Pau­tas pa­ra que la ho­ra del ba­ño sea per­fec­ta

Es una de las ru­ti­nas dia­rias más ne­ce­sa­rias pa­ra el be­bé y pue­de ser tam­bién una de las más pla­cen­te­ras. Des­cu­bre qué tie­nes que ha­cer pa­ra con­se­guir­lo.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Ma­ría Cas­tri­llón

Los pre­pa­ra­ti­vos pre­vios

An­tes de em­pe­zar a ba­ñar al be­bé cal­dea el cuar­to pa­ra que es­té a unos 22-24ºC. Por otro la­do, ten pre­pa­ra­do to­do lo que vas a ne­ce­si­tar: una toa­lla (o una ca­pa de ba­ño, pa­ra que no pier­da ca­lor por la ca­be­za); ja­bón y cham­pú es­pe­cí­fi­co pa­ra be­bé, con pH neu­tro y sin aro­mas ar­ti­fi­cia­les; una es­pon­ja pa­ra la ca­be­za y otra pa­ra el cuer­po; el pa­ñal, la cre­ma del cu­le­te y la ro­pa que vas a po­ner­le des­pués. Co­lo­ca to­do cer­ca, jun­to al cam­bia­dor; así no ten­drás que de­jar al be­bé so­lo en nin­gún mo­men­to pa­ra ir a bus­car al­go que te ha­ga fal­ta.

¿Me­jor por la no­che o por la ma­ña­na?

No exis­te una re­gla fi­ja. Hay be­bés pa­ra los que tie­ne un efec­to re­la­jan­te, por lo que es me­jor ba­ñar­los por la no­che, an­tes de la úl­ti­ma toma. A otros los ac­ti­va; en es­te ca­so es me­jor ba­ñar­los por la ma­ña­na. En to­do ca­so, con­vie­ne te­ner una ru­ti­na fi­ja: ayu­da­rá a tu hi­jo a adop­tar un rit­mo de vi­da.

Así es el pa­so a pa­so

Me­te al be­bé en la ba­ñe­ri­ta po­co a po­co, pa­ra que no se asus­te. Man­ten­lo su­je­to con un bra­zo por de­ba­jo del cuer­po (su ca­be­za en tu an­te­bra­zo) y uti­li­za la otra mano pa­ra ir la­ván­do­le. Em­pie­za pa­san­do la es­pon­ja, con po­co ja­bón, por to­do el cuer­po y por las ex­tre­mi­da­des. Des­pués, con­ti­núa por los ge­ni­ta­les. De­ja pa­ra el fi­nal la ca­ra y la ca­be­za, el lu­gar por don­de pier­de más ca­lor (uti­li­za otra es­pon­ja pa­ra es­tas zo­nas).

Des­pués de ba­ñar­le... Al­go im­por­tan­te

No de­bes ol­vi­dar que pa­ra tu be­bé el ba­ño no es so­lo una cues­tión de hi­gie­ne. Es­ta ru­ti­na es tam­bién ideal pa­ra re­la­jar­le y pa­ra es­tre­char el víncu­lo que exis­te en­tre vo­so­tros. Pa­ra con­se­guir­lo es im­por­tan­te que apro­ve­ches el mo­men­to pa­ra ju­gar con él (aca­rí­cia­le nom­bran­do las par­tes de su cuer­po, haz­le cos­qui­llas sua­ves, dé­ja­le un mu­ñe­co de go­ma, écha­le cho­rri­tos de agua por en­ci­ma…). Y no ol­vi­des tam­po­co ha­blar­le y can­tar­le con ca­ri­ño. Se­rá, sin du­da, su me­jor mo­men­to del día. Sá­ca­le sin mo­vi­mien­tos brus­cos y túm­ba­lo so­bre el cam­bia­dor. Sé­ca­le muy bien em­pe­zan­do por la ca­be­za y ha­cien­do hin­ca­pié en los plie­gues de la piel. Pon­le cre­ma hi­dra­tan­te por to­do el cuer­po, apro­ve­chan­do pa­ra ha­cer­le un sua­ve ma­sa­je, y cre­ma de pa­ñal en los ge­ni­ta­les. Des­pués ya pue­des po­ner­le el pa­ñal y ves­tir­le pa­ra sa­lir o pa­ra dor­mir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.