Con­se­jos pa­ra ini­ciar las ma­ña­nas sin es­trés

¿Co­men­záis ca­da día con ca­rre­ras con­tra­rre­loj pa­ra que el ni­ño lle­gue al co­le y vo­so­tros al tra­ba­jo? ¡Bien­ve­ni­dos al club! Os da­mos la so­lu­ción pa­ra evi­tar el es­trés y sa­lir de ca­sa re­la­ja­dos y fe­li­ces.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Coks Feens­tra, psi­có­lo­ga.

Sie­te de la ma­ña­na. Sue­na el des­per­ta­dor y co­mien­za el es­trés: el ni­ño se nie­ga a le­van­tar­se, o se eter­ni­za desa­yu­nan­do, o no quie­re ves­tir­se... y la ho­ra de sa­lir de ca­sa pa­ra que él lle­gue al co­le­gio y vo­so­tros al tra­ba­jo se echa en­ci­ma. ¿Os sue­na la es­ce­na? Da­vid An­der­son, te­ra­peu­ta y di­rec­tor del Child Mind Ins­ti­tu­te de Nue­va York, afir­ma que ca­si to­das las fa­mi­lias con hi­jos pe­que­ños se en­fren­tan al es­trés ma­tu­tino. E, in­de­pen­dien­te­men­te de otras cir­cuns­tan­cias, hay va­rios fac­to­res re­la­ti­vos al ni­ño que ex­pli­can es­ta si­tua­ción:

Has­ta los 4 o 5 años vi­ve en el mo­men­to; no en­tien­de aún la pa­la­bra “tiem­po” ni tie­ne una idea cla­ra de có­mo “dar­se pri­sa”.

Ade­más, le cues­tan las transiciones, co­mo le­van­tar­se o sa­lir de ca­sa pa­ra ir al co­le, y se in­ven­ta mil ex­cu­sas pa­ra apla­zar el mo­men­to. Al fi­nal del día ocu­rre lo mis­mo, pe­ro el pro­ble­ma es más ma­ne­ja­ble por­que no exis­te la pre­sión ex­ter­na de lle­gar a tiem­po.

Sue­le gus­tar­le que las co­sas ocu­rran del mo­do al que es­tá acos­tum­bra­do y si hay que sal­tar­se un paso por fal­ta de tiem­po, se en­fa­da y to­do se de­mo­ra to­da­vía más.

Or­ga­ni­za­ción, des­de la no­che an­te­rior

An­te es­ta si­tua­ción, la pa­la­bra cla­ve pa­ra no vol­ve­ros lo­cos por la ma­ña­na es ‘pla­ni­fi­ca­ción’. Gra­cias a ella es po­si­ble evi­tar el es­trés y sa­lir fe­li­ces de ca­sa. Y to­do em­pie­za rea­li­zan­do al­gu­nas ta­reas la no­che an­te­rior: Pre­pa­rad su ro­pa. Si el ni­ño no lle­va uni­for­me y le gus­ta ele­gir­la, de­jad que es­co­ja en­tre dos con­jun­tos (así le per­mi­tís de­ci­dir, al­go im­por­tan­te pa­ra la for­ma­ción de su ‘yo’). Pe­ro acla­rad­le que al día si­guien­te no po­drá cam­biar su elec­ción y de­jad to­do lis­to pa­ra que se vis­ta. Or­ga­ni­zad el res­to de sus co­sas. Su mo­chi­la, su al­muer­zo, su agen­da... Im­pli­cad­le en la pre­pa­ra­ción; se irá ha­cien­do más res­pon­sa­ble. De­jad lis­tos vues­tra ro­pa y ma­te­rial de tra­ba­jo y pues­ta la me­sa pa­ra el desa­yuno. Re­pa­sad en pa­re­ja las ta­reas del día si­guien­te: ¿quién irá a re­co­ger al ni­ño? ¿a qué ho­ra lle­ga­réis ca­da uno a ca­sa? ¿Hay que com­prar al­go? Cuan­to más cla­ras es­tén, me­nos ner­vios ha­brá por la ma­ña­na y el res­to del día. In­ten­tad ba­ñar o du­char al ni­ño por la no­che.

Pau­tas pa­ra em­pe­zar la jor­na­da

Cuan­do se despierta, el ni­ño sa­le de un sue­ño pro­fun­do y an­tes de arran­car ne­ce­si­ta tiem­po con vo­so­tros. Pe­ro si vues­tra ener­gía es­tá en­fo­ca­da en ha­cer ta­reas y ter­mi­nar­las rá­pi­da­men­te no co­nec­táis con vues­tro hi­jo y él reac­cio­na re­cla­man­do aten­ción de mo­do ne­ga­ti­vo. El se­cre­to pa­ra que to­do flu­ya: co­men­zar con un tiem­po en ex­clu­si­va (mimos, un cuen­to cor­to, cos­qui­llas sua­ves...) y se­guir es­tas pau­tas:

Man­te­ned una ru­ti­na en las ta­reas (los ri­tua­les ayu­dan a que las ma­ña­nas trans­cu­rran de mo­do ar­mo­nio­so): la­var­se la ca­ra, ves­tir­se y desa­yu­nar (si te­méis que se man­che ha­ced­lo al re­vés), lue­go la­var­se los dien­tes...

La mú­si­ca re­la­ja el am­bien­te e in­di­ca el or­den. Usad can­cio­nes que le gus­ten: cuan­do sue­na una, hay que le­van­tar­se; cuan­do em­pie­za otra, ves­tir­se; otra in­di­ca el desa­yuno...

Uti­li­zad una re­com­pen­sa: los días en que to­do va bien, hay tiem­po pa­ra ver un ra­ti­to los

di­bu­jos (o pa­ra otra ac­ti­vi­dad de su agra­do). Pro­cu­rad te­ner lu­ga­res fi­jos pa­ra to­do, co­mo lla­ves, ju­gue­tes, za­pa­tos, mó­vi­les. Es­to evi­ta bús­que­das y ner­vios a úl­ti­ma ho­ra.

Dos tru­cos muy efec­ti­vos

Mu­chos ni­ños co­la­bo­ran me­jor cuan­do, en lu­gar de te­ner que se­guir ins­truc­cio­nes ver­ba­les, ven las ta­reas re­pre­sen­ta­das en tar­je­tas col­ga­das en la pa­red. Ha­ced­las con fotos de vues­tro hi­jo en las que se le­van­ta, se vis­te, desa­yu­na, etc, y po­ned­las en se­cuen­cia cro­no­ló­gi­ca pa­ra que vea el or­den. Gra­cias a es­te sis­te­ma, se des­pis­ta­rá me­nos y co­la­bo­ra­rá más. In­clu­so a al­gu­nos les gus­ta que ha­ya un ele­men­to de com­pe­ti­ción: po­ned el re­loj y cuan­do sue­ne, to­dos de­béis es­tar lis­tos. ¡A ver quién ga­na!

So­lu­ción a los pro­ble­mas más ha­bi­tua­les

Al ni­ño le cues­ta mu­cho le­van­tar­se. Pue­de ser por fal­ta de des­can­so (los ni­ños es­pa­ño­les pa­san más sue­ño, en com­pa­ra­ción con otros eu­ro­peos, por­que se van a la ca­ma tar­de); pro­bad a acos­tar­lo an­tes pa­ra que duer­ma más ho­ras. O pue­de ser un re­cha­zo a em­pe­zar el día e ir al co­le; tum­baos a su la­do y enu­me­rad con él las co­sas bue­nas que le trae­rá el día.

Quie­re ves­tir­se so­lo. Es al­go po­si­ti­vo... si hay tiem­po pa­ra ha­cer­lo. De­cid­le que, du­ran­te la se­ma­na, lo ha­réis jun­tos: el ni­ño se po­ne unas pren­das y el en­car­ga­do de ves­tir­le le po­ne otras (las que sean más di­fí­ci­les).

Siem­pre lle­ga­mos tar­de. Si te­néis com­pro­ba­do que el ni­ño siem­pre tar­da más de lo es­ti­pu­la­do, la so­lu­ción no es pre­sio­nar­le, sino po­ner el des­per­ta­dor unos 15 mi­nu­tos an­tes. Es­te tiem­po mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre el es­trés y la cal­ma. Y cuan­do se ha­cen las co­sas con cal­ma se aho­rra tiem­po y to­do va más flui­do, mien­tras que si se ha­cen con pri­sas el ni­ño per­ci­be el ner­vio­sis­mo y co­la­bo­ra me­nos, por­que le fal­ta la co­ne­xión de la que ha­blá­ba­mos an­tes.

Se en­tre­tie­ne con to­do. Con un ju­gue­te, con el dibujo del pan­ta­lón... Ló­gi­co, es­to for­ma par­te de la ma­ne­ra de ser de los ni­ños y es al­go que los adul­tos, des­afor­tu­na­da­men­te, he­mos per­di­do (por esa ra­zón triun­fan los cur­sos de mind­ful­ness, que en­se­ñan a vi­vir el pre­sen­te con aten­ción ple­na). Pro­cu­rad que ha­ya tiem­po pa­ra que se en­tre­ten­ga, ade­lan­tan­do vues­tro ho­ra­rio. Es­tos mo­men­tos de jue­go ha­cen que el ni­ño sal­ga feliz y re­con­for­ta­do de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.