Bron­quio­li­tis, qué ha­cer si el pe­que la co­ge

Es la in­fec­ción res­pi­ra­to­ria más fre­cuen­te en el be­bé. ¿Sa­bes cuá­les son las me­di­das bá­si­cas pa­ra pre­ve­nir su apa­ri­ción? ¿Y có­mo ac­tuar si tu pe­que­ño la pa­de­ce?

Crecer Feliz - - SUMARIO -

Si tu be­bé em­pie­za a to­ser y no me­jo­ra en unos días, aun­que no ten­ga fie­bre, es po­si­ble que su­fra bron­quio­li­tis, una in­fec­ción tí­pi­ca de los me­ses fríos (aun­que pue­de apa­re­cer en otras épo­cas, es muy fre­cuen­te des­de oc­tu­bre has­ta mar­zo), que afec­ta a las vías res­pi­ra­to­rias ba­jas (bron­quio­los) y ata­ca so­bre to­do a los me­no­res de dos años. “Los ni­ños más pro­pen­sos a su­frir­la son los más pe­que­ños, es­pe­cial­men­te los que es­tán en los pri­me­ros me­ses de vi­da que, ade­más, son los que pue­den te­ner una en­fer­me­dad más gra­ve. Tam­bién los que na­cie­ron pre­ma­tu­ros o los que pa­de­cen en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo car­dio­pa­tías o en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas o mus­cu­la­res”, co­men­ta el doc­tor Luis Mo­ral, pe­dia­tra y coor­di­na­dor del Gru­po de Tra­ba­jo de Aler­gia Res­pi­ra­to­ria y As­ma de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de In­mu­no­lo­gía Clí­ni­ca, Aler­go­lo­gía y As­ma Pe­diá­tri­ca.

Bus­ca un buen diag­nós­ti­co

La tos es el signo más fre­cuen­te de es­ta in­fec­ción, pe­ro pa­ra te­ner un diag­nós­ti­co co­rrec­to de­bes acu­dir al mé­di­co. Se­gún ex­pli­ca Luis Mo­ral, la bron­quio­li­tis “sue­le em­pe­zar co­mo un ca­ta­rro nor­mal, pe­ro en po­cos días sur­ge di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria, que en el ni­ño pe­que­ño se ma­ni­fies­ta por pér­di­da de ape­ti­to o di­fi­cul­tad pa­ra co­mer, irri­ta­bi­li­dad, de­cai­mien­to, pa­li­dez in­ten­sa, ale­teo de na­riz y mo­vi­mien­tos mar­ca­dos del tó­rax por el es­fuer­zo al res­pi­rar. Pue­de ha­ber fie­bre o no”. Una vez diag­nos­ti­ca­da la en­fer­me­dad, es muy im­por­tan­te que si­gas las pau­tas que te in­di­que el mé­di­co, que se­rán las que te con­ta­mos a con­ti­nua­ción. Y vi­gi­la los sín­to­mas: si ob­ser­vas que em­peo­ran o apa­re­cen otros que no es­ta­ban an­tes de ser diag­nos­ti­ca­do, co­mo fie­bre o vó­mi­tos, vuel­ve al mé­di­co.

Da­le de co­mer po­co y a me­nu­do

Cuan­do el ni­ño su­fre bron­quio­li­tis se mues­tra can­sa­do y le cues­ta mu­cho in­ge­rir na­da, por­que tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar e in­clu­so vo­mi­ta con fre­cuen­cia. Por eso es me­jor que le des pe­que­ñas can­ti­da­des de ali­men­to, pe­ro con más fre­cuen­cia. Si toma pe­cho, ofré­ce­se­lo a de­man­da. “Es me­jor que to­me una me­nor can­ti­dad que for­zar­le a que to­me más y lo vo­mi­te. Pue­de com­pen­sar­se la me-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.