Así se tra­tan las afec­cio­nes de la piel.

Aca­ri­ciar la piel de tu be­bé es una de las me­jo­res sen­sa­cio­nes que hay. Sua­ve y de­li­ca­da a par­tes igua­les, es es­pe­cial­men­te pro­pen­sa a su­frir cier­tos tras­tor­nos der­ma­to­ló­gi­cos. Y aquí te con­ta­mos al­gu­nos de los más co­mu­nes.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Gemma Car­do­na Tex­to ase­so­ra­do por Glo­ria Gar­na­cho, der­ma­tó­lo­ga pe­dia­tra de la AEDV

Pi­cor, ro­je­ces, sar­pu­lli­dos… La piel del be­bé es pro­pen­sa a su­frir al­te­ra­cio­nes co­mo es­tas de­bi­do, en gran me­di­da, a su pro­pia in­ma­du­rez. En sus pri­me­ros me­ses de vi­da, la epi­der­mis es aún muy de­li­ca­da y reac­cio­na de for­ma exa­ge­ra­da a cier­tos ele­men­tos. ¡Que no cun­da el pá­ni­co! Si bien es cier­to que pue­den asus­tar un po­co por­que re­sul­tan apa­ra­to­sas, la gran ma­yo­ría de las do­len­cias “son be­nig­nas y des­apa­re­cen de for­ma es­pon­tá­nea”, co­mo ex­pli­ca la doc­to­ra Glo­ria Gar­na­cho, der­ma­tó­lo­ga pe­dia­tra de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV). De to­das for­mas, con­sul­ta cual­quier du­da con el pe­dia­tra. “Lo más im­por­tan­te es ob­ser­var la con­duc­ta del ni­ño. Que es­té ner­vio­so o re­cha­ce co­mer, por ejem­plo, pue­den ser sig­nos de que la do­len­cia no cur­sa bien o que hay al­gu­na in­fec­ción”, ex­pli­ca la doc­to­ra.

Der­ma­ti­tis ató­pi­ca

Es la pa­to­lo­gía más co­mún. Afec­ta al­re­de­dor del 10% de los ni­ños, “aun­que ve­mos que la in­ci­den­cia va en au­men­to”, ex­pli­ca la der­ma­tó­lo­ga. Es­te tras­torno pro­vo­ca una piel ex­tre­ma­da­men­te se­ca, que se deses­ca­ma con más fre­cuen­cia de lo nor­mal y que ex­pe­ri­men­ta la apa­ri­ción de ec­ce­mas de for­ma pe­rió­di­ca y en lu­ga­res con­cre­tos. En los lac­tan­tes se lo­ca­li­zan en me­ji­llas, men­tón y ex­tre­mi­da­des; a par­tir de los tres años, se ex­tien­den a las fle­xio­nes de bra­zos y de­trás de las ro­di­llas. Pe­ro el prin­ci­pal sín­to­ma de es­te tras­torno es un fuer­te pi­cor. Tan­to es así, que la doc­to­ra acla­ra que “si no hay pru­ri­to, no es der­ma­ti­tis ató­pi­ca”. El pi­cor in­ten­so pro­vo­ca que los ni­ños se ras­quen in­sis­ten­te­men­te y pue­dan lle­gar a ha­cer­se he­ri­das. Las mo­les­tias sue­len au­men­tar por la no­che, por lo que a me­nu­do los ni­ños no duer­men bien y al día si­guien­te es­tán can­sa­dos e irri­ta­bles.

Lo ha­bi­tual es que la der­ma­ti­tis ató­pi­ca sur­ja en torno a los dos años, pe­ro tam­bién pue­de afec­tar a lac­tan­tes. Es­tá cau­sa­da por una al­te­ra­ción de la ba­rre­ra cu­tá­nea y un dé­fi­cit de cier­tas pro­teí­nas de la piel que la de­jan un tan­to des­pro­te­gi­da an­te el me­dio am­bien­te. Por eso tam­bién son pie­les más ex­pues­tas a in­fec­cio­nes (es muy tí­pi­co con­traer mo­lus­cos, por ejem­plo). Ade­más hay una pre­dis­po­si­ción fa­mi­liar a la ato­pia, y no so­lo der­ma­to­ló­gi­ca; pue­de tra­tar­se de an­te­ce­den­tes en for­ma de ri­ni­tis alér­gi­ca o as­ma bron­quial. La der­ma­ti­tis vie­ne de­fi­ni­da por bro­tes. Es de­cir, que al­ter­na eta­pas de fuer­te in­ci­den­cia con otras de cier­ta tran­qui­li­dad. Los bro­tes se des­en­ca­de­nan por fal­ta de hi­dra­ta­ción, al­gu­na en­fer­me­dad que ha­ya con­traí­do el pe­que­ño y que le de­je más ex­pues­to, los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y un cli­ma frío y se­co.

¿Qué ha­cer?

Hay una se­rie de me­di­das bá­si­cas que de­ben se­guir to­dos los ni­ños con der­ma­ti­tis. Bá­ña­le con un gel sin de­ter­gen­te y aplí­ca­le des­pués una hi­dra­tan­te ade­cua­da (ex­cep­to si hay un bro­te im­por­tan­te y la piel es­tá muy ro­ja, por­que la em­peo­ra­ría). Evi­ta el ca­lor se­co.

En lac­tan­tes, la ma­yo­ría de tras­tor­nos cu­tá­neos son be­nig­nos y tran­si­to­rios

La der­ma­ti­tis ató­pi­ca se ca­rac­te­ri­za por pi­cor in­ten­so, se­que­dad y le­sio­nes cu­tá­neas

Si en ca­sa te­néis ca­le­fac­ción, un buen tru­co es po­ner un re­ci­pien­te con agua en su ha­bi­ta­ción pa­ra que ha­ya más hu­me­dad. Vís­te­le con ro­pa de al­go­dón, te­ji­dos sua­ves y que trans­pi­ren bien. Des­pués, hay tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da ca­so. Los más ha­bi­tua­les son los tó­pi­cos con cor­ti­coi­des y los an­ti­his­ta­mí­ni­cos. Si los ec­ce­mas se in­fec­tan, en oca­sio­nes hay que ad­mi­nis­trar an­ti­bió­ti­cos. Es­ta der­ma­ti­tis sue­le me­jo­rar con la edad e in­clu­so lle­gar a des­apa­re­cer to­tal­men­te. Pe­ro es im­por­tan­te tra­tar la afec­ción de for­ma efi­caz y pre­coz, por­que si no, pue­de de­ri­var en otras do­len­cias co­mo el as­ma bron­quial.

Otras der­ma­ti­tis

Hay dos der­ma­ti­tis muy fre­cuen­tes que res­pon­den, otra vez, a la ex­tre­ma sen­si­bi­li­dad de la epi­der­mis del be­bé. Una es la der­ma­ti­tis irri­ta­ti­va por frío. Apa­re­cen unos eri­te­mas o in­clu­so des­ca­ma­cio­nes en me­ji­llas y men­tón. “Asus­ta un po­co, pe­ro es sim­ple­men­te una reac­ción al frío. No re­quie­re nin­gún tra­ta­mien­to, sim­ple­men­te hi­dra­tar las me­ji­llas y pro­te­ger­las me­jor (con una bu­fan­da o si­mi­lar)”, acla­ra la der­ma­tó­lo­ga. Tam­bién es tí­pi­co que sur­jan ec­ce­mas a cau­sa de achu­cho­nes, ro­ces o de be­sos de al­guien con bar­ba. Nor­mal­men­te en 24 ho­ras ba­ja la ro­jez y que­da un po­co de des­ca­ma­ción. Otra es la der­ma­ti­tis “del pa­ñal”, así lla­ma­da por­que sur­ge en esa zo­na por el efec­to irri­ta­ti­vo del pa­ñal en con­tac­to con he­ces, ori­na y hu­me­dad. La piel se in­fla­ma y en­ro­je­ce, y aca­ban sa­lien­do sar­pu­lli­dos. Pa­ra pre­ve­nir­la, cam­bia el pa­ñal a me­nu­do y apli­ca una cre­ma de pas­ta al agua hi­dro­so­lu­ble des­pués de la lim­pie­za, así con­se­gui­rás hi­dra­tar y per­mea­bi­li­zar la zo­na. No abu­ses de las toa­lli­tas, una ga­si­ta hú­me­da es ideal. Tam­po­co es ne­ce­sa­rio la­var con agua y ja­bón al be­bé en ca­da cam­bio, eso pue­de aca­bar es­co­cien­do la piel. Si ya tie­ne al­gún sar­pu­lli­do, pul­ve­ri­za la zo­na con agua ter­mal, ve­rás có­mo le cal­ma.

Su­da­mi­na

Los be­bés aún no con­tro­lan co­rrec­ta­men­te su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y les cues­ta to­le­rar bien las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Cuan­do tie­nen ca­lor y su­dan mu­cho, a ve­ces las glán­du­las su­do­rí­pa­ras se obs­tru­yen cau­san­do pri­me­ro una in­fla­ma­ción y pos­te­rior­men­te erup­cio­nes pru­ri­gi­no­sas en las zo­nas don­de se acu­mu­la más su­dor, co­mo las me­ji­llas, la es­pal­da, de­trás de los bra­zos o cer­ca del pa­ñal. Es­ta afec­ción, lla­ma­da su­da­mi­na, es muy tí­pi­ca en be­bés de hasta un año. Pa­ra evi­tar­la, no le abri­gues ex­ce­si­va­men­te y eli­ge ro­pa hol­ga­da y que trans­pi­re bien. Si le apli­cas cre­ma hi­dra­tan­te, pro­cu­ra que no sea muy un­tuo­sa, por­que fa­vo­re­ce la fal­ta de trans­pi­ra­ción. Si el be­bé ya tie­ne el sar­pu­lli­do, re­frés­ca­le con una du­cha o aplí­ca­le lo­ción de ca­la­mi­na pa­ra cal­mar el pi­cor. En 24-48 ho­ras de­be­ría des­apa­re­cer la erup­ción. Si per­sis­te, qui­zás ha­ya in­fec­ción, con­sul­ta al pe­dia­tra.

Cues­tión de an­dró­ge­nos

El ac­né neo­na­tal son unos gra­ni­tos ro­jos, a ve­ces con pus, lo­ca­li­za­dos en me­ji­llas y fren­te (al­go pa­re­ci­do al ac­né ado­les­cen­te). Afec­ta hasta el 20% de los lac­tan­tes y es más fre­cuen­te en ni­ños. Es­tá cau­sa­do por los an­dró­ge­nos que le pa­sa la ma­dre al be­bé. No sue­le du­rar más de uno o dos me­ses (a

ve­ces se alar­ga si el ni­ño es­tá ali­men­ta­do con lac­tan­cia ma­ter­na) y nor­mal­men­te se re­suel­ve de for­ma es­pon­tá­nea, así que no de­be preo­cu­par­te. Otro tras­torno cau­sa­do por la es­ti­mu­la­ción an­dro­gé­ni­ca de la ma­dre es la hi­per­pla­sia se­bá­cea. Son unas pe­que­ñas le­sio­nes blan­co ama­ri­llen­tas que sue­len apa­re­cer en las me­ji­llas y na­riz. Es bas­tan­te fre­cuen­te, y no tie­ne nin­gu­na im­por­tan­cia. In­vo­lu­cio­na en se­ma­nas.

Im­pé­ti­go

Es una in­fec­ción bac­te­ria­na de la piel que tie­ne su má­xi­ma in­ci­den­cia en­tre los 2 y 6 años del ni­ño. Ocu­rre cuan­do un ras­gu­ño o pi­ca­du­ra se in­fec­ta, dan­do pa­so a pe­que­ñas lla­gas ro­ji­zas con pus que, al ca­bo de al­gu­nos días, se abren for­man­do am­po­llas o cos­tras ama­ri­llas. Se tra­ta con an­ti­bió­ti­cos y re­mi­te a los po­cos días, pe­ro hay que ex­tre­mar el cui­da­do, por­que es muy con­ta­gio­so.

Ur­ti­ca­rias

Son un tan­to apa­ra­to­sas, por­que apa­re­cen de for­ma brus­ca. La piel se in­fla­ma y sur­gen ha­bo­nes o ron­chas con pi­cor. En ni­ños pe­que­ños la prin­ci­pal cau­sa son in­fec­cio­nes ví­ri­cas o bac­te­ria­nas, reac­cio­nes a fár­ma­cos o, en me­nor me­di­da, aler­gias. Se tra­tan con an­ti­his­ta­mí­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.