Su de­por­te se lla­ma ga­teo

Des­pla­zar­se de es­ta for­ma es una ac­ti­vi­dad bue­ní­si­ma pa­ra el be­bé. Si tu hi­jo quie­re prac­ti­car­la, ¡es­tu­pen­do!

Crecer Feliz - - COSAS DE LA EDAD - Ra­quel Ibá­ñez

Re­cuer­das a aquel be­bé que ha­ce unos me­ses so­lo co­mía y dor­mía? Pues den­tro de po­co te pa­re­ce­rá men­ti­ra que es­tu­vie­ra tan tran­qui­lo, por­que a par­tir de aho­ra tu hi­jo va a desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad im­pa­ra­ble en lo que su­pon­drá su pri­mer gran pa­so ha­cia la in­de­pen­den­cia. Y es que en al­gún mo­men­to a lo lar­go del se­gun­do se­mes­tre de vi­da ca­si to­dos los be­bés em­pie­zan a des­pla­zar­se sin ayu­da. Có­mo lo ha­gan ya es otro can­tar. Los hay que co­mien­zan rep­tan­do y lue­go ca­mi­nan, otros que pre­fie­ren an­dar di­rec­ta­men­te y otros, la ma­yo­ría, que pa­san por la eta­pa del ga­teo. Da igual la op­ción que eli­jan, lo im­por­tan­te es que an­tes de los 10 me­ses ha­yan in­ten­tan­do mo­ver­se por su cuen­ta (si tu be­bé no lo ha­ce, con­sul­ta al pe­dia­tra).

UNA PRÁC­TI­CA GE­NIAL

En to­do ca­so, no es­tá de más que fa­vo­rez­cas el ga­teo (sin for­zar al ni­ño ja­más, ya sa­bes que ca­da be­bé tie­ne un rit­mo de de­sa­rro­llo que hay que res­pe­tar siem­pre), por­que es­ta ac­ti­vi­dad es muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra tu hi­jo:

Me­jo­ra su con­trol cor­po­ral y su or­ga­ni­za­ción men­tal. Pa­ra ga­tear, el be­bé tie­ne que apren­der a coor­di­nar bra­zos y pier­nas, a con­tro­lar el equi­li­brio y la velocidad, a for­mar­se una idea del es­pa­cio y si­tuar­se den­tro de él y a al­ter­nar el mo­vi­mien­to de la par­te iz­quier­da y la par­te de­re­cha de su cuer­po (pa­ra po­der ha­cer­lo, de­be des­cu­brir an­tes que am­bas se mue­ven de for­ma in­de­pen­dien­te). To­dos es­tos avan­ces fa­vo­re­cen su de­sa­rro­llo ce­re­bral y cor­po­ral.

Au­men­ta su au­to­es­ti­ma. Com­pren­der que es ca­paz de mo­ver­se por su cuen­ta e in­clu­so de lle­gar a ese si­tio que tan­to le fas­ci­na o de al­can­zar su ju­gue­te pre­di­lec­to le ha­rá sen­tir­se fe­liz, le da­rá se­gu­ri­dad y le ani­ma­rá a afron­tar nue­vos re­tos.

UN ENTORNO SE­GU­RO

Si quie­res fa­vo­re­cer es­ta ac­ti­vi­dad, lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es acon­di­cio­nar tu ca­sa pa­ra con­ver­tir­la en un lu­gar se­gu­ro (pon­te a ga­tas, a su al­tu­ra, pa­ra des­cu­brir los po­si­bles ries­gos y to­mar me­di­das pa­ra evi­tar­los) y en el que al be­bé le ape­tez­ca mo­ver­se. Des­pués, vís­te­le con ro­pa có­mo­da y aní­ma­le a des­pla­zar­se con las pau­tas y tru­cos que te in­di­ca­mos en el re­cua­dro. ¡Buen ga­teo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.