¡Quie­ro un her­ma­ni­to!

Crecer Feliz - - PSICOLOGÍA -

Los ni­ños sue­len desear un her­ma­ni­to por dos mo­ti­vos: por­que ven que en otras fa­mi­lias hay más ni­ños y les gus­ta ser co­mo los de­más, y por­que aso­cian al pe­que­ño con un com­pa­ñe­ro de jue­gos. De he­cho, mu­chos pa­dres se plan­tean la po­si­bi­li­dad de te­ner otro hi­jo pa­ra que el pri­mo­gé­ni­to ten­ga a al­guien con quien en­tre­te­ner­se. Pe­ro ojo, cuan­do tu hi­jo pi­de un her­ma­ni­to “por­que no tie­ne a na­die con quien ju­gar”, no de­bes ac­ce­der a sus de­seos sin más, por­que es po­si­ble que lue­go los pe­que­ños no se lle­ven bien. So­lo de­béis plan­tea­ros te­ner otro hi­jo si real­men­te lo deseáis por vo­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.