Fa­mi­lias mind­ful­ness, hi­jos más fe­li­ces

¿Sa­bes que vi­vir en “mo­do mind­ful­ness” pue­de ser muy be­ne­fi­cio­so pa­ra ti, pe­ro tam­bién pa­ra tus hi­jos? Y lo bueno es que con­se­guir­lo es mu­cho más sen­ci­llo de lo que pien­sas. Ave­ri­gua có­mo ha­cer­lo.

Crecer Feliz - - SUMARIO -

Te des­cu­bres ha­cien­do ta­reas de for­ma au­to­má­ti­ca, lle­vas al ni­ño a la guar­de­ría sin ser cons­cien­te del tra­yec­to que has rea­li­za­do, res­pon­des a tu hi­jo mien­tras mi­ras el mó­vil o pien­sas en otra co­sa... ¿Te sien­tes re­fle­ja­da en al­guno de es­tos com­por­ta­mien­tos? Si es así, es im­por­tan­te que co­noz­cas cuan­to an­tes el mind­ful­ness, (que sig­ni­fi­ca al­go así co­mo “vi­vir con con­cien­cia ple­na”). Y no so­lo por ti, tam­bién por tus hi­jos, que pue­den be­ne­fi­ciar­se de es­ta te­ra­pia ba­sa­da en una an­ti­gua tra­di­ción bu­dis­ta.

Tiem­po de aten­ción ple­na pa­ra el ni­ño

Aun­que en ge­ne­ral un ni­ño vi­ve más en el pre­sen­te que un adul­to (pue­de te­ner una ra­bie­ta en un mo­men­to y es­tar ju­gan­do fe­liz­men­te al mi­nu­to si­guien­te), tu mo­do de vi­da y el de tu pa­re­ja afec­tan a tu hi­jo. Ade­más, el he­cho de que es­téis di­cién­do­le cons­tan­te­men­te lo que de­be ha­cer (vís­te­te, desa­yu­na rá­pi­do, ven aquí, ter­mi­na pron­to los de­be­res...), pue­de lle­var­le a una des­co­ne­xión con­si­go mis­mo. Por eso, es im­por­tan­te que apli­quéis el mind­ful­ness en fa­mi­lia.

Pe­ro, eso sí, an­tes de na­da re­cuer­da que la cla­ve esen­cial del mind­ful­ness con tu hi­jo es de­di­car­le tiem­po de aten­ción ple­na. Y que te­ner a mano el mó­vil du­ran­te es­te tiem­po es­tá re­ñi­do con ello. Pon­lo en “mo­do si­len­cio” y re­pri­me tu im­pul­so de ha­cer una lla­ma­da o con­sul­tar­lo en cuan­to el pe­que em­pie­za a ju­gar. Si lo ha­ces, de­ja­rá lo que es­té ha­cien­do y te re­cla­ma­rá, co­mo si tu­vie­ra un ra­dar que le in­di­ca­ra que no es­tás pres­tán­do­le aten­ción. Ade­más, tu men­te se dis­per­sa­rá y él lo no­ta­rá y se sen­ti­rá in­tran­qui­lo.

Del mis­mo mo­do, en la me­di­da de lo po­si­ble re­ser­va los queha­ce­res dia­rios pa­ra los mo­men­tos en los que el ni­ño es­té vien­do los di­bu­jos o dor­mi­do. Así vues­tro tiem­po jun­tos se­rá más sa­tis­fac­to­rio y ha­brá me­nos ro­ces.

Em­pie­za des­de que es be­bé

Sí, aun­que te pa­rez­ca men­ti­ra pue­des co­men­zar a apli­car la te­ra­pia mind­ful­ness en la vi­da dia­ria con tu hi­jo in­clu­so des­de sus pri­me­ros me­ses de vi­da. ¿Có­mo ha­cer­lo? Prac­ti­ca la me­di­ta­ción con él cuan­do es­té dor­mi­do. En­vuél­ve­lo en una man­ti­ta y sién­ta­te con él en el sue­lo, apo­yan­do tu es­pal­da con­tra una pa­red. Con­cén­tra­te en tu res­pi­ra­ción y en la su­ya. In­ten­ta no pen­sar en na­da; con­si­de­ra tus pen­sa­mien­tos co­mo nu­bes que pa­san de lar­go. “Suél­ta­los” y re­di­ri­ge tu aten­ción al mo­men­to pre­sen­te. Sen­tir tu cuer­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.