Así son los nue­vos par­tos

¡Y qué bien! Por­que la ten­den­cia ac­tual es a que las ma­más vi­van el na­ci­mien­to de su hi­jo ac­ti­va­men­te, pe­ro con la me­nor me­di­ca­li­za­ción po­si­ble. La ex­pe­rien­cia, inol­vi­da­ble, en el buen sen­ti­do.

Crecer Feliz - - SUMARIO - San­dra Sán­chez Ase­sor: Dr. Juan Ig­na­cio Zúñiga, to­co­gi­ne­có­lo­go

El par­to es una de las ex­pe­rien­cias más im­por­tan­tes en la vi­da de las mu­je­res que de­ci­den te­ner hi­jos, si no la más im­por­tan­te. Por eso, y por­que es­tá en jue­go na­da me­nos que tu sa­lud y la de tu be­bé, es fun­da­men­tal lle­gar a él bien in­for­ma­da y sa­bien­do en la me­di­da de lo po­si­ble có­mo va a trans­cu­rrir.

Si te han con­ta­do mu­chas ba­ta­lli­tas so­bre par­tos te­rri­bles y lar­guí­si­mos, do­lo­res es­pan­to­sos o pro­ble­mas de to­do ti­po, lo me­jor que pue­des ha­cer es ol­vi­dar­te de ellas. Es po­si­ble que sean his­to­rias reales, pe­ro no tie­nes por qué vi­vir­las tú. No te ofre­cen na­da po­si­ti­vo y ade­más hoy en día las co­sas han cam­bia­do mu­cho res­pec­to no ya a ha­ce dé­ca­das, sino a las prác­ti­cas que eran ha­bi­tua­les ha­ce ape­nas unos años. Ca­da hos­pi­tal, ca­da clí­ni­ca de ma­ter­ni­dad, tie­ne unos pro­to­co­los pro­pios y pue­den va­riar li­ge­ra­men­te de un si­tio a otro, por lo que es con­ve­nien­te que co­noz­cas los del cen­tro en el que vas a te­ner a tu be­bé. Por en­ci­ma de es­tas con­si­de­ra­cio­nes par­ti­cu­la­res, te con­vie­ne sa­ber que ac­tual­men­te la ten­den­cia en los par­tos en nues­tro país es a me­di­ca­li­zar­los lo me­nos po­si­ble, cui­dan­do en to­do mo­men­to la se­gu­ri­dad de la ma­má y del be­bé, ob­via­men­te. A par­tir de ahí, y te­nien­do en cuen­ta los pro­to­co­los de ca­da ma­ter­ni­dad de los que ha­blá­ba­mos an­tes, tam­bién tú tie­nes al­go que de­cir so­bre có­mo deseas que sea tu par­to. No de­jes de co­men­tar con tu ma­tro­na (an­tes de que co­mien­ce, me­jor) tus pre­fe­ren­cias al res­pec­to.

En cuan­to a las pau­tas que se si­guen a ni­vel na­cio­nal hoy día en la aten­ción de los par­tos, te co­men­ta­mos las prin­ci­pa­les que in­di­ca el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad en su “Es­tra­te­gia de Aten­ción al Par­to Nor­mal en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud” y en su “Guía de Prác­ti­ca Clí­ni­ca en la Aten­ción al Par­to Nor­mal en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud”. Va­mos desa­rro­llan­do las más im­por­tan­tes fa­se a fa­se.

¿Có­mo vi­vi­rás la di­la­ta­ción?

Los es­pe­cia­lis­tas di­cen que el par­to se ha ins­tau­ra­do, es­to es, que el pro­ce­so ha co­men­za­do con se­gu­ri­dad, cuan­do la di­la­ta­ción del cue­llo del úte­ro lle­ga a los 4 cen­tí­me­tros. Has­ta en­ton­ces lo que vives es un pe­rio­do “la­ten­te”, que es cuan­do se sue­le acu­dir al hos­pi­tal y que pue­de ser bas­tan­te lar­go. Ac­tual­men­te se tien­de a in­gre­sar a las in­mi­nen­tes ma­más cuan­do han di­la­ta­do esos 4 cen­tí­me­tros, pues se ha com­pro­ba­do que ha­cer­lo an­tes au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de que el par­to se alar­gue y de que se pre­ci­se en ma­yor me­di­da ins­tru­men­ta­li­zar­lo. Aun así, si tie­nes du­das, por su­pues­to di­rí­ge­te al hos­pi­tal. Y no te preocupes si te man­dan de vuel­ta a ca­sa pa­ra que vuel­vas unas ho­ras más tar­de. Es me­jor pa­ra ti. Una vez in­gre­sa­da, co­mien­za una re­la­ción real­men­te re­le­van­te: la tu­ya con la ma­tro­na. Si el par­to avan­za con nor­ma­li­dad, co­mo su­ce­de en la ma­yo­ría de los ca­sos, pue­de en­car­gar­se de asis­tir­te sin la ne­ce­si­dad de la in­ter­ven­ción de un obs­te­tra. Te vi­si­ta­rá ca­da po­co ra­to pa­ra ver có­mo va to­do y có­mo te sien­tes tú; co­mén­ta­le tus du­das y con­fía en ella. Es­tá de­mos­tra­do que es­ta bue­na re­la­ción ha­ce que te re­la­jes y que el par­to avan­ce.

El tiem­po que du­ra la di­la­ta­ción va­ría mu­cho de una mu­jer a otra e in­clu­so de un par­to a otro de la mis­ma mu­jer. Si es el pri­mer be­bé, pue­de alar­gar­se bas­tan­tes ho­ras. An­tes la ma­má per­ma­ne­cía tum­ba­da en la ca­ma de la ha­bi­ta­ción; aho­ra, en la ma­yo­ría de los ca­sos po­drás mo­ver­te por el cuar­to, adop­tar la pos­tu­ra que desees e in­clu­so dar­te un ba­ño ca­len­ti­to (que ali­via mu­cho el do­lor de las con­trac­cio­nes). Ade­más, ¡po­drás be­ber! Dar unos sor­bi­tos a una be­bi­da iso­tó­ni­ca (y to­mar agua, cla­ro) es­tá ca­si siem­pre per­mi­ti­do.

Tam­bién en es­ta fa­se te pon­drán, si así lo quie­res, la epi­du­ral. Aho­ra ca­da vez se uti­li­za con más fre­cuen­cia un ti­po de anal­ge­sia que te da­rá mu­cha más li­ber­tad de mo­vi­mien­tos que la que se usa­ba ha­ce po­cos años, cuan­do ya no po­días mo­ver­te por­que no sen­tías na­da de cin­tu­ra pa­ra aba­jo. Co­men­ta con el anes­te­sis­ta la me­jor op­ción pa­ra ti.

Se­gun­da fa­se: ex­pul­si­vo

El ex­pul­si­vo es la eta­pa del par­to en la que na­ce el be­bé. Cuan­do lle­gues a ella te ha­brás li­bra­do de prác­ti­cas que ha­ce tiem­po se ha­cían de for­ma ru­ti­na­ria (ra­su­ra­do del pe­ri­né, enema...). La epi­sio­to­mía no se uti­li­za en to­dos los par­tos, el gi­ne­có­lo­go re­cu­rri­rá a ella so­lo si lo ve ne­ce­sa­rio y ha­rá la mí­ni­ma in­ci­sión pre­ci­sa pa­ra ayu­dar al ni­ño a na­cer. Por su­pues­to, el pa­pá po­drá es­tar pre­sen­te en el par­to (tam­bién se va per­mi­tien­do su pre­sen­cia en las ce­sá­reas) siem­pre que tú lo quie­ras; es­tá com­pro­ba­do que su apo­yo es en ge­ne­ral be­ne­fi­cio­so.

El be­bé ya es­tá aquí

Una vez que el be­bé ha na­ci­do, la re­co­men­da­ción es po­ner­lo piel con piel con la ma­má in­me­dia­ta­men­te y no se­pa­rar­los al me­nos du­ran­te su pri­me­ra ho­ra de vi­da; es­to fa­ci­li­ta mu­chí­si­mo la ins­tau­ra­ción de la lac­tan­cia. Y tam­bién se es­tá em­pe­za­do a ha­cer en ca­so de ce­sá­rea. La ma­tro­na, que es­ta­rá con­ti­go en es­te mo­men­to, pue­de ser aquí de gran ayu­da. Ló­gi­ca­men­te el neo­na­tó­lo­go com­pro­ba­rá que el re­cién na­ci­do se en­cuen­tra en per­fec­to es­ta­do de sa­lud. En cuan­to al cor­te del cor­dón, ac­tual­men­te se es­pe­ra a pin­zar­lo cuan­do de­ja de la­tir, unos tres mi­nu­tos des­pués del na­ci­mien­to del be­bé. En oca­sio­nes se le da al pa­pá la op­ción de ha­cer es­ta ta­rea. Co­mo ves, en lo re­la­ti­vo al par­to las co­sas han cam­bia­do mu­cho (y si­guen ha­cién­do­lo) en los úl­ti­mos años. La idea es tra­tar de res­pe­tar al má­xi­mo el desa­rro­llo de la na­tu­ra­le­za, con­tan­do con la se­gu­ri­dad de ser aten­di­da por es­pe­cia­lis­tas mé­di­cos que van a in­ter­ve­nir cuan­do sea ne­ce­sa­rio.

Me­nos me­di­ca­li­za­ción y más par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de la ma­má, ob­je­ti­vos ac­tua­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.