Los mi­mos que ne­ce­si­ta tu piel du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Pier­nas, pe­cho, tri­pa... Sa­be­mos que el em­ba­ra­zo po­ne a prueba tu piel, pe­ro con los cui­da­dos ade­cua­dos y un plus de mi­mos, ¡es­ta­rás más ra­dian­te que nun­ca!

Crecer Feliz - - SUMARIO -

En el em­ba­ra­zo, tu cuer­po se ve so­me­ti­do a mu­chos cam­bios que tie­nen con­se­cuen­cias di­rec­tas so­bre tu piel. A la ho­ra de con­tra­rres­tar­las, no hay fór­mu­las má­gi­cas: se tra­ta de adop­tar una bue­na ru­ti­na de cui­da­dos que, ade­más, te per­mi­ti­rán re­cu­pe­rar­te mu­cho más rá­pi­do des­pués del parto. Pe­ro, ¿por dón­de em­pe­zar?

Zo­nas es­pe­cí­fi­cas

A la ho­ra de lucir pier­nas tie­nes la gran suer­te de que, du­ran­te la ges­ta­ción, el vello cre­ce a un rit­mo más len­to, y la de­pi­la­ción te du­ra­rá mu­cho más. Sin em­bar­go, tu piel se mues­tra más sen­si­ble y pro­pen­sa a reac­cio­nes ex­tra­ñas, por lo que de­bes te­ner cui­da­do con el mé­to­do que eli­jas. Las cre­mas, por ejem­plo, tie­nen un po­ten­cial reac­ti­vo y es me­jor que las pos­pon­gas hasta dos me­ses des­pués del parto. Tam­po­co te con­vie­ne re­cu­rrir a la fo­to­de­pi­la­ción ni em­plear ce­ra ca­lien­te, por­que fa­vo­re­ce la di­la­ta­ción de los ca­pi­la­res. Pe­ro si hay un ca­ba­llo de ba­ta­lla du­ran­te el em­ba­ra­zo, son las te­mi­das es­trías, que ace­chan desde el pri­mer mes de ges­ta­ción. La cla­ve es la pre­ven­ción: usa una cre­ma es­pe­cí­fi­ca dos ve­ces al día en tri­pa, pe­cho, bra­zos, mus­los ca­de­ra y glú­teos. Si ya han em­pe­za­do a apa­re­cer, pue­des dis­mi­nuir su co­lor y ta­ma­ño apli­can­do pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos. Los ma­sa­jes dia­rios con cre­mas son tam­bién cla­ves pa­ra man­te­ner a tono la zo­na del es­co­te, que de­bi­do a las va­ria­cio­nes de vo­lu­men, se ha­ce más pro­pen­so a la fla­ci­dez.

Hi­dra­ta­ción, la cla­ve

¿Te pi­ca la tri­pa? Es­te sín­to­ma tan co­mún –y un po­co mo­les­to– se lla­ma pru­ri­to ges­ta­cio­nal, y ocu­rre de­bi­do al es­ti­ra­mien­to al que es­tá so­me­ti­da la piel y al he­cho de que es­tá más se­ca por los cam­bios hor­mo­na­les. Así que, ¡vuél­ve­te lo­ca con la cre­ma hi­dra­tan­te! (me­jor con FPS). Ade­más, hi­dra­tar bien la piel es cla­ve pa­ra que las pier­nas no se hin­chen tan­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.