Lle­gó el mo­men­to…

Crecer Feliz - - SALUD -

La ten­den­cia en lac­tan­tes es dar el pe­cho mien­tras el pro­fe­sio­nal le po­ne la va­cu­na, así es­ta­rá más tran­qui­lo. Si tie­ne me­nos de tres años, ten­lo co­gi­do en po­si­ción ver­ti­cal, se tran­qui­li­za­rá. Le pon­drán la va­cu­na en el mus­lo si es be­bé, o en el bra­zo cuan­do ha­bla­mos de ni­ños de más edad.

Ten­lo cla­ro: tú te sen­ti­rás mal. Si pu­die­ran, to­dos los pa­pás y ma­más se cam­bia­rían por sus hi­jos en es­te mo­men­to. Pe­ro son ellos los que tie­nen que in­mu­ni­zar­se, no los adul­tos. Así que, de­ja de sen­tir­te cul­pa­ble, por­que es­tás ha­cien­do lo me­jor pa­ra tu hi­jo y pa­ra to­dos los de­más –in­clui­dos sus her­ma­nos, com­pa­ñe­ros de guar­de...–.

Así se con­sue­la a un be­bé. Con pe­cho, agua, bra­ci­tos, abra­zos... y, so­bre to­do, con­ser­van­do la cal­ma y la son­ri­sa.

Y a un ni­ño... Los abra­zos, la son­ri­sa y tu tran­qui­li­dad son aún más im­por­tan­tes. Ade­más, ayu­da mu­cho que jus­to an­tes de po­nér­se­la le di­gas que va a re­ci­bir unos cro­mos, un mu­ñe­qui­to... cual­quier pe­que­ño de­ta­lle que des­víe su aten­ción del pin­cha­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.