Es­fuer­zo in­fruc­tuo­so

Crecer Feliz - - BEBÉ -

Sa­bes que tu be­bé de po­cos me­ses es­tá a pun­to de eva­cuar, por­que su ca­ra se po­ne muy ro­ja y le de­la­ta el olor pos­te­rior. Pe­ro úl­ti­ma­men­te, acom­pa­ñan­do a los es­fuer­zos, que pue­den du­rar unos 10 mi­nu­tos, el be­bé llo­ra des­con­so­la­da­men­te. En es­tos ca­sos, hay que ob­ser­var las de­po­si­cio­nes. Si son blan­das y de una co­lo­ra­ción nor­mal (es de­cir, no son se­cas, des­li­ga­das co­mo las bo­li­tas de los cor­de­ros, no tie­nen mo­co ni hi­los de san­gre y no son ne­gras ni blan­que­ci­nas) se pue­de des­car­tar el es­tre­ñi­mien­to o un pro­ble­ma di­ges­ti­vo. Aún así, la úl­ti­ma pa­la­bra la tie­ne su mé­di­co. Su pe­dia­tra va­lo­ra­rá la ga­nan­cia de pe­so, si se tra­ta de es­tre­ñi­mien­to y si tie­ne al­gu­na fisura anal que le cau­sa do­lor.

Si to­do es nor­mal...

Pue­de tra­tar­se de dis­que­cia del lac­tan­te, un tras­torno be­nigno que afec­ta a me­no­res de 6 me­ses.

Es­tá re­la­cio­na­do con la in­ma­du­rez del ni­ño. El be­bé no coor­di­na el es­fuer­zo que pre­ci­sa pa­ra eva­cuar con la or­den de abrir el es­fín­ter anal. De mo­do que em­pu­ja con la “puer­ta” ce­rra­da.

Se co­rri­ge por sí so­lo cuan­do el be­bé ma­du­ra un po­co. No pre­ci­sa me­di­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.