El doc­tor te lo ex­pli­ca fá­cil

Crecer Feliz - - EN RUTA -

”Cuan­do tu hi­jo va en un co­che ju­gan­do con al­go en sus ma­ni­tas, su vi­sión y su sis­te­ma pro­pio­cep­ti­vo le di­cen que no se mue­ve, ya que su en­torno vi­sual –el in­te­rior del co­che– no se mue­ve, ni se mue­ve su cuer­po, que per­ma­ne­ce sen­ta­do en su si­lli­ta… Sin em­bar­go, el oí­do in­terno de­tec­ta las ace­le­ra­cio­nes del co­che y le in­for­ma de lo con­tra­rio. En ese mo­men­to, su ce­re­bro bus­ca una ex­pe­rien­cia pre­via que le ayu­de a sa­ber có­mo ac­tuar e in­te­grar el con­flic­to. En ca­so de no en­con­trar es­ta ex­pe­rien­cia pre­via, su ce­re­bro no sa­be re­sol­ver la in­con­gruen­cia y apa­re­cen los sín­to­mas co­no­ci­dos del ma­reo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.