Có­mo ani­mar­le a ga­tear si aún no ha em­pe­za­do

Fa­vo­re­ce la coor­di­na­ción de bra­zos y pier­nas y el equi­li­brio, me­jo­ra la vis­ta... Pe­ro si no lo ha­ce, cal­ma. En me­ses pos­te­rio­res na­da dis­tin­gue al be­bé que ha ga­tea­do del que no.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Coks Feens­tra, psi­có­lo­ga.

El pri­mer in­di­cio del ga­teo pue­des no­tar­lo en el cuar­to mes, cuan­do el be­bé, bo­ca aba­jo, ele­va el tron­co, apo­ya­do en los bra­zos. Al quin­to con­si­gue le­van­tar el pe­cho o el cu­le­te, pe­ro no a la vez; en esa fa­se apren­de a dar­se la vuel­ta. Al sex­to mes pue­de es­tar bo­ca aba­jo, co­mo una avio­ne­ta en el sue­lo, le­van­tan­do pier­nas y bra­zos; aho­ra ya se arras­tra so­bre su ba­rri­ga, rep­tan­do. Al sép­ti­mo la zo­na me­dia de su cuer­po ad­quie­re fuer­za y el be­bé lo­gra sen­tar­se. Y en­ton­ces, en el oc­ta­vo mes, em­pie­za el ga­teo: pe­cho y vien­tre le­van­ta­dos del sue­lo y mo­vi­mien­tos al­ter­nos de bra­zos y pier­nas. Ir ha­cia atrás es más fá­cil, pe­ro pron­to lo ha­rá ha­cia ade­lan­te.

Cuán­tas ven­ta­jas

El ga­teo es una ha­bi­li­dad que le apor­ta mu­chos be­ne­fi­cios:

For­ta­le­ce bra­zos, mu­ñe­cas, co­dos y hom­bros, ya que los usa pa­ra sos­te­ner el cuer­po.

Fa­vo­re­ce la mo­tri­ci­dad grue­sa y fi­na. Al po­ner las ma­nos en el sue­lo, el be­bé per­ci­be di­fe­ren­tes tex­tu­ras. La mo­tri­ci­dad fi­na in­flui­rá en la es­cri­tu­ra.

Desa­rro­lla el sis­te­ma ves­ti­bu­lar, im­por­tan­te pa­ra man­te­ner el equi­li­brio del cuer­po.

Me­jo­ra la coor­di­na­ción de bra­zos y pier­nas en un pa­trón cru­za­do. Al ga­tear se to­ni­fi­can los múscu­los que más ade­lan­te le ayu­da­rán a man­te­ner rec­ta la co­lum­na ver­te­bral. Es­ti­mu­la la vis­ta, ayu­da a va­lo­rar dis­tan­cias y a en­ten­der con­cep­tos co­mo cer­ca y le­jos.

¿Y si se sal­ta es­ta fa­se?

Se­gún los es­tu­dios, ca­da vez hay más be­bés que pa­san di­rec­ta­men­te a an­dar. La ra­zón pue­de es­tar en que se los acues­ta bo­ca arri­ba en vez de bo­ca aba­jo (es­ta me­di­da es vi­tal pa­ra dis­mi­nuir el nú­me­ro de fa­lle­ci­mien­tos, pe­ro pue­de ser que con ella los ni­ños ejer­ci­ten me­nos los múscu­los del vien­tre). Ade­más, los be­bés pa­san más tiem­po que an­tes en ha­ma­cas y si­lli­tas, y es­to tam­bién im­pli­ca la po­si­ción bo­ca arri­ba. Con los múscu­los del vien­tre me­nos desa­rro­lla­dos, el ga­teo es más di­fí­cil.

No exis­te una­ni­mi­dad so­bre si es per­ju­di­cial que un be­bé se sal­te es­ta fa­se. Unos pe­dia­tras lo ven con preo­cu­pa­ción, ya que po­dría in­fluir ne­ga­ti­va­men­te en otras ha­bi­li­da­des co­mo tre­par, le­van­tar­se del sue­lo, an­dar con la es­pal­da rec­ta y has­ta en ha­bi­li­dad de es­cri­tu­ra. Otros no creen que exis­ta es­ta re­la­ción. Y al­gu­nos es­tu­dios con­fir­man que so­lo el mo­men­to del ini­cio se re­tra­sa de­bi­do a la po­si­ción bo­ca arri­ba, pe­ro no el ga­teo en sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.