Mi­cro­cui­da­dos bá­si­cos pa­ra el re­cién na­ci­do.

Los ni­ños vie­nen sin ma­nual de ins­truc­cio­nes y al prin­ci­pio es nor­mal que to­do pue­da ago­biar­te y preo­cu­par­te. ¿Un con­se­jo? ¡Tó­ma­te­lo con cal­ma!

Crecer Feliz - - SUMARIO - Tex­to re­vi­sa­do por Lau­ra Pau­le, coor­di­na­do­ra de hos­pi­ta­li­za­ción de Pe­dia­tría del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­ró­nsa­lud Ma­drid

1 El cu­li­to, lim­pio y se­co

En sus pri­me­ros me­ses de vi­da, lo fre­cuen­te es cam­biar el pa­ñal en ca­da to­ma, tras ca­da de­po­si­ción y siem­pre que lo en­cuen­tres hú­me­do. De­bes es­co­ger los pa­ña­les más ab­sor­ben­tes y sua­ves, pa­ra evi­tar irri­ta­cio­nes. Cuan­do se los qui­tes, lim­pia bien la zo­na; pa­ra ello, lo me­jor es ele­gir una es­pon­ja na­tu­ral y agua tem­pla­da o, en su de­fec­to, unas toa­lli­tas hu­me­de­ci­das es­pe­cí­fi­cas pa­ra be­bés. ¡Na­da de ja­bo­nes que pue­dan irri­tar­le! Lim­pia el área ge­ni­tal siem­pre de de­lan­te ha­cia atrás, te­nien­do cui­da­do con los plie­gues. Sé­ca­le bien la zo­na, sin pre­sio­nar ni fro­tar, y si fue­ra ne­ce­sa­rio, aplí­ca­le una cre­mi­ta pa­ra pre­ve­nir la der­ma­ti­tis del pa­ñal. ¡Y no pier­das de vis­ta a tu be­be, pues pue­de mo­ver­se y caer­se de for­ma ac­ci­den­tal! Apro­ve­cha es­te mo­men­to ín­ti­mo pa­ra ju­gar con él y dar­le mu­chos mi­mi­tos.

2 El cor­dón, vi­gi­la­do

¿Có­mo se lo cu­ro? ¿Le do­le­rá? No te ago­bies por­que es muy sen­ci­llo. Siem­pre de­be es­tar lim­pio y muy se­co. Haz­lo ca­da vez que le ba­ñes. Pre­via­men­te lá­va­te las ma­nos y usa un po­co de ja­bón neu­tro o sue­ro fi­sio­ló­gi­co. ¿Có­mo lo ha­ce­mos? Es muy sen­ci­llo: lím­pia­le de la ba­se del cor­dón ha­cia la pin­za muy sua­ve­men­te. Se­ca con una ga­sa y lo de­jas un ra­to al ai­re an­tes de po­ner­le el pa­ñal y ves­tir­le. No es ne­ce­sa­rio de­jar la ga­sa pues­ta. Eso sí, si du­ran­te el día ob­ser­vas que se en­su­cia, vuel­ve a lim­piar­lo. Es muy im­por­tan­te que vi­gi­les sig­nos de en­ro­je­ci­mien­to, se­cre­ción, mal olor... Si apa­re­cen, acu­de rá­pi­do a tu pe­dia­tra.

3 Las uñas, cor­tas y asea­das

Las uñas de los be­bés son es­pe­cial­men­te frá­gi­les y que­bra­di­zas pe­ro, aun así, ¡hay que cor­tár­se­las! Pro­cu­ra que en la ha­bi­ta­ción don­de va­yas a ha­cer­lo ha­ya su­fi­cien­te luz y que el be­bé es­té tran­qui­lo; por eso pue­des apro­ve­char cuan­do es­té dor­mi­do o des­pués del ba­ño, que sus uñas es­tán más blan­di­tas y, ade­más, él es­tá más re­la­ja­do. Lo más im­por­tan­te: usar unas ti­je­ras con pun­ta re­don­dea­da. Cór­ta­se­las en lí­nea rec­ta y nun­ca a ras de la car­ne pa­ra no ha­cer­le da­ño. ¡Áni­mo, que no te dé mie­do!

4 ¿Qué es la cos­tra lác­tea?

Su pe­lo no ne­ce­si­ta un cui­da­do es­pe­cial. Des­pués de asear­le con una es­pon­ja hu­me­de­ci­da, des­en­re­da su pe­li­to con un ce­pi­llo de cer­das sua­ves, le en­can­ta­rá. Si ob­ser­vas que a tu be­bé le han sa­li­do unas cos­tras de as­pec­to blan­que­cino o ama­ri­llen­to en el cue­ro ca­be­llu­do, fren­te, ce­jas, o in­clu­so en la ca­ra, tran­qui­la, es la fa­mo­sa cos­tra lác­tea. Se tra­ta de una der­ma­ti­tis se­bo­rrei­ca del lac­tan­te que sue­le ocu­rrir por una so­bres­ti­mu­la­ción de las glán­du­las se­bá­ceas. ¡No te preo­cu­pes, no pi­ca! Apro­ve­cha el ba­ño y lá­va­le la zo­na con un ja­bón neu­tro; pi­de con­se­jo a tu pe­dia­tra y nun­ca tra­tes de arran­cár­se­la, ¡se cae so­la!

5Aun­que ¿Le doy el chu­pe?

el te­ma es con­tro­ver­ti­do y las opi­nio­nes di­ver­sas, du­ran­te el pri­mer año es nor­mal su uso y de­pen­den­cia (cu­bre sus ne­ce­si­da­des de suc­ción, le ayu­da a cal­mar sus mo­les­tias en la den­ti­ción, le obli­ga a res­pi­rar por la na­riz...). Re­cuer­da que an­tes del pri­mer uso, de­bes es­te­ri­li­zar­lo y, co­mo ade­más lo uti­li­zan mu­cho, con­vie­ne re­no­var­lo ca­da tres me­ses o si pre­sen­ta al­gún de­te­rio­ro, cam­bio de co­lor, olor... Pe­ro ¡cui­da­do!, el uso del chu­pe­te de­be ir re­du­cién­do­se hasta que lo de­je de­fi­ni­ti­va­men­te. ¡Tie­nes hasta los tres años pa­ra lo­grar­lo!

6 Tem­pe­ra­tu­ra ideal en ca­sa

Aun­que los re­cién na­ci­dos tie­nen la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra que un adul­to, son mu­cho más sen­si­bles al frío y al ca­lor. Por eso, cuan­do es­té en ca­sa, no de­be­rás abri­gar­lo en ex­ce­so, per­mi­tien­do que le dé la luz so­lar in­di­rec­ta. Ade­más, la ha­bi­ta­ción del be­bé de­be es­tar bien ven­ti­la­da, sien­do re­co­men­da­ble una tem­pe­ra­tu­ra en­tre 20-22 ºC, evi­tan­do cam­bios brus­cos, que no le sien­tan bien. Tam­bién es im­por­tan­te que evi­tes los rui­dos que pue­dan ser mo­les­tos pa­ra tu be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.