Ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble

El ex­ce­so de estrógenos pue­de en­fer­mar­nos. Pe­ro es al­go que po­de­mos evi­tar con una die­ta que re­gu­la la enzima que ac­ti­va su pro­duc­ción.

Cuerpo Mente - - CONTENT - MARTINA FE­RRER, die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta

Con­tro­la los estrógenos

La enzima aro­ma­ta­sa sir­ve a nues­tro or­ga­nis­mo, tan­to en los hom­bres co­mo en las mu­je­res, pa­ra fa­bri­car los estrógenos (hor­mo­nas se­xua­les es­te­roi­deas) a par­tir de las hor­mo­nas mas­cu­li­nas an­dros­te­ne­dio­na y tes­tos­te­ro­na. Dón­de se en­cuen­tra. Es­ta enzima se ha­lla en el hi­po­tá­la­mo, y tam­bién en cé­lu­las del hí­ga­do, piel, glán­du­las su­pra­rre­na­les, ma­mas, hue­sos, ova­rios y en­do­me­trio, en cé­lu­las de los tes­tícu­los y pla­cen­ta, en el tejido can­ce­ro­so ma­ma­rio y en las cé­lu­las de gra­sa (los adi­po­ci­tos).

De más o de me­nos. Si la ac­ti­vi­dad de es­ta enzima se ve ace­le­ra­da por un ex­ce­so de pe­so o por un po­li­mor­fis­mo del gen CYP19A, fa­bri

ca­mos estrógenos en ex­ce­so, lo que se re­la­cio­na con cán­ce­res de ma­ma, en­do­me­trio, prós­ta­ta, co­lon u ova­rio. Y si pro­du­ci­mos me­nos, con pár­kin­son, os­teo­po­ro­sis o de­men­cias.

IN­DI­CA­DO­RES

Me­nar­quía pre­coz. Es­te po­li­mor­fis­mo pue­den te­ner­lo, por ejem­plo, las ni­ñas que mens­trúan an­tes de los on­ce años: la ele­va­da ac­ti­vi­dad de la aro­ma­ta­sa ha fa­bri­ca­do de­ma­sia­dos estrógenos y ha cau­sa­do una lle­ga­da pre­coz de la me­nar­quía. Víncu­lo con la inflamació­n. El ex­ce­so de estrógenos fa­vo­re­ce, asi­mis­mo, la for­ma­ción de PGE2, una pros­ta­glan­di­na con ac­ti­vi­dad proin­fla­ma­to­ria que cau­sa ce­fa­leas, do­lo­res cró­ni­cos y una ma­yor ac­ti­vi­dad

de la aro­ma­ta­sa, lo que a su vez pro­du­ce más estrógenos, en­tran­do así en un círcu­lo vi­cio­so que evi­den­cia que la for­ma­ción ex­ce­si­va de estrógenos es­tá li­ga­da a la inf la­ma­ción. Víncu­lo con el so­bre­pe­so. El ex­ce­so de pe­so tam­bién ace­le­ra la ac­ti­vi­dad de es­ta enzima, ya que hay más can­ti­dad de tejido adi­po­so y es más fá­cil pro­du­cir estrógenos. Sin em­bar­go, se ha com­pro­ba­do que si una per­so­na con so­bre­pe­so rea­li­za una ac­ti­vi­dad f ísi­ca y con­tro­la su pe­so, la ac­ti­vi­dad de la enzima pro­duc­to­ra de estrógenos dis­mi­nu­ye.

EX­CE­SO DE GLU­CO­SA

El rol de la in­su­li­na. Otro fac­tor que au­men­ta la ac­ti­vi­dad de es­ta enzima es la in­su­li­na en san­gre. Cuan­do comemos al­go ri­co en azú­car o tri­go, au­men­ta el ni­vel de glu­co­sa. En­ton­ces nues­tro pán­creas se­cre­ta in­su­li­na pa­ra que la glu­co­sa pue­da en­trar en las cé­lu­las y la pue­dan uti­li­zar co­mo com­bus­ti­ble pa­ra pro­du­cir ener­gía. Pe­ro si hay un ex­ce­so, es­ta glu­co­sa se al­ma­ce­na en for­ma de gra­sa (en los adi­po­ci­tos) gra­cias a la in­su­li­na. Subidas de azú­car. Siem­pre que la in­su­li­na es­tá al­ta, el cuer­po en­vía la se­ñal pa­ra que la aro­ma­ta­sa fa­bri­que estrógenos, de ma­ne­ra que, a lo lar­go del día, si no cui­da­mos nues­tra ali­men­ta­ción, se pro­du­cen di­fe­ren­tes subidas de azú­car en san­gre se­gui­das de subidas de in­su­li­na, que ac­ti­va la aro­ma­ta­sa y es­ta, la pro­duc­ción de estrógenos.

EL HÍ­GA­DO, FUN­DA­MEN­TAL Sa­tu­ra­ción. Si man­te­ne­mos la in­su­li­na al­ta de ma­ne­ra ha­bi­tual, si el cuer­po fa­bri­ca estrógenos con­ti­nua­men­te, y si el hí­ga­do no pue­de eli­mi­nar es­te ex­ce­so por so­bre­sa­tu­ra­ción, ten­dre­mos pro­ble­mas. Al­ter­na­ti­vas. La bue­na no­ti­cia es que, una vez sa­be­mos que te­ne­mos los estrógenos ele­va­dos, po­de­mos in­ter­ve­nir de una for­ma muy sen­ci­lla, con cam­bios en la ali­men­ta­ción e in­cor­po­ran­do la ac­ti­vi­dad f ísi­ca en nues­tro día a día. Estrógenos exó­ge­nos. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que los estrógenos en­dó­ge­nos no son los úni­cos. Hay otros (exó­ge­nos) que pro­ce­den de cier­tos ali­men­tos y de los dis­rup­to­res en­do­cri­nos que ac­túan co­mo estrógenos en el or­ga­nis­mo (bis­fe­noal A de los plás­ti­cos, pa­ra­be­nos o fta­la­tos de la cos­mé­ti­ca, el tef lón…). Me­ti­la­ción he­pá­ti­ca. Por es­ta ra­zón es ne­ce­sa­rio cui­dar nues­tro hí­ga­do, y en es­pe­cial la me­ti­la­ción, una de las vías de eli­mi­na­ción de hor­mo­nas y tó­xi­cos de la se­gun­da fa­se de la de­to­xi­fi­ca­ción he­pá­ti­ca.

¿Me­ti­lo mal? Si en una ana­lí­ti­ca de san­gre hay unos ni­ve­les de ho­mo­cis­teí­na por en­ci­ma de 12 mmol/l po­de­mos de­du­cir que la vía de la me­ti­la­ción es­tá en­len­te­ci­da o so­bre­car­ga­da. Si eres una per­so­na con un ca­rác­ter per­fec­cio­nis­ta, au­to­exi­gen­te, pla­ni­fi­ca­do­ra, ob­se­si­va, y por la no­che aprie­tas los dien­tes mien­tras duer­mes, tie­nes una pis­ta: se­gu­ra­men­te me­ti­las len­ta­men­te. Ami­gos del hí­ga­do. Nu­trien­tes co­mo las vi­ta­mi­nas B2, B6, B9 y B12, el mag­ne­sio, el ami­noá­ci­do me­tio­ni­na, y com­pues­tos co­mo la co­li­na y el inosi­tol, son im­pres­cin­di­bles pa­ra una co­rrec­ta me­ti­la­ción. Los en­con­tra­mos en re­mo­la­chas, crucíferas (co­les), le­gum­bres, agua­ca­te, algas, plá­tano, dá­ti­les, ajo, ce­rea­les in­te­gra­les, pes­ca­do azul, ye­ma de hue­vo, fr utos se­cos y es­pi­na­cas, en­tre otros ali­men­tos. Fue­ra tó­xi­cos. Y ade­más, pa­ra ayu­dar al hí­ga­do a me­ti­lar me­jor es ne­ce­sa­rio eli­mi­nar el ca­fé y evi­tar la ex­po­si­ción a los tó­xi­cos am­bien­ta­les (plás­ti­cos, cos­mé­ti­ca…).

ESTRÓGENOS Y EN­DO­ME­TRIO­SIS Inflamació­n cró­ni­ca. La en­do­me­trio­sis es una en­fer­me­dad en as­cen­so en las mu­je­res y es­tá con­si­de­ra­da hoy una en­fer­me­dad sis­té­mi­ca con inflamació­n cró­ni­ca. Es­to úl­ti­mo es el víncu­lo con los estrógenos: co­mo sa­be­mos, su ex­ce­so fa­vo­re­ce la for­ma­ción de las pros­ta­glan­di­nas proinf la­ma­to­rias PGE2. Cau­sas. La en­do­me­trio­sis su­ce­de cuan­do hay tejido en­do­me­trial fue­ra de la pa­red que re­cu­bre el úte­ro. Una de sus cau­sas es el «san­gra­do re­tró­gra­do»: par­te de la mens­trua­ción pa­sa a la ca­vi­dad ab­do­mi­nal y las cé­lu­las del en­do­me­trio sa­len a otras zo­nas de la pel­vis, a los ova­rios, trom­pas de Fa­lo­pio, ve­ji­ga… Es­tan­ca­mien­to. Es­te tejido fue­ra del en­do­me­trio res­pon­de a los estrógenos y la pro­ges­te­ro­na, pe­ro al no ser eli­mi­na­do con el san­gra­do mens­trual, se es­tan­ca y pro­du­ce una res­pues­ta in­fla­ma­to­ria.

La die­ta ayu­da. Una ali­men­ta­ción li­bre de glu­ten, azú­car y tó­xi­cos, con gra­sas sa­lu­da­bles y fi­bra (ver­du­ras y hor­ta­li­zas), y con ali­men­tos con ac­ción an­ti­inf la­ma­to­ria, re­sul­ta muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra las mu­je­res que pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad.

EN LA ME­NO­PAU­SIA Cam­bios fí­si­cos. En la me­no­pau­sia, los ova­rios de las mu­je­res de­jan de pro­du­cir estrógenos, lo que aca­rrea dis­mi­nu­ción del de­seo se­xual, se­que­dad de piel y mu­co­sas, so­fo­cos e in­som­nio, pro­ble­mas de vi­sión, os­teo­po­ro­sis o au­men­to del colesterol.

¿Te­ra­pia hormonal? Pa­ra ali­viar los sín­to­mas de la me­no­pau­sia, se re­co­mien­da a ve­ces la te­ra­pia hormonal sus­ti­tu­ti­va (THS), pe­ro si la ac­ti­vi­dad de la aro­ma­ta­sa es ele­va­da, no es acon­se­ja­ble por­que pue­den au­men­tar de­ma­sia­do los ni­ve­les de estrógenos y te­ner con­se­cuen­cias si se eli­mi­nan mal a tra­vés del hí­ga­do o exis­te de­ma­sia­da ex­po­si­ción a dis­rup­to­res en­do­cri­nos. Fi­toes­tró­ge­nos. Pa­ra sa­ber si la THS nos pue­de be­ne­fi­ciar, con­vie­ne ha­cer­se un es­tu­dio ge­né­ti­co. Y, mien­tras, po­de­mos in­tro­du­cir en la die­ta fi­tos­tró­ge­nos, po­li­fe­no­les de ori­gen ve­ge­tal con cier­ta ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca. Ali­men­tos co­mo el ku­zu, sé­sa­mo, le­gum­bres, lino, ver­du­ras crucíferas o uva pue­den me­jo­rar las con­se­cuen­cias de la me­no­pau­sia.

Las fru­tas del bos­que con­tie­nen po­ten­tes an­ti­oxi­dan­tes.

Las plan­tas con s fi­toes­tró­geno ayu­dan­du­ran­te la me­no­pau­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.