¿Ago­ta­do por la as­te­nia?

Con la nue­va es­ta­ción apa­re­cen cam­bios en las ho­ras de luz que pue­den afec­tar al estado de áni­mo del ni­ño. Es­tas pau­tas pue­den ayu­dar­le a que se adap­te y lle­ve mejor el ci­clo pri­ma­ve­ral.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Mar­ga Cas­tro Dr. Enrique de la Or­den Iz­quier­do, pe­dia­tra en el Hos­pi­tal In­fan­ta Ele­na de Val­de­mo­ro (Ma­drid).

El ni­ño vuel­ve can­sa­do del co­le­gio, no quie­re ha­cer los de­be­res ni ju­gar, bos­te­za con­ti­nua­men­te, es­tá inape­ten­te y se irri­ta con fa­ci­li­dad, pe­ro no pre­sen­ta fie­bre ni sín­to­mas de in­fec­ción. Pue­de que se tra­te de as­te­nia pri­ma­ve­ral, una si­tua­ción pa­sa­je­ra y be­nig­na que es­tá re­la­cio­na­da con el cam­bio de es­ta­ción y que sur­ge cuan­do el or­ga­nis­mo de­be adap­tar­se a la va­ria­ción en las ho­ras de luz. “No es al­go pa­to­ló­gi­co, sino adap­ta­ti­vo, a lo que el cuer­po se acos­tum­bra rá­pi­da­men­te. En el ca­so de que per­sis­ta más de dos se­ma­nas, se acom­pa­ñe de otros sín­to­mas o ge­ne­re una gran re­per­cu­sión en el estado ge­ne­ral del ni­ño, sí es acon­se­ja­ble que lo va­lo­re el mé­di­co”, re­co­mien­da Enrique de la Or­den Iz­quier­do, pe­dia­tra del Hos­pi­tal In­fan­ta Ele­na, de Val­de­mo­ro, en Ma­drid.

¿Por qué ocu­rre?

La as­te­nia no es una en­fer­me­dad, sino un sín­to­ma ines­pe­cí­fi­co que se de­fi­ne co­mo una sen­sa­ción de can­san­cio y fa­ti­ga. “Pue­de ser cau­sa o con­se­cuen­cia de tras­tor­nos que afec­tan al sue­ño, es­ta­dos ca­ren­cia­les (dé­fi­cit de hie­rro), si­tua­cio­nes es­tre­san­tes (exá­me­nes, actividad fí­si­ca man­te­ni­da) o en­fer­me­da­des or­gá­ni­cas”, ex­pli­ca el pe­dia­tra. En primavera apa­re­ce por­que el or­ga­nis­mo de­be adap­tar­se al cam­bio en las ho­ras de luz, al­go que en al­gu­nos ni­ños afec­ta a su vi­da dia­ria, oca­sio­nan­do al­te­ra­cio­nes en su sue­ño y en sus há­bi­tos. La me­la­to­ni­na, la hor­mo­na que in­du­ce el sue­ño, re­gu­la el ci­clo luz–os­cu­ri­dad: el or­ga­nis­mo de­ja de pro­du­cir­la du­ran­te el día para que po­da­mos es­tar des­pier­tos y, cuan­do ce­sa la luz, vuel­ve a ge­ne­rar­la para que dur­ma­mos. “Las va­ria­cio­nes en la se­cre­ción de me­la­to­ni­na en re­la­ción a las ho­ras de luz van a in­fluir di­rec­ta­men­te en el ba­lan­ce ener­gé­ti­co dia­rio del in­di­vi­duo”, di­ce Enrique de la Or­den.

Sín­to­mas para re­co­no­cer­la

Hay que de­cir que la as­te­nia pri­ma­ve­ral no afec­ta por igual a to­dos los ni­ños: al­gu­nos se mues­tran muy can­sa­dos, mien­tras que otros ni se en­te­ran del cam­bio de es­ta­ción. Los sín­to­mas que pro­du­ce son ines­pe­cí­fi­cos y sue­len in­cluir som­no­len­cia (co­mo con­se­cuen­cia es­tá más des­pis­ta­do), irri­ta­bi­li­dad (pre­sen­ta cam­bios de hu­mor y se mues­tra ca­pri­cho­so y mal­hu­mo­ra­do) y apa­tía (no sien­te in­te­rés por las co­sas que an­tes le gus­ta­ban). “Son sín­to­mas re­la­cio­na­dos con el cam­bio de há­bi­tos y de actividad, en con­so­nan­cia con el nue­vo ho­ra­rio: el ni­ño se acues­ta más tar­de por­que ano­che­ce más tar­de, y al mis­mo tiempo au­men­ta su actividad fí­si­ca, por lo que se sien­te más can­sa­do”, ex­pli­ca el pe­dia­tra. La si­tua­ción es pa­sa­je­ra, aun­que si ves que tu hi­jo, ade­más de es­tar can­sa­do e inape­ten­te tie­ne mo­cos, es­tor­nu­da de ma­ne­ra con­ti­nua, pre­sen­ta pi­cor de na­riz y de ojos, fie­bre o dia­rrea, de­bes ir al mé­di­co por­que se tra­ta de otro pro­ble­ma.

Por si fue­ra po­co...

Exis­ten otros fac­to­res que con­tri­bu­yen a la fa­ti­ga del ni­ño en es­ta épo­ca: el can­san­cio acu­mu­la­do du­ran­te el cur­so es­co­lar y el ca­lor, que aho­ra es más in­ten­so. Se­gún el pe­dia­tra, tam­bién hay en­fer­me­da­des que se dan en primavera, por ejem­plo la aler­gia al po­len, que

in­flu­yen en el estado del áni­mo. Asi­mis­mo, “la mayor ex­po­si­ción a la luz so­lar pro­du­ce un au­men­to de la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D, cu­ya ac­ción afec­ta a mu­chas fun­cio­nes del or­ga­nis­mo. Y el au­men­to de ho­ras de sol va uni­do a una subida de tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal y és­ta a una ba­ja­da de la ten­sión ar­te­rial (en ex­po­si­ción pro­lon­ga­da), lo que con­tri­bu­ye al “apla­ta­na­mien­to”, di­ce el pe­dia­tra.

Có­mo fa­ci­li­tar la adap­ta­ción

Las pau­tas más sa­lu­da­bles para que el ni­ño se acli­ma­te al cam­bio de es­ta­ción son:

Ade­lan­tar un po­co la ce­na para que no re­tra­se mu­cho la ho­ra de ir­se a la ca­ma.

Vi­gi­lar el con­su­mo de ali­men­tos ex­ci­tan­tes an­tes de dor­mir (re­fres­cos de co­la o cho­co­la­te) para que no in­ter­fie­ran en el sue­ño.

Man­te­ner las ho­ras de des­can­so noc­turno: unas 10, apro­xi­ma­da­men­te.

No sa­lir de ca­sa sin desa­yu­nar. Si se le­van­ta irri­ta­ble y som­no­lien­to, con­vie­ne pre­pa­rar­le al­go vis­to­so o in­clu­so le­van­tar­lo un po­co an­tes para que desa­yu­ne con calma. “El con­su­mo ener­gé­ti­co de­be ser mayor por la mañana para ha­cer fren­te a la actividad dia­ria y dis­mi­nuir a úl­ti­ma ho­ra del día, para no in­ter­fe­rir en el des­can­so noc­turno. Los ni­ños que no desa­yu­nan tie­nen peor ren­di­mien­to es­co­lar y más ten­den­cia a la obe­si­dad”, di­ce el pe­dia­tra.

No sal­tar­se tam­po­co las otras co­mi­das. La ali­men­ta­ción es fun­da­men­tal para re­cu­pe­rar la ener­gía y, aun­que el ni­ño se mues­tre inape­ten­te, de­be ha­cer las co­mi­das ne­ce­sa­rias.

Ofre­cer­le ali­men­tos de tem­po­ra­da (ce­re­zas, fresas, me­lo­co­tón, nec­ta­ri­na, nísperos, ca­la­ba­cín, ca­la­ba­za, es­pá­rra­gos, es­pi­na­cas, le­chu­ga, pe­pino y to­ma­te) por su con­cen­tra­ción de vi­ta­mi­nas más bio­dis­po­ni­bles, y au­men­tar el con­su­mo de lí­qui­dos. “En ge­ne­ral, si si­gue una die­ta equi­li­bra­da y va­ria­da, el uso de mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos no es ne­ce­sa­rio”, acon­se­ja el pe­dia­tra.

Des­can­sar las ho­ras ne­ce­sa­rias y no sal­tar­se nin­gu­na co­mi­da ayu­da a su­pe­rar la as­te­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.