Em­pie­za con los só­li­dos. ¿Cuán­to de­be co­mer?

Pa­ra que tu be­bé ten­ga un buen es­ta­do nu­tri­cio­nal y se desa­rro­lle bien, ade­más de la le­che ten­drás que dar­le nue­vos ali­men­tos de for­ma pro­gre­si­va y en las can­ti­da­des ade­cua­das. ¿Y cuá­les son es­tas?

Crecer Feliz - - SUMARIO - Be­lin­da San­ta­ma­ría Ase­sor mé­di­co: Dr. Jo­sep Or­te­ga Ro­drí­guez, pe­dia­tra de la Clí­ni­ca Per­pe­tuo So­co­rro, de Lé­ri­da.

La le­che ma­ter­na es el me­jor ali­men­to pa­ra el be­bé. Tan­to la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), co­mo el Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (UNICEF), la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría y la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría re­co­mien­dan la lac­tan­cia ma­ter­na en ex­clu­si­va du­ran­te los pri­me­ros 6 me­ses de vi­da del ni­ño. A par­tir de ese mo­men­to, y man­te­nien­do la lac­tan­cia ma­ter­na has­ta los 2 años o más (o bien has­ta que la ma­dre y el hi­jo lo de­ci­dan), es ne­ce­sa­rio aña­dir gra­dual­men­te nue­vos ali­men­tos pa­ra fa­ci­li­tar unos ni­ve­les de desa­rro­llo y de sa­lud ade­cua­dos, se­gún ex­pli­ca el doc­tor Jo­sep Or­te­ga Ro­drí­guez, pe­dia­tra de la Clí­ni­ca Per­pe­tuo So­co­rro, de Lé­ri­da.

¿Có­mo y cuán­do em­pe­zar?

Lo ideal es que la di­ver­si­fi­ca­ción ali­men­ta­ria se ini­cie a los 6 me­ses (nun­ca an­tes de los 4). De­be ha­cer­se de for­ma pro­gre­si­va, sin pri­sa, en pe­que­ñas can­ti­da­des, res­pe­tan­do un tiem­po (tres días) pa­ra ca­da nue­vo ali­men­to y ob­ser­van­do bien có­mo lo to­le­ra el ni­ño.

Ce­rea­les, ver­du­ra, fru­ta... ¿cuál pri­me­ro?

“El ca­len­da­rio de in­cor­po­ra­ción es siem­pre orien­ta­ti­vo. Los pa­dres y el pe­dia­tra ajus­ta­rán el mo­men­to y la can­ti­dad de ca­da ali­men­to se­gún las cir­cuns­tan­cias del be­bé”, aña­de el Dr. Or­te­ga. “Ce­rea­les, fru­ta y ver­du­ra o vi­ce­ver­sa, da un po­co igual. En cuan­to al glu­ten, se­gún la evi­den­cia cien­tí­fi­ca ac­tual no hay una fe­cha me­jor pa­ra dar al be­bé los ali­men­tos que lo con­tie­nen; se pue­den dar, co­mo el res­to, a par­tir del sex­to mes. Pa­ra la le­che de va­ca, sí es ade­cua­do es­pe­rar a los 12 me­ses. Has­ta en­ton­ces el be­bé de­be to­mar 500 ml de le­che adap­ta­da (los de pe­cho, a de­man­da). Mien­tras so­lo to­me le­che (ma­ter­na o adap­ta­da) no ne­ce­si­ta agua; cuan­do em­pie­ce con los só­li­dos, hay que ofre­cér­se­la y ha de ser su be­bi­da prin­ci­pal (zu­mos y otras bebidas, so­lo de for­ma es­po­rá­di­ca)”, acla­ra.

Con cu­cha­ra, con los de­dos...

Exis­ten dos teo­rías pa­ra in­tro­du­cir la ali­men­ta­ción di­ver­si­fi­ca­da. Por un la­do, la for­ma tra­di­cio­nal: ali­men­tos tri­tu­ra­dos ofre­ci­dos con cu­cha­ra. Y por otro, la ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria guia­da por el pro­pio be­bé o “Baby Led Wea­ning” (BLW), sin cu­cha­ra. En es­te ca­so, es el ni­ño quien ma­ni­pu­la con la mano los ali­men­tos (cor­ta­dos en tro­ci­tos) y se los lle­va a la bo­ca. Por su­pues­to, el BLW so­lo se pue­de uti­li­zar si el be­bé ha ad­qui­ri­do cier­tas com­pe­ten­cias mo­to­ras y cog­ni­ti­vas. Se­gún es­te mé­to­do se le pue­de ofre­cer la mis­ma co­mi­da que al res­to de la fa­mi­lia, siem­pre que es­ta sea sa­lu­da­ble y evi­tan­do has­ta los 3 años los só­li­dos que por su con­sis­ten­cia y/o for­ma pue­dan su­po­ner ries­go de atra­gan­ta­mien­to. To­do en pe­que­ños tro­ci­tos, con po­ca sal, sin azú­car, miel ni edul­co­ran­tes, pa­ra que los co­ja con la mano y ex­pe­ri­men­te nue­vas tex­tu­ras, gus­tos y olo­res. Así se fa­vo­re­ce la au­to­no­mía, la mas­ti­ca­ción, el desa­rro­llo de los múscu­los y la den­ti­ción. Al prin­ci­pio co­me­rá po­co, pe­ro me­jo­ra­rá con el tiem­po. La ali­men­ta­ción ha de ser a de­man­da de las ne­ce­si­da­des del ni­ño. “En mi opi­nión –in­di­ca el Dr. Or­te­ga–, hay que in­for­mar a los pa­dres de los pros y con­tras de am­bos sis­te­mas. Yo soy par­ti­da­rio de un

mé­to­do mix­to: com­bi­nar una ali­men­ta­ción de pu­rés (cha­fa­dos, me­jor que tri­tu­ra­dos) y ofre­cer­le, se­gún el rit­mo de den­ti­ción y el in­te­rés del ni­ño, ali­men­tos en tro­ci­tos, pa­ra que ini­cie la ex­plo­ra­ción ma­nual y oro­fa­cial. Si co­la­bo­ra y se con­si­gue una in­ges­ta ade­cua­da, se pue­de man­te­ner el BLW. Si los tro­ci­tos su­po­nen un pro­ble­ma, me­jor se­guir con el mé­to­do clá­si­co”.

¿Qué can­ti­da­des son las co­rrec­tas?

Ca­da ni­ño tie­ne unas ne­ce­si­da­des que cam­bian con el tiem­po. Los pa­dres, si­guien­do las in­di­ca­cio­nes del pe­dia­tra, han de ofre­cer una ali­men­ta­ción va­ria­da, su­fi­cien­te y equi­li­bra­da. En ge­ne­ral, el ni­ño es ca­paz de re­gu­lar su in­ges­ta en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des (sal­vo si es­tá en­fer­mo, que se se­gui­rán las pau­tas mé­di­cas). De ver­du­ras, le­gum­bres, pas­ta, arroz, fru­tas, etc., las can­ti­da­des irán se­gún el hambre que ma­ni­fies­te el ni­ño. De los se­gun­dos pla­tos, con­vie­ne po­ner lí­mi­tes. Se re­co­mien­da:

De 6 a 12 me­ses: 20-30 g de cer­do o ter­ne­ra (un ter­cio de filete apro­xi­ma­da­men­te); 20-30g de pe­chu­ga de po­llo (un sex­to de la pe­chu­ga); 30-40 g de mer­lu­za (un cuar­to de filete o me­dia ro­da­ja); un hue­vo pe­que­ño. No se de­be in­cluir car­ne, pes­ca­do o hue­vo en más de una co­mi­da al día (si se quie­re ofre­cer en co­mi­da y ce­na hay que frac­cio­nar las can­ti­da­des).

1 a 3 años: 40-50 g de car­ne (me­dio filete o me­dia pe­chu­ga) o 60-70 g de pes­ca­do (me­dio filete de mer­lu­za o una ro­da­ja) o 1 hue­vo al día.

¿Qué le pue­do dar?

Sus co­mi­das pue­den in­cluir fa­ri­ná­ceos: pa­pi­llas de ce­rea­les, arroz, pas­ta pe­que­ña, sé­mo­la de maíz; ver­du­ras y hor­ta­li­zas: za­naho­ria, pa­ta­ta, ju­día ver­de, ca­la­ba­cín, ca­la­ba­za, pue­rro, to­ma­te, ce­bo­lla, etc. (pe­ro ni es­pi­na­cas ni acel­gas an­tes del año, por su con­te­ni­do en ni­tra­tos); le­gum­bres bien co­ci­das, que por su com­po­si­ción nu­tri­cio­nal son pla­to úni­co; fru­tas: plátano, pe­ra, man­za­na, man­da­ri­na, san­día, me­lón... (el me­lo­co­tón, a par­tir del año). Car­ne, pes­ca­do y hue­vo en las can­ti­da­des in­di­ca­das.

A par­tir de los 9-10 me­ses: yo­gur na­tu­ral, que­so fres­co y fru­ta fres­ca co­mo pos­tre (si el ni­ño no la to­ma, se­guir con pa­pi­lla de fru­ta en me­rien­da y a me­dia ma­ña­na).

Re­cuer­da, sin for­zar nun­ca al ni­ño. Él man­da.

Los pa­dres de­ci­den qué, có­mo y cuán­do se co­me, pe­ro es el ni­ño quien de­ci­de si quie­re o no co­mer y la can­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.