Ma­má y pa­pá, nor­mas para edu­car en co­mún

Para po­der in­cul­car nor­mas al ni­ño, es im­pres­cin­di­ble que los pa­dres si­gan las mis­mas pau­tas edu­ca­ti­vas. Pe­ro ¿có­mo ac­tuar cuan­do la pa­re­ja dis­cre­pa so­bre uno o va­rios te­mas re­le­van­tes?

Crecer Feliz - - SUMARIO - Isa­bel Álvarez, psi­có­lo­ga.

Has­ta las pa­re­jas mejor ave­ni­das, afi­nes en gus­tos y en pro­yec­to de vi­da, sue­len atra­ve­sar si­tua­cio­nes de des­en­cuen­tro cuan­do llega el mo­men­to de edu­car a un hi­jo. Aun­que a prio­ri pa­re­cían te­ner idén­ti­cas ideas so­bre edu­ca­ción, al lle­var­las a la prác­ti­ca des­cu­bren que en­tre ellos exis­ten di­fe­ren­cias, les cues­ta po­ner­se de acuer­do en al­gu­nas nor­mas y dis­cu­ten por ello. En par­te es na­tu­ral: ca­da uno pro­ce­de de una fa­mi­lia di­fe­ren­te, con es­ti­los afec­ti­vos, cri­te­rios y mo­do de edu­car dis­tin­tos, y am­bos tien­den a ac­tuar to­man­do co­mo re­fe­ren­cia su mo­de­lo. Ins­tin­ti­va­men­te, ca­da uno tra­ta de re­pro­du­cir (o en al­gu­nos ca­sos, evi­tar), el mis­mo am­bien­te en el que ha cre­ci­do. Y es en­ton­ces cuan­do se ha­ce evi­den­te que los prin­ci­pios son di­fe­ren­tes o que las for­mas no coin­ci­den.

Un es­ti­lo emo­cio­nal dis­tin­to

Tam­bién a ni­vel emo­cio­nal el pun­to de par­ti­da es di­fe­ren­te. Aun­que ca­da pro­ge­ni­tor (y su re­la­ción con su hi­jo) es un mun­do, por lo ge­ne­ral las ma­dres man­tie­nen una vin­cu­la­ción es­pe­cial con el be­bé des­de que na­ce, en­tien­den sus ne­ce­si­da­des con mayor em­pa­tía y mues­tran una ac­ti­tud más pro­tec­to­ra. Por su par­te, los pa­dres sue­len ten­der a vi­vir las de­man­das del pe­que­ño de una ma­ne­ra más ra­cio­nal y ob­je­ti­va y des­pués le ani­man en mayor me­di­da a in­de­pen­di­zar­se y su­pe­rar obs­tácu­los. “A mí me da mie­do que nues­tro hi­jo de 3 años y me­dio se suba al so­fá y no le de­jo ha­cer­lo, pe­ro su pa­dre se em­pe­ña en que, siem­pre que es­te­mos vi­gi­lán­do­le, de­be­mos per­mi­tir que ha­ga co­sas sin ayu­da. Y cuan­do el ni­ño era más pe­que­ño veía mal que nun­ca le de­ja­ra llo­rar, que acu­die­ra en­se­gui­da a con­so­lar­le” me co­men­ta­ba ha­ce po­co una ma­dre.

La di­fe­ren­cia, bue­na si se ges­tio­na bien

Es­ta di­fe­ren­cia con­tri­bu­ye a cau­sar pe­que­ñas pe­ro con­ti­nuas dis­cre­pan­cias. Sin em­bar­go, con­tra­ria­men­te a lo que se pien­sa, el he­cho de que los pa­dres tra­ten a su hi­jo de for­ma di­fe­ren­te no en­tor­pe­ce su apren­di­za­je. To­do lo con­tra­rio: siem­pre que es­tén de acuer­do en las cues­tio­nes re­le­van­tes es po­si­ti­vo para él, por­que le ofre­ce un nú­me­ro más am­plio y va­ria­do de vi­ven­cias. El pe­que­ño se be­ne­fi­cia del tra­to y de la ca­li­dad afec­ti­va de am­bos: ter­nu­ra, mi­mos, pro­tec­ción, re­tos y es­tí­mu­lo. Por eso, para evi­tar que las fric­cio­nes se en­quis­ten y aca­ben tras­cen­dien­do a la re­la­ción de pa­re­ja, hay que ser cons­cien­tes y acep­tar que ca­da pro­ge­ni­tor se re­la­cio­na de una ma­ne­ra dis­tin­ta con el hi­jo. Y en­ten­der ade­más que de lo que se tra­ta es de for­mar un equi­po en el que ca­da uno apor­te su pro­pio es­ti­lo y res­pe­te el de su pa­re­ja.

El acuer­do, ne­ce­sa­rio para no con­fun­dir­le

Aun­que las di­fe­ren­cias en el mo­do de en­ten­der la edu­ca­ción del hi­jo pue­dan exis­tir des­de el prin­ci­pio, se ha­cen más evi­den­tes cuan­do el ni­ño cre­ce y hay que in­cul­car­le nor­mas y mar­car­le lí­mi­tes. En­ton­ces, las oca­sio­nes en las que am­bos pa­dres quie­ren ha­cer pre­va­le­cer su es­ti­lo y cri­te­rios au­men­tan y los desacuer­dos ad­quie­ren más re­le­van­cia.

An­te es­ta si­tua­ción, es ne­ce­sa­rio que se de­ten­gan a re­fle­xio­nar y com­pren­dan la im­por­tan­cia ca­da vez mayor de uni­fi­car ideas y pau­tas edu­ca­ti­vas. Por­que, para que el ni­ño in­terio­ri­ce los “noes”, es im­pres­cin­di­ble que re­ci­ba una úni­ca in­di­ca­ción por par­te de los dos. Si ma­má le li­mi­ta el tiempo fren­te al te­le­vi­sor y pa­pá le per­mi­te ver­lo gran par­te de la tar­de, se des­con­cier­ta y no sa­be qué es lo que de­be apren­der. Ne­ce­si­ta sa­ber a qué ate­ner­se y qué se es­pe­ra de él para sen­tir­se se­gu­ro. Ade­más, si no per­ci­be esa uni­fi­ca­ción de cri­te­rios en­tre sus pa­dres, lo que ha­rá se­rá re­cu­rrir a uno para con­se­guir lo que el otro le ha ne­ga­do. En cam­bio, si sus pa­dres lle­gan a

acuer­dos so­bre las nor­mas en te­mas re­le­van­tes, co­mo la se­gu­ri­dad del ni­ño, los ho­ra­rios de sue­ño y ali­men­ta­ción, la dis­ci­pli­na y las ex­pec­ta­ti­vas, se evi­ta que las ten­sio­nes en torno a la me­sa o a la ho­ra de ir­se a dor­mir se ha­gan ha­bi­tua­les y se en­quis­ten.

Esen­cial para la sa­lud de la pa­re­ja

Oyen­do ha­blar a pa­dres y ma­dres, lla­ma la aten­ción la can­ti­dad de ve­ces en las que, tras una fal­ta de acuer­do, lo úni­co que se es­con­de es un mo­do di­fe­ren­te de in­ten­tar con­se­guir un mis­mo ob­je­ti­vo. Es fá­cil ad­ver­tir que sue­len querer lo mis­mo: que el ni­ño duerma bien, que se sien­ta se­gu­ro, que su­pere sus mie­dos… pe­ro ca­da uno tie­ne sus creen­cias y di­fie­ren en el mo­do de lo­grar­lo; y es fre­cuen­te que uno sea más per­mi­si­vo y con­sen­ti­dor que el otro. En es­te sen­ti­do, la pa­re­ja de­be ha­blar abier­ta y cla­ra­men­te has­ta lle­gar a un acuer­do so­bre los te­mas cen­tra­les de la edu­ca­ción del ni­ño (y si es pre­ci­so, pe­dir con­se­jo a otros pa­dres o a un pro­fe­sio­nal), por­que los en­fa­dos y las dis­cu­sio­nes con­ti­nuas ha­cen que el mal hu­mor y el “ce­ño frun­ci­do” se ins­ta­len en la re­la­ción y a la lar­ga ter­mi­nen da­ñán­do­la. Para lo­grar que es­ta con­ver­sa­ción sea pro­duc­ti­va es ne­ce­sa­rio que ca­da uno sea ca­paz de ex­pre­sar sus ideas y, al mis­mo tiempo, de te­ner en cuen­ta la opi­nión del otro. La cla­ve re­si­de en prac­ti­car la es­cu­cha ac­ti­va y la em­pa­tía e in­ten­tar po­ner­se en el lugar de la pa­re­ja para en­ten­der sus emo­cio­nes.

Es­tra­te­gias para acor­dar la edu­ca­ción

El pun­to de par­ti­da es te­ner cla­ro que el es­ti­lo edu­ca­ti­vo que la pa­re­ja de­ci­da para los hi­jos no tie­ne por qué re­pro­du­cir to­dos los prin­ci­pios que am­bos han re­ci­bi­do en sus fa­mi­lias de ori­gen. No es pre­ci­so que ha­ya un acuer­do to­tal, sino una cier­ta cohe­ren­cia en su edu­ca­ción. A par­tir de ahí, exis­ten va­rias pau­tas:

Ca­da uno de­be em­pe­zar por re­vi­sar su con­jun­to de creen­cias, por­que sue­len es­tar en­rai­za­das en el pa­sa­do y muy a me­nu­do im­pi­den avan­zar y dis­fru­tar del pre­sen­te. Un tru­co: ha­cer­lo jun­tos, a mo­do de jue­go. Uno ex­po­ne sus creen­cias a su pa­re­ja y es­cu­cha las del otro. Lue­go ca­da uno vuel­ve a va­lo­rar las su­yas, atre­vién­do­se a de­jar de la­do las que ya es­tán ca­du­cas. Y am­bos se que­dan con las que les de­fi­nen co­mo per­so­nas.

Tam­bién hay que echar un vis­ta­zo al pa­sa­do. To­dos lle­va­mos una mo­chi­la de vi­ven­cias an­te­rio­res que con­di­cio­nan nues­tra ma­ne­ra de ac­tuar. Por ejem­plo, a Mar­ta de pe­que­ña la obli­ga­ban a no de­jar na­da en el pla­to y aho­ra, en la me­sa, se mues­tra muy per­mi­si­va con su hi­ja, con­tra­rian­do la nor­ma del pa­dre de que apren­da a co­mer de to­do. Lo ideal se­ría que Mar­ta se die­ra cuen­ta de lo que hay de­trás de su ac­tua­ción y lo com­par­tie­ra con su pa­re­ja. Así con­ta­ría con su com­pren­sión y am­bos po­drían de­ci­dir un mo­do de ac­tuar co­mún.

Al ha­blar, ca­da uno de­be ha­cer­lo des­de él mis­mo, des­de lo que sien­te y lo que ne­ce­si­ta. Hay que cam­biar fra­ses con­de­na­to­rias (“tú siem­pre le de­jas co­mer a des­ho­ras”), por otras con­ci­lia­do­ras: “Me preo­cu­pa que pi­que en­tre ho­ras por­que lue­go no quie­re co­mer; ne­ce­si­to que res­pe­te­mos su ho­ra­rio de co­mi­das”.

Con­vie­ne de­ba­tir só­lo los te­mas esen­cia­les (la se­gu­ri­dad del ni­ño, sus ho­ras de sue­ño...) y, si uno no aca­ba de es­tar a gus­to con lo acor­da­do, ha­blar de nue­vo has­ta que am­bos se sien­tan bien; de lo con­tra­rio no fun­cio­na­rá.

Por úl­ti­mo, en ca­so de no lo­grar un acuer­do, la mejor for­ma de acer­tar al es­ta­ble­cer una nor­ma se­rá ha­cer pri­mar el bie­nes­tar del ni­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.