Náu­seas Apren­de a mi­ni­mi­zar­las

A me­nu­do acom­pa­ña­das de vó­mi­tos, son una de las do­len­cias más fre­cuen­tes du­ran­te la ges­ta­ción y uno de los pri­me­ros sín­to­mas de em­ba­ra­zo. Des­cu­bre por qué y có­mo ali­viar­las.

Crecer Feliz - - SALUD - Gemma Car­do­na Tex­to ase­so­ra­do por la doc­to­ra Inés Ol­mo, gi­ne­có­lo­ga y obs­te­tra de la Clí­ni­ca IVI Va­len­cia

Des­gra­cia­da­men­te, es di­fí­cil aho­rrár­se­las. Al­re­de­dor del 75 % de las mu­je­res su­fren las mo­les­tas náu­seas del em­ba­ra­zo. Eso sí, la in­ten­si­dad es muy va­ria­ble; a ve­ces son le­ves y pun­tua­les, y otras van acom­pa­ña­das de vó­mi­tos y ma­les­tar ge­ne­ral. Su ori­gen es mul­ti­fac­to­rial, pe­ro la ma­yor cul­pa­ble de que te sien­tas tan in­dis­pues­ta es la hor­mo­na del em­ba­ra­zo, lla­ma­da go­na­do­tro­pi­na co­rió­ni­ca (hCG). Es­ta hor­mo­na apa­re­ce du­ran­te la im­plan­ta­ción del em­brión y au­men­ta sus ni­ve­les du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas de em­ba­ra­zo hasta que lle­ga a su má­xi­mo en la se­ma­na 8-9 pa­ra, a par­tir de la 13, em­pe­zar a des­cen­der. Por eso la bue­na no­ti­cia es que es­ta do­len­cia tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad: me­nos del 20 % de em­ba­ra­za­das si­guen con ella pa­sa­da la se­ma­na 20 de em­ba­ra­zo. Ade­más, pue­des es­tar muy tran­qui­la, por­que tu be­bé no co­rre nin­gún pe­li­gro ni no­ta tu ma­les­tar.

La ac­ción de las hor­mo­nas

Si ya has te­ni­do náu­seas en un em­ba­ra­zo pre­vio, se­rás más pro­pen­sa a su­frir­las. Tam­bién si tu sis­te­ma di­ges­ti­vo es es­pe­cial­men­te sen­si­ble a las hor­mo­nas (por ejem­plo, si no­ta­bas mo­les­tias con la to­ma de an­ti­con­cep­ti­vos). Otra cau­sa de las náu­seas es la hor­mo­na pro­ges­te­ro­na, que au­men­ta sus ni­ve­les du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de ges­ta­ción. La pro­ges­te­ro­na re­la­ja las fi­bras mus­cu­la­res del in­tes­tino, en­len­te­cien­do el trán­si­to in­tes­ti­nal y, en con­se­cuen­cia, pro­du­cien­do sen­sa­ción de ma­les­tar, hin­cha­zón, re­flu­jo y a me­nu­do es­tre­ñi­mien­to. Otra cau­sa de la ac­ción hor­mo­nal es la ma­yor sen­si­bi­li­dad ol­fa­ti­va. Por eso es nor­mal que no­tes re­pul­sión ha­cia de­ter­mi­na­dos olo­res (y ali­men­tos) que an­tes ni per­ci­bías, y que eso em­peo­re las náu­seas. “Hay un con­jun­to de sín­to­mas di­ges­ti­vos re­la­cio­na­dos con las hor­mo­nas del em­ba­ra­zo. Las náu­seas son evi­den­tes, pe­ro tam­bién di­ges­tio­nes pe­sa­das, inape­ten­cia y aver­sión a cier­tos ali­men­tos”, ex­pli­ca Inés Ol­mo, gi­ne­có­lo­ga y obs­te­tra de la Clí­ni­ca IVI Va­len­cia.

¿Có­mo ali­viar­las?

El pri­mer pa­so pa­ra ali­viar las náu­seas es mo­di­fi­car un po­co tu die­ta.

Pla­nea cin­co co­mi­das al día. Aho­ra, lo ideal es evi­tar las co­mi­lo­nas. Mu­cho me­jor in­ges­tas más pe­que­ñas y se­gui­das. “In­ten­ta que no pa­sen más de tres ho­ras en­tre co­mi­das, aun­que sea so­lo pi­car al­go”, re­co­mien­da la doc­to­ra.

Las náu­seas son mu­cho más fre­cuen­tes por la ma­ña­na, por­que el cuer­po lle­va va­rias ho­ras sin co­mer y los ni­ve­les de azú­car es­tán ba­jos. Si te le­van­tas rá­pi­da­men­te, em­peo­ra­rás la sen­sa­ción. Un tru­co es de­jar al­gún ali­men­to (co­mo unas ga­lle­tas, fru­tos se­cos o tos­ta­das) en la me­si­ta de no­che y co­mer an­tes de le­van­tar­te. Lue­go, sal de la ca­ma po­co a po­co.

Evi­ta fri­tos, ali­men­tos muy gra­sos, sal­sas o es­pe­cies fuer­tes. No se tra­ta de eli­mi­nar­los al 100 %, pe­ro sí de fa­ci­li­tar la di­ges­tión en un mo­men­to en que es­ta se ve afec­ta­da por las hor­mo­nas. Al con­tra­rio que es­tos ali­men­tos

más pe­sa­dos, se sue­len to­le­rar muy bien los hi­dra­tos de car­bono co­mo el pan, pa­ta­ta, pas­ta o arroz her­vi­dos y la fru­ta fres­ca. La le­che pue­de pro­vo­car náu­seas, pe­ro sus de­ri­va­dos, co­mo los yo­gu­res na­tu­ra­les o el que­so fres­co, te sen­ta­rán de ma­ra­vi­lla. “En to­do ca­so, ve­rás co­mo po­co a po­co irás iden­ti­fi­can­do qué ali­men­tos te sien­tan peor y me­jor. No hay pro­ble­ma en se­guir un po­co tu ins­tin­to y, por unos días, co­mer lo que te ape­tez­ca”, ex­pli­ca la doc­to­ra.

Los lí­qui­dos pue­den pro­vo­car­te o em­peo­rar las náu­seas. Pa­ra evi­tar­lo, dis­mi­nu­ye su in­ges­ta du­ran­te las co­mi­das. Es me­jor be­ber po­co a po­co y en­tre ho­ras. Pe­ro no cai­gas en el error de dis­mi­nuir la can­ti­dad to­tal in­ge­ri­da, son muy ne­ce­sa­rios pa­ra el or­ga­nis­mo. Las be­bi­das ri­cas en azú­ca­res y elec­tro­li­tos (co­mo las de­por­ti­vas) y las frías y con gas, sue­len sen­tar me­jor.

Otros tru­cos más allá de la co­mi­da

Ba­ja un po­co el rit­mo. “Es bueno te­ner unas pau­tas de descanso des­pués de las co­mi­das”, di­ce la doc­to­ra Ol­mo. Sién­ta­te en un so­fá, lee un ra­to, es­cu­cha mú­si­ca... lo que te ape­tez­ca. Eso sí, no te acues­tes, por­que la po­si­ción ho­ri­zon­tal di­fi­cul­ta la di­ges­tión y fa­vo­re­ce el vó­mi­to.

Re­vi­sa si es­tás to­man­do al­gún com­ple­jo vi­ta­mí­ni­co que con­ten­ga hie­rro, por­que es­te com­po­nen­te tie­ne pro­ba­dos efec­tos se­cun­da­rios so­bre el apa­ra­to di­ges­ti­vo. Si es el ca­so, qui­zá sea ne­ce­sa­rio cam­biar­lo o es­pe­rar al se­gun­do tri­mes­tre pa­ra se­guir to­mán­do­lo.

Apuesta por el jen­gi­bre. Desde ha­ce un tiem­po se es­tá in­cor­po­ran­do la in­ges­ta de es­ta raíz en la prác­ti­ca ha­bi­tual mé­di­ca, por­que se ha com­pro­ba­do que tie­ne efec­tos po­si­ti­vos en los sín­to­mas di­ges­ti­vos del em­ba­ra­zo (no so­lo en el pri­mer tri­mes­tre). Ade­más, es un ex­ce­len­te an­ti­emé­ti­co na­tu­ral. Con­súl­ta­lo con tu obs­te­tra; hay com­pri­mi­dos de ex­trac­to de jen­gi­bre con vi­ta­mi­na B6 (tam­bién muy ade­cua­da con­tra las náu­seas).

Cuan­do es­tos tru­cos más na­tu­ra­les no fun­cio­nan, que­da la op­ción de re­ce­tar al­gún fár­ma­co com­pa­ti­ble con la ges­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.