«HAY QUE LI­MI­TAR LAS RA­DIA­CIO­NES QUE RE­CI­BI­MOS»

Cuerpo Mente - - INFORME - Ce­fe­rino Maes­tu Di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Bioe­lec­tro­mag­ne­tis­mo del Cen­tro de Tec­no­lo­gía Bio­mé­di­ca en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid. Re­fe­ren­cia: bit.ly/Es­tu­dioMaes­tu

Ce­fe­rino Maes­tú ase­gu­ra que nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra las nue­vas al­tas fre­cuen­cias a las que se so­me­te­rá a la po­bla­ción y, aun­que va­ya re­pa­ran­do da­ños, «co­men­za­rá a fun­cio­nar mal si no po­ne­mos aho­ra los lí­mi­tes».

–¿So­mos cons­cien­tes del in­cre­men­to de ra­dia­ción que su­fri­re­mos con la 5G?

–No, aun­que de mo­men­to el 5G ocu­pa­rá la ban­da 700 MHz, que era de la TDT, y las ac­tua­les del GSM de 900 Mhz y 1800 MHz, in­te­gra­rá otras ma­yo­res co­mo la 25GHz, 40 GHz y 80 GHz. Por eso es im­por­tan­te con­tar con una in­for­ma­ción do­si­mé­tri­ca per­so­nal so­bre la can­ti­dad de ra­dia­ción que re­ci­bi­mos y re­ci­bi­re­mos a lo lar­go del día.

–Es­tá ul­ti­man­do un dis­po­si­ti­vo pa­ra me­dir­la, ¿cuál es su ob­je­ti­vo?

–Ayu­dar a cons­truir una his­to­ria do­si­mé­tri­ca per­so­nal pa­ra re­gis­trar la ra­dia­ción de wi­fis o mó­vi­les que va­mos ab­sor­bien­do en ca­da lu­gar. Es­to es útil pa­ra bus­car el ori­gen de al­gu­nas en­fer­me­da­des. Ade­más quien tie­ne hi­per­sen­si­bi­li­dad elec­tro­mag­né­ti­ca (EHS) ne­ce­si­ta con­tro­lar­la.

–Us­ted pi­de que se re­duz­ca el ni­vel me­dio de ex­po­si­ción. –Sí, hay que lo­grar un con­sen­so pa­ra re­du­cir al má­xi­mo las ta­sas me­dias de ra­dia­ción de la po­bla­ción, que no son igua­les en to­dos los mu­ni­ci­pios de Es­pa­ña y, re­gu­lar sus má­xi­mos sin que es­to afec­te a la co­ber­tu­ra. No­so­tros he­mos es­ta­ble­ci­do el lí­mi­te de pre­cau­ción en 0,1 μW/ cm², pe­ro es­te lí­mi­te se mul­ti­pli­ca­rá por mu­chos mi­les con la 5G.

–Re­cien­te­men­te ha pu­bli­ca­do un es­tu­dio so­bre los efec­tos en las cé­lu­las de la ex­po­si­ción a campos elec­tro­mag­né­ti­cos con di­fe­ren­tes do­sis de tiem­po. ¿Qué ha des­cu­bier­to?

–El ar­tícu­lo de­mues­tra que hay un cam­bio muy gran­de en­tre ex­po­ner y no ex­po­ner cé­lu­las du­ran­te un de­ter­mi­na­do tiem­po. Ex­pu­si­mos las cé­lu­las a 2,5 GHz, que es la fre­cuen­cia de emi­sión en las re­des wi­fi, du­ran­te 15 mi­nu­tos y 3, 6, 9, 15, 21 y 28 ho­ras pa­ra ver si ha­bía cam­bios en­tre ellas. En­tre otras co­sas, vi­mos que a par­tir de las 21 ho­ras de ex­po­si­ción hu­bo un 71% de re­duc­ción en la via­bi­li­dad de los fi­bro­blas­tos [cé­lu­las que sos­tie­nen los te­ji­dos]. Por eso es tan im­por­tan­te re­du­cir la can­ti­dad de tiem­po que re­ci­bi­mos las ra­dia­cio­nes de an­te­nas, mó­vi­les y rou­ters.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.