¡De­ja que se man­che! Es bueno pa­ra su sa­lud.

Si ver a tu hi­jo des­cal­zo o con las ma­nos su­cias ha­ce sal­tar tus alar­mas… ¡Cal­ma! Los mi­cro­bios no son si­nó­ni­mo de en­fer­me­dad; de he­cho, pue­den ayu­dar a su desa­rro­llo in­mu­no­ló­gi­co.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Tex­to ase­so­ra­do y re­vi­sa­do por la doc­to­ra Con­chi­ta Pérez-Jorge Pe­re­march, mi­cro­bió­lo­ga del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz

Nun­ca te has pre­gun­ta­do por qué los ni­ños de paí­ses en vías de desa­rro­llo, que cre­cen so­los o al cui­da­do de otros ni­ños, re­bo­zán­do­se en la su­cie­dad de ba­rrios no muy lim­pios, tie­nen me­nos aler­gias que los oc­ci­den­ta­les? La ra­zón: ellos es­tán en con­tac­to con to­do ti­po de an­tí­ge­nos (sus­tan­cias que des­en­ca­de­nan la for­ma­ción de an­ti­cuer­pos); nues­tros peques, no. Ha­ce 150 años que sa­be­mos que los mi­cro­bios son ca­pa­ces de cau­sar in­fec­cio­nes; desde ese mo­men­to, nues­tra ob­se­sión ha si­do ma­tar­los y evi­tar que nues­tros hi­jos es­tén ex­pues­tos a ellos. El pro­ble­ma es que no es tan sim­ple: hay bac­te­rias ‘ma­las’ cau­san­tes de in­fec­cio­nes y en­fer­me­da­des co­mo la neu­mo­nía, pe­ro otras co­mo las bi­fi­do­bac­te­rias o los lac­to­ba­ci­los, son be­ne­fi­cio­sas pa­ra nues­tra sa­lud.

¿Ob­se­sión por la hi­gie­ne?

Los ex­per­tos ca­na­dien­ses B. Brett Fin­lay y Ma­rie-Clai­re Arrie­ta, au­to­res del li­bro

Let Them Eat Dirt (‘Dé­ja­les co­mer su­cie­dad’), afir­man que “es­tar ex­pues­tos desde pe­que­ños al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de mi­cro­bios, ha­ce que nues­tros hi­jos crez­can más sa­nos y en­fer­men me­nos”. Se­gún ellos, “la ob­se­sión por la hi­gie­ne es­tá sa­bo­tean­do nues­tra sa­lud”. Una pos­tu­ra que pue­de pa­re­cer ra­di­cal, pe­ro que no lo es tan­to: “En el si­glo XXI la es­te­ri­li­za­ción de los uten­si­lios del be­bé ya no es una prác­ti­ca tan es­tric­ta co­mo an­tes. Pa­ra la lim­pie­za de co­sas del be­bé, por ejem­plo, los ex­per­tos re­co­mien­dan un la­va­do con agua y ja­bón, con eso es su­fi­cien­te. La cien­cia avan­za y las re­co­men­da­cio­nes cam­bian”, re­co­no­ce la doc­to­ra Con­chi­ta Pérez-Jorge Pe­re­march, mi­cro­bió­lo­ga y ad­jun­ta del Ser­vi­cio de Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz. Si un ni­ño no es­tá ex­pues­to a de­ter­mi­na­dos mi­cro­bios, su sis­te­ma in­mu­ne siem­pre se­rá in­ma­du­ro.

Bue­nas cos­tum­bres

No ocu­rre siem­pre, pe­ro los críos que cre­cen de­ma­sia­do pro­te­gi­dos de bac­te­rias tie­nen sis­te­mas in­mu­no­ló­gi­cos que no sa­ben có­mo res­pon­der cuan­do se en­cuen­tran al­gún mi­cro­or­ga­nis­mo por pri­me­ra vez, lo que les ha­ce más pro­cli­ves a desa­rro­llar en­fer­me­da­des co­mo la der­ma­ti­tis, el as­ma y otras afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias. “La mi­cro­bio­ta (con­jun­to de mi­cro­bios que vi­ven en el in­tes­tino hu­mano) jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el desa­rro­llo de cier­tas aler­gias, de la obe­si­dad y del as­ma, por lo tan­to, fa­vo­re­cer su bio­di­ver­si­dad es­ti­mu­la­rá la ma­du­rez del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. El con­tac­to con bac­te­rias ade­cua­das fa­vo­re­ce una res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria to­le­ran­te, no ge­ne­ran­do una ac­ti­vi­dad in­mu­no­ló­gi­ca co­mo la que se des­en­ca­de­na con las aler­gias y las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes co­mo la ce­lia­quía”, se­ña­la la mi­cro­bió­lo­ga. Vis­to lo vis­to, fue­ra pa­ra­noias: pa­ra con­se­guir un ni­vel de hi­gie­ne ra­zo­na­ble y fa­vo­re­cer la in­mu­ni­dad, a los pa­dres les to­ca ser más per­mi­si­vos con la su­cie­dad. La cla­ve es no per­der de vis­ta tres pi­la­res bá­si­cos: Cui­dar la die­ta del be­bé y la lac­tan­cia. “La die­ta es uno de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes en la ma­du­ra­ción del mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal, so­bre to­do du­ran­te los dos pri­me­ros años de

vi­da”, ex­pli­ca la doc­to­ra Pérez-Jorge; por eso, en­tre otros mo­ti­vos, es tan im­por­tan­te la lac­tan­cia ma­ter­na, ya que ha­ce más ri­co el mi­cro­bio­ma del be­bé.

La­var­se las ma­nos. Con agua y ja­bón me­jor que con lim­pia­do­res hi­gie­ni­zan­tes o toa­lli­tas. Hay que ha­cer­lo al lle­gar del par­que, des­pués de que ha­gan sus ne­ce­si­da­des –si van so­li­tos al ba­ño–, an­tes de co­mer y des­pués de to­car un ani­mal.

¡Te­ner suer­te en el parto! Si no es por ce­sá­rea, lo­gra­rás que los pri­me­ros mi­cro­or­ga­nis­mos con los que to­ma­rá con­tac­to tu hi­jo sean los de tu va­gi­na. “Es­ta ex­po­si­ción, se­gún úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes, es im­por­tan­te pa­ra que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co del re­cién na­ci­do ma­du­re an­tes y me­jor”, afir­ma la doc­to­ra Pérez-Jorge.

Una cier­ta ex­po­si­ción a los mi­cro­bios es ne­ce­sa­ria pa­ra el desa­rro­llo in­mu­ni­ta­rio de los ni­ños

Así que, aho­ra que lle­ga el buen tiem­po, no te lle­ves las ma­nos a la ca­be­za si ves a un ni­ño des­cal­zo en un jar­dín o en el par­que. Es más, ¡aníma­te a que tu hi­jo vi­va esa ex­pe­rien­cia! Mi­ra al­re­de­dor, y tu sen­ti­do co­mún te di­rá lo que es me­jor pa­ra tu be­bé. “Más allá de los as­pec­tos cul­tu­ra­les –no es lo mis­mo una zo­na de jue­gos en la ciu­dad que en un am­bien­te ru­ral– ,cuan­do un ni­ño es­tá ju­gan­do en el par­que pue­de ha­cer­se pe­que­ñas le­sio­nes en la piel, al­te­ran­do de es­ta ma­ne­ra una de las prin­ci­pa­les ba­rre­ras de de­fen­sa del or­ga­nis­mo”, se­ña­la la mi­cro­bió­lo­ga. Así que, con sen­ti­do co­mún y un po­co de va­len­tía, tú de­ci­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.