Por la no­che, en un dor­mi­to­rio a os­cu­ras y en si­len­cio. Atién­de­le en cuan­to te re­cla­me, pe­ro en voz ba­ja, con mo­vi­mien­tos sua­ves y sin es­ti­mu­lar­le mu­cho. Otra cues­tión es que su dor­mi­to­rio ha de es­tar ven­ti­la­do y a una tem­pe­ra­tu­ra con­for­ta­ble, 22 ºC. Y otra, muy im­por­tan­te, es que de­be dor­mir bo­ca arri­ba o de la­do, nun­ca bo­ca aba­jo, pa­ra pre­ve­nir el ries­go de muer­te sú­bi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.