No se muer­de, ha­ce da­ño

A es­ta edad, hay ni­ños que uti­li­zan el mor­dis­co co­mo una par­ti­cu­lar “mues­tra de afec­to”; otros re­cu­rren a él cuan­do se en­fa­dan o se pe­lean con otros pe­que­ños. ¿Có­mo con­se­guir que de­jen de ac­tuar así?

Crecer Feliz - - COSAS DE LA EDAD - Jo­sé Car­los Siegrist

Aca­bas de vol­ver a ca­sa, al­zas a tu hi­jo en bra­zos, os be­sáis emo­cio­na­dos y él... ¡te da un mor­dis­co! Na­tu­ral­men­te, te sen­ta­rá fa­tal, pe­ro no interpretes que lo ha he­cho por mal­dad, sino por­que es­ta­ba tan con­ten­to que no sa­bía có­mo ex­pre­sar­lo. Apro­ve­cha pa­ra de­cir­le, muy se­ria pe­ro sin en­fa­dar­te, mi­rán­do­le a los ojos y to­cán­do­le: “¡No se muer­de, ha­ce da­ño!”. Y re­tí­ra­le la aten­ción por un ra­to. Así en­ten­de­rá que te ha do­li­do y se­gu­ra­men­te no lo ha­rá más. Tam­bién pue­des dar­le otras ex­pli­ca­cio­nes, más si vuel­ve a pa­sar, co­mo “se muer­de la co­mi­da (y los dos mor­déis al­go de co­mer) y no a las per­so­nas”. Lo mis­mo si la si­tua­ción su­ce­de con otro pe­que­ño, por ejem­plo en el par­que, cuan­do es­tán ju­gan­do uno al la­do del otro (así jue­gan a es­ta edad, en pa­ra­le­lo) y por una dispu­ta te­rri­to­rial o de un ju­gue­te o por sim­ple cu­rio­si­dad, tu hi­jo muer­de a otro. Hay que ata­jar­lo con un enér­gi­co no, con­so­lar al otro ni­ño, ex­pli­car al nues­tro có­mo se sien­te su ami­gui­to por el mor­dis­co y pe­dir dis­cul­pas a los pa­dres.

QUI­TAR­LE LA MA­NÍA

Ge­ne­ral­men­te es­tos mor­dis­cos “inocen­tes” no se vuel­ven a re­pe­tir, pe­ro si tu hi­jo co­ge la ma­nía de mor­der a otros cuan­do se en­fa­da o pa­ra de­fen­der­se, ten­drás que to­mar más me­di­das.

Iden­ti­fi­ca cuán­do ocu­rre (cuan­do es­tá can­sa­do, cuan­do jue­ga con un ni­ño en con­cre­to...) y ade­lán­ta­te, evi­tan­do la si­tua­ción.

Cuan­do veas que pue­de ara­ñar o mor­der, in­ter­vén y dis­tráe­le.

En­sé­ña­le for­mas de ju­gar con otros ni­ños, co­mo ha­cer tur­nos o co­la­bo­rar, y eló­gia­le siem­pre por lo bien que lo ha­ce.

No es­tés to­do el tiem­po ad­vir­tién­do­le que no de­be mor­der, por­que así se lo re­cor­da­rás. Y no va­yas con­tan­do de­lan­te de él que “el otro día mor­dió a un ni­ño”.

Si vuel­ve a mor­der, es esen­cial que in­ter­ven­gas con un enér­gi­co no, que se­pa que no es acep­ta­ble, y le pon­gas el cas­ti­go de la “pau­sa obli­ga­da”: dos mi­nu­tos sen­ta­do y quie­to, sin po­der ju­gar.

SI SI­GUE HA­CIÉN­DO­LO...

Mor­der es un com­por­ta­mien­to in­ma­du­ro que si con­ti­núa a los 3 años em­pie­za a ser pro­ble­má­ti­co. Pue­den ser ni­ños con an­sie­dad, te­mor o ra­bia, o hi­jos de pa­dres que no dan im­por­tan­cia al te­ma y no po­nen lí­mi­tes. En am­bos ca­sos ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra tran­qui­li­zar­se y pa­ra apren­der a ex­pre­sar con pa­la­bras sus emo­cio­nes. Pue­de ser ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción del pro­fe­sor o de un psi­có­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.