Tú re­la­ja­da... y él tam­bién

Crecer Feliz - - DESARROLLO -

El rit­mo de las ac­ti­vi­da­des dia­rias sue­le con­lle­var es­trés. Pe­ro si tú te al­te­ras o te de­jas ven­cer por el desáni­mo, tu hi­jo lo no­ta­rá y es­to le in­flui­rá. “No es lo mis­mo es­tar al la­do de una ma­dre feliz y ani­ma­da, que jun­to a una tris­te y mal­hu­mo­ra­da”, ex­pli­ca el doc­tor Ber­na­beu. Por ti y por tu be­bé, pon en prác­ti­ca es­tas pau­tas.

PIEN­SA EN PO­SI­TI­VO

Con­tro­la tus emo­cio­nes y com­par­te ta­reas y du­das con tu pa­re­ja. Si tie­nes que de­jar al be­bé con al­guien mien­tras es­tás tra­ba­jan­do, pien­sa que se que­da en bue­nas ma­nos y que el he­cho de es­tar se­pa­ra­dos va­rias ho­ras no se­rá ne­ga­ti­vo, sino al con­tra­rio.

MÍMALE MU­CHO

La adap­ta­ción al cam­bio de rit­mo tam­po­co es fá­cil pa­ra el be­bé. Ten pa­cien­cia y de­dí­ca­le tiem­po, mi­mos y to­das las aten­cio­nes que ne­ce­si­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.