To­do lo que de­bes sa­ber so­bre el parto de la A a la Z.

Cuan­do lle­gue el mo­men­to, te sen­ti­rás exul­tan­te, pe­ro con mie­do y un po­co des­am­pa­ra­da... No te preo­cu­pes, to­das las mu­je­res se sien­ten así, in­clu­so las más va­lien­tes e in­for­ma­das. Pa­ra que no te pon­gas ner­vio­sa con los tér­mi­nos téc­ni­cos que oi­rás en el pa

Crecer Feliz - - SUMARIO - Tex­to re­vi­sa­do por Eva de la Igle­sia, gi­ne­có­lo­ga del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­ró­nsa­lud Ma­drid

La epi­sio­to­mía es ca­da vez una téc­ni­ca me­nos uti­li­za­da de for­ma ge­ne­ral. So­lo te la ha­cen en ca­sos muy con­cre­tos

A B

Bo­rra­mien­to. En el cue­llo ute­ri­no hay un con­duc­to cer­vi­cal que mi­de cua­tro cen­tí­me­tros. Cuan­do se acor­ta tan­to que es­tos cua­tro cen­tí­me­tros no se no­tan, se di­ce que el cue­llo ute­ri­no es­tá bo­rra­do: ¡se acer­ca la ho­ra del parto!

C

Ca­los­tro. Pre­cur­sor de la le­che ma­ter­na que con­tie­ne agua, pro­teí­nas, gra­sas, car­bohi­dra­tos e in­mu­no­glo­bu­li­na. Es de co­lor ama­ri­llen­to. Cuan­do naz­ca el be­bé, te lo pon­drán al pe­cho pa­ra que in­ten­te ma­mar es­te lí­qui­do tan be­ne­fi­cio­so pa­ra él y sus de­fen­sas.

Car­dio­to­có­gra­fo. Apa­ra­to que re­gis­tra el la­ti­do fe­tal y las con­trac­cio­nes ute­ri­nas. Te co­nec­tan a él con unos sen­so­res y, la ver­dad, pue­de lle­gar a ago­biar un po­co en el mo­men­to de las con­trac­cio­nes –es el mis­mo apa­ra­to con el que te han mo­ni­to­ri­za­do–.

Co­ro­na­ción. Cuan­do la ca­be­za del be­bé ya se ve por la aber­tu­ra va­gi­nal.

D

Des­pren­di­mien­to de pla­cen­ta. Cuan­do la pla­cen­ta se se­pa­ra de la pa­red del úte­ro an­tes o du­ran­te el parto. No es una bue­na no­ti­cia: en cuan­to lo de­tec­te el mé­di­co, ac­tua­rá rá­pi­da­men­te, y el parto pue­de ter­mi­nar en ce­sá­rea. Ocu­rre en uno de ca­da 120 em­ba­ra­zos.

Di­la­ta­ción. Aper­tu­ra del cue­llo del úte­ro pa­ra que el pe­que pa­se de es­te a la va­gi­na. Se mi­de en cen­tí­me­tros. El parto es­tá es­ta­ble­ci­do cuan­do di­la­tas tres cen­tí­me­tros, pe­ro tie­nes que lle­gar a los 10 pa­ra em­pu­jar.

Dou­la. Mu­jer que, si lo deseas, te acom­pa­ña en el parto pa­ra dar­te ayu­da emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca. No son per­so­nal sa­ni­ta­rio.

E

En­ca­ja­do. Quie­re de­cir que la ca­be­za del be­bé es­tá apo­ya­da en la pel­vis, en la po­si­ción co­rrec­ta pa­ra na­cer. Pue­de ocu­rrir an­tes –unos días an­tes de pa­rir– o du­ran­te el parto.

Epi­sio­to­mía. In­ci­sión que se rea­li­za en el pe­ri­né pa­ra fa­vo­re­cer la ex­pul­sión del fe­to y mi­ni­mi­zar los des­ga­rros gra­ves. La ten­den­cia es re­du­cir es­ta téc­ni­ca lo má­xi­mo po­si­ble y ha­cer­la so­lo de for­ma se­lec­ti­va. Tie­nes más po­si­bi­li­da­des de su­frir­la si eres ma­yor de 30 años y/o de­por­tis­ta.

Es­pal­da (parto de...). Parto en el que el do­lor se irra­dia ha­cia la es­pal­da y la sen­sa­ción do­lo­ro­sa es más di­fí­cil de con­tro­lar. En al­gu­nos lu­ga­res ali­vian el do­lor de la par­tu­rien­ta co­lo­can­do bol­sas de agua fría/ca­lien­te en la zo­na.

Es­pá­tu­las. Ins­tru­men­to que se uti­li­za pa­ra am­pliar el ca­nal del parto cuan­do la ca­be­za del be­bé, que es­tá bien si­tua­da, tie­ne pro­ble­mas pa­ra des­cen­der.

F

For­ceps. Pin­zas que se usan pa­ra guiar la ca­be­za del be­bé fue­ra del ca­nal del parto. ¿Se si­guen usan­do? Sí, cuan­do la ca­be­za del ni­ño no es­tá bien co­lo­ca­da pa­ra sa­lir o si es­tá muy en­ca­ja­da. Y en es­te ca­so es fre­cuen­te que te ha­gan una epi­sio­to­mía. FPP. Fe­cha pro­ba­ble de parto.

G

Gas de la ri­sa. En reali­dad es un anal­gé­si­co for­ma­do en un 50 % de óxi­do ni­tro­so y un 50 % de oxí­geno. En al­gu­nos paí­ses –Reino Uni­do, Sue­cia, Fin­lan­dia, Ca­na­dá...– lo usan pa­ra re­du­cir el do­lor de las con­trac­cio­nes. Se in­ha­la a tra­vés de una mas­ca­ri­lla ca­da vez que lo ne­ce­si­tas. En Es­pa­ña so­lo lo usan pa­ra el parto un 10 % de los hos­pi­ta­les.

H

Hi­per­to­nia ute­ri­na. Cuan­do des­pués de la con­trac­ción no se con­si­gue la re­la­ja­ción com­ple­ta del úte­ro. Pue­de ser pe­li­gro­so pa­ra el be­bé, pe­ro el gi­ne­có­lo­go la con­tro­la­rá con fár­ma­cos.

I

In­com­pa­ti­bi­li­dad por Rh. Si tu Rh san­guí­neo es ne­ga­ti­vo y el de tu be­bé es po­si­ti­vo, tu mé­di­co ya ha­brá to­ma­do me­di­das du­ran­te el em­ba­ra­zo con me­di­ca­ción pa­ra que es­to no sea un pro­ble­ma pa­ra nin­guno de los dos. Eso sí, pue­de que al na­cer, tu hi­jo pre­sen­te una co­lo­ra­ción al­go ama­ri­lla, pe­ro se so­lu­cio­na­rá en unos días.

In­duc­ción. Uso de me­di­ca­men­tos (nor­mal­men­te oxi­to­ci­na) pa­ra ablan­dar el cér­vix y es­ti­mu­lar el parto.

K

Ke­gel. Ape­lli­do del gi­ne­có­lo­go que ideó los ejer­ci­cios más efec­ti­vos pa­ra for­ta­le­cer el sue­lo pél­vi­co, y que te ayu­da­rán a for­ta­le­cer es­tos múscu­los de ca­ra al parto, así co­mo a evi­tar la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria de es­fuer­zo.

L

La­nu­go. Fi­na pe­lu­sa que re­cu­bre el cuer­po del ni­ño. Si tie­ne mu­cho no te asus­tes cuan­do te lo den, en un mes se le cae­rá.

M

Mi­cro­bio­ma pri­ma­rio. Son las pri­me­ras bac­te­rias con las que tu hi­jo en­tra en con­tac­to si el parto es va­gi­nal –real­men­te, son unas bac­te­rias que es­tán en tu va­gi­na–, y es­to es muy be­ne­fi­cio­so pa­ra él. Tan be­ne­fi­cio­so que la úl­ti­ma ten­den­cia en par­tos con­sis­te en trans­fe­rir las bac­te­rias va­gi­na­les de la ma­dre a los hi­jos na­ci­dos por ce­sá­rea fro­tán­do­les con una ga­sa im­preg­na­da en ellas.

N

Nal­gas (parto de...). Cuan­do el be­bé se aco­mo­da en cu­cli­llas den­tro del úte­ro de ma­ne­ra que, al na­cer, sus nal­gas, ro­di­llas o pies sa­len por el ca­nal va­gi­nal an­tes que la ca­be­za.

O

Oli­goam­nios. Te­ner po­co lí­qui­do am­nió­ti­co al­re­de­dor del be­bé. Sue­le ocu­rrir en em­ba­ra­zos a tér­mino. Pue­de ser una com­pli­ca­ción en el mo­men­to del parto, ya que au­men­ta el ries­go de com­pre­sión del cor­dón um­bi­li­cal y as­pi­ra­ción de me­co­nio es­pe­so (las pri­me­ras eva­cua­cio­nes in­tes­ti­na­les del be­bé).

Oxi­to­ci­na. Hor­mo­na na­tu­ral que es­ti­mu­la el úte­ro y ha­ce que se con­trai­ga. Pue­den po­ner­te oxi­to­ci­na ar­ti­fi­cial (go­teo de oxi­to­ci­na) si tus con­trac­cio­nes son muy len­tas o si quie­ren ade­lan­tar el parto.

La OMS ani­ma, si es po­si­ble, a dar la vuel­ta a los be­bés que es­tán mal co­lo­ca­dos an­tes del parto. Se lla­ma ver­sión ce­fá­li­ca ex­ter­na

P

Pla­cen­ta pre­via. Cuan­do la pla­cen­ta se desa­rro­lla cer­ca o cu­brien­do el cue­llo del úte­ro. Sue­le des­cu­brir­se an­tes del parto, así que tran­qui­la; eso sí, sue­le sig­ni­fi­car una ce­sá­rea. Pla­nos de Hod­ge. Pla­nos ima­gi­na­rios que tie­ne tu pel­vis y que los pro­fe­sio­na­les del parto con­tro­lan pa­ra sa­ber por dón­de va el be­bé. Pró­dro­mos. Pe­rio­do de an­tes del parto –a ve­ces, hasta días–, en el que ya hay con­trac­cio­nes pe­ro no son re­gu­la­res. Pro­lap­so de cor­dón. Es cuan­do el cor­dón um­bi­li­cal sa­le an­tes que el fe­to; es ra­ro, y sue­le aca­bar con una ce­sá­rea.

R

Rom­per aguas. Ro­tu­ra de la bol­sa am­nió­ti­ca con el sub­si­guien­te es­ca­pe de lí­qui­do am­nió­ti­co –no te asus­tes, sue­le ser bas­tan­te–. Pue­de su­ce­der de for­ma es­pon­tá­nea o bien que el obs­te­tra de­ci­da rom­per­la. Si el lí­qui­do es trans­pa­ren­te, to­do va bien; si es de co­lor os­cu­ro o san­gui­no­len­to, cui­da­do, has de ir al hos­pi­tal in­me­dia­ta­men­te.

S

Sa­lus. Pue­ri­cul­to­ras pri­va­das es­pe­cia­li­za­das que se ocu­pan del be­bé du­ran­te las pri­me­ras no­ches de vi­da, tras tu vuel­ta a ca­sa del hos­pi­tal. Dan se­gu­ri­dad a las nue­vas ma­más y fa­ci­li­tan que des­can­sen al ocu­par­se del be­bé. Al ser un ser­vi­cio noc­turno y es­pe­cia­li­za­do, sue­le re­sul­tar ca­ro. Sos­pe­cha de pér­di­da de bie­nes­tar fe­tal. Si se cree que al be­bé no le lle­ga su­fi­cien­te oxí­geno.

T

Ta­pón mu­co­so. Es un ta­pón ge­la­ti­no­so que lle­na la aper­tu­ra cer­vi­cal y ayu­da a man­te­ner las bac­te­rias fue­ra del úte­ro. Se rom­pe an­tes de dar a luz. La ma­yo­ría de las ve­ces no se no­ta, in­clu­so pue­de caer­se dos se­ma­nas an­tes del parto –se ve co­mo un flu­jo blan­que­cino den­so que pue­de ir man­cha­do li­ge­ra­men­te de san­gre–. Su ex­pul­sión es sín­to­ma de que el pre­par­to –y a ve­ces el parto– ha co­men­za­do.

Tra­ba­jo de parto. Em­pie­za con las con­trac­cio­nes y la di­la­ta­ción del cér­vix y ter­mi­na con la sa­li­da del be­bé y la ex­pul­sión de la pla­cen­ta.

Tu­mor de parto. A pe­sar del nom­bre es­can­da­lo­so, no hay na­da que te­mer, pues se tra­ta de un ede­ma o hin­cha­zón en el cue­ro ca­be­llu­do del fe­to o del re­cién na­ci­do. Se pro­du­ce por la pre­sión del úte­ro so­bre la ca­be­ci­ta del be­bé. Nor­mal­men­te des­apa­re­ce so­lo.

V

Ven­to­sas. Go­rro de suc­ción que ayu­da a na­cer al be­bé. Se pa­re­ce un po­co a un desatas­ca­dor de tu­be­rías, y pue­des ne­ce­si­tar una epi­sio­to­mía si tie­nen que usar­lo.

Ver­sión ce­fá­li­ca ex­ter­na (VCE). Téc­ni­ca –re­co­men­da­da por la OMS– pa­ra dar la vuel­ta ma­nual­men­te al be­bé que es­tá mal co­lo­ca­do y evi­tar así un parto de nal­gas o una ce­sá­rea. Se ha­ce an­tes de po­ner­te de parto, pe­ro des­pués de la se­ma­na 37 de em­ba­ra­zo.

Vuel­ta de cor­dón. Cuan­do el cor­dón um­bi­li­cal es de­ma­sia­do lar­go se pue­de en­ro­llar al­re­de­dor del fe­to con sus mo­vi­mien­tos. El 30 % de los ni­ños vie­nen al mun­do con al­gu­na vuel­ta de cor­dón; pe­ro la ma­yo­ría son flo­jas, so­lo el 1 % tie­ne vuel­tas de cor­dón pe­li­gro­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.