He­len Lin­des te cuen­ta sus se­cre­tos de ma­má a ma­má.

Lo tie­ne to­do: una pro­fe­sión que le en­can­ta, una pa­re­ja 10, un fí­si­co en­vi­dia­ble y, desde ha­ce un año, a Alan, el ni­ño de sus ojos.

Crecer Feliz - - SUMARIO -

Al prin­ci­pio, na­da más dar a luz, veía ca­si im­po­si­ble vol­ver a tra­ba­jar. So­bre to­do de­pen­dien­do tan­to de mi fí­si­co. Me cos­tó bas­tan­te vol­ver a sen­tir­me co­mo an­tes, pe­ro po­co a po­co lo he ido con­si­guien­do”, así de sin­ce­ra se de­cla­ra He­len, una fa­mo­sa que pa­só por un em­ba­ra­zo co­mo el de to­das: en­gor­dan­do y con un ham­bre vo­raz –na­da que ver con el de al­gu­nas afor­tu­na­das a las que ape­nas se les no­ta la ba­rri­gui­ta–. “In­ten­té se­guir ha­cien­do ejer­ci­cio hasta el fi­nal del em­ba­ra­zo, pe­ro los úl­ti­mos dos me­ses fue im­po­si­ble; pa­ra col­mo, el ape­ti­to se me abrió desde el prin­ci­pio, y en­ci­ma no tu­ve náu­seas ni vó­mi­tos, así que co­gí bas­tan­te pe­so... En ese mo­men­to no me preo­cu­pó por­que era lo que me pe­día el cuer­po y mi hi­jo na­ció más sano que una man­za­na”, re­co­no­ce la mo­de­lo. Lo com­pli­ca­do lle­gó lue­go: “He te­ni­do unos me­ses du­ros, pe­ro gra­cias a la fuer­za de vo­lun­tad, he con­se­gui­do vol­ver, no so­lo a mi pe­so ori­gi­nal, sino tam­bién a es­tar más en for­ma que nun­ca. Ser ma­dre me ha­ce que­rer ser me­jor per­so­na y sen­tir­me más fuer­te y sa­na, ¡y me ha ayu­da­do a or­ga­ni­zar­me me­jor! Gra­cias a es­to es­toy tra­ba­jan­do mu­cho más que an­tes”.

Un año muy in­ten­so

“Ha si­do un año de apren­di­za­je cons­tan­te, es di­fí­cil pe­ro hay al­go den­tro de ti que te im­pul­sa ca­da día y que te ayu­da a ven­cer ca­da obs­tácu­lo”, ex­pli­ca He­len, que aca­ba de sa­lir de ese año ho­rri­ble de no­ches sin pe­gar ojo “por­que Alan, hasta aho­ra, ha dor­mi­do fa­tal”. En su re­cién es­tre­na­do es­ta­do de ‘no ago­ta­mien­to per­pe­tuo’, He­len se atre­ve a dar es­tos con­se­jos pa­ra las ma­más re­cien­tes: “No ten­gas ver­güen­za de pe­dir ayu­da si la ne­ce­si­tas, los ami­gos y la fa­mi­lia es­tán ahí pa­ra eso. No te preo­cu­pes de lo que pien­sen los de­más, tú haz lo que creas que es me­jor pa­ra tu hi­jo, se­gu­ra­men­te es lo que real­men­te ne­ce­si­ta. Y bus­ca mo­men­tos pa­ra ti y tu pa­re­ja de vez en cuan­do; re­co­nec­tar es fun­da­men­tal pa­ra que los dos so­bre­vi­váis a es­ta ex­pe­rien­cia tan nue­va y lle­na de re­tos”, afir­ma.

Se preo­cu­pa por su piel y la de su hi­jo. Por eso le en­can­ta la lí­nea de Mus­te­la.

@he­len­lin­des­grif Mu­jer y ma­má en Ins­ta­gram de vez ”Bus­ca mo­men­tos pa­ra ti y tu pa­re­ja pa­ra en cuan­do; re­co­nec­tar es fun­da­men­tal que los dos so­bre­vi­váis a es­ta ex­pe­rien­cia tan nue­va y lle­na de re­tos”.

Usa los amo­ro­sos bo­dies de Cam­brass. “¡A Alan le sien­tan ge­nial!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.