¿Có­mo de­be co­mer aho­ra?

Crecer Feliz - - SALUD - Da­vid Ruiz Ase­sor mé­di­co: Dá­ma­so In­fan­te, gas­tro­en­te­ró­lo­go pe­diá­tri­co.

Mien­tras ten­ga dia­rrea man­tén la ali­men­ta­ción: pro­mue­ve una re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da de la mu­co­sa.

En be­bés de pe­cho no de­bes sus­pen­der las to­mas en nin­gún ca­so.

En be­bés que han em­pe­za­do a to­mar le­che de fór­mu­la, en al­gu­nos ca­sos pue­de es­tar in­di­ca­do cam­biar a una fór­mu­la sin lac­to­sa du­ran­te 4 o 5 días. Pe­ro es esen­cial que lo in­di­que el pe­dia­tra.

Si ya co­me ali­men­tos só­li­dos, re­cuer­da que no exis­ten ali­men­tos que cor­ten la dia­rrea. “La die­ta as­trin­gen­te es un mi­to”, ex­pli­ca Dá­ma­so In­fan­te.

Apues­ta por los ali­men­tos me­jor to­le­ra­dos en es­tos ca­sos, co­mo el arroz, las pa­ta­tas, el po­llo o la man­za­na, y re­du­ce el con­su­mo de zu­mos o de col, por ejem­plo.

Re­cuer­da que las gas­tro­en­te­ri­tis por ro­ta­vi­rus (son las más fre­cuen­tes en lac­tan­tes y las más agu­das) se pue­den evi­tar con la va­cu­na­ción.

La dia­rrea se ca­rac­te­ri­za por el au­men­to de la fre­cuen­cia de las de­po­si­cio­nes dia­rias y por la dis­mi­nu­ción de su con­sis­ten­cia. “Son he­ces con más agua de lo nor­mal”, in­di­ca el doc­tor In­fan­te.

¡Esos vi­rus!

La ma­yo­ría de las dia­rreas en ni­ños se de­ben a la in­fec­ción intestinal o gas­tro­en­te­ri­tis pro­vo­ca­da por vi­rus (8 de ca­da 10 ca­sos), pues su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es más frá­gil. El res­to se de­ben a cau­sas co­mo bac­te­rias, pa­rá­si­tos, me­di­ca­men­tos o sen­si­bi­li­dad ali­men­ta­ria, por ejem­plo a la lac­to­sa o al glu­ten. “Las dia­rreas ví­ri­cas son más ha­bi­tua­les en in­vierno; las bac­te­ria­nas, más en ve­rano, por el ca­lor”, ex­pli­ca el pe­dia­tra.

De 3 a 7 días

Las dia­rreas ví­ri­cas son muy lí­qui­das, abun­dan­tes, inodo­ras y sue­len ir acom­pa­ña­das de al­gún vo­mi­to y po­ca fie­bre. Son más fre­cuen­tes en me­no­res de 3 años. Las bac­te­ria­nas, más co­mu­nes en ni­ños al­go ma­yo­res, se ca­rac­te­ri­zan por he­ces más fre­cuen­tes, más den­sas y que in­clu­so pue­den te­ner al­go de mo­co y san­gre. Sue­len cur­sar con fie­bre más al­ta, pe­ro vó­mi­tos me­nos fre­cuen­tes. En am­bos ca­sos du­ran en­tre unos días y no más de una se­ma­na, in­de­pen­dien­te­men­te del tra­ta­mien­to es­ta­ble­ci­do.

Que no se des­hi­dra­te

El prin­ci­pal pe­li­gro de la dia­rrea es que el ni­ño su­fra una des­hi­dra­ta­ción agu­da. Aten­tos a sín­to­mas co­mo se­que­dad de la bo­ca, au­sen­cia de lá­gri­mas, apa­tía e irri­ta­bi­li­dad, ojos y me­ji­llas hun­di­dos, fie­bre, pa­ña­les se­cos tras cua­tro ho­ras... Es esen­cial rehi­dra­tar­lo lo an­tes po­si­ble. “Con la gas­tro­en­te­ri­tis el cuer­po no só­lo no ab­sor­be agua, sino que la ex­pul­sa”, ilus­tra el doc­tor. Ade­más de agua, si la to­ma, y de se­guir dán­do­le el pe­cho, tie­nes que dar­le un sue­ro de rehi­dra­ta­ción oral (en far­ma­cias). Es­to bas­ta pa­ra re­po­ner las sa­les mi­ne­ra­les que el ni­ño va per­dien­do. So­lo en ca­sos muy gra­ves, con pér­di­da de más del 10% del pe­so, se­ría pre­ci­so el in­gre­so pa­ra su rehi­dra­ta­ción. Y una ad­ver­ten­cia del ex­per­to: “Pues­to que la gran ma­yo­ría de las dia­rreas son de ori­gen ví­ri­co, no se acon­se­ja uti­li­zar an­ti­bió­ti­cos, que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, son cau­san­tes de mu­chas dia­rreas”.

La hi­gie­ne, fun­da­men­tal

Pa­ra evi­tar gas­tro­en­te­ri­tis bac­te­ria­nas, lle­va un es­pe­cial cui­da­do con las me­di­das de hi­gie­ne. Lá­va­te y lá­va­le las ma­nos siem­pre an­tes de co­mer o ma­ni­pu­lar ali­men­tos, ti­ra los pa­ña­les usa­dos a un cu­bo con ta­pa y cu­bre la co­mi­da y la be­bi­da pa­ra evi­tar que ac­ce­dan gér­me­nes.

El prin­ci­pal ries­go de es­te tras­torno es que el ni­ño se des­hi­dra­te. Aten­ción a sín­to­mas co­mo au­sen­cia de lá­gri­mas, me­ji­llas hun­di­das...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.