Es­ce­nas LA MÚ­SI­CA NU­TRE LA VI­DA

Cuerpo Mente - - TERAPIAS NATURALES -

¿Qué apor­ta la mu­si­co­te­ra­pia a ca­da per­so­na y a la co­mu­ni­dad? Te des­cri­bi­mos es­ce­nas que res­pon­den a es­ta pre­gun­ta.

• En una reunión con mu­je­res em­ba­ra­za­das, se com­po­ne una can­ción de bien­ve­ni­da pa­ra el be­bé y se aca­ba con un «ba­ño so­no­ro» que co­nec­ta con los so­ni­dos in­tra­ute­ri­nos que es­cu­cha el be­bé.

• En es­cue­las, la im­pro­vi­sa­ción vo­cal e ins­tru­men­tal re­fuer­za apren­di­za­jes y la ex­pre­sión emo­cio­nal de los ni­ños con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

• La mú­si­ca con­tri­bu­ye al diá­lo­go, dis­fru­te y es­pe­ran­za de personas pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes paí­ses, idio­mas dis­tin­tos y si­tua­cio­nes vi­ta­les in­ten­sas.

• Can­tar en un co­ro o par­ti­ci­par en un círcu­lo de per­cu­sión.

• Crear es­pa­cios sen­si­bles pa­ra aco­ger a personas mal­tra­ta­das.

• En­cuen­tros con el per­so­nal sa­ni­ta­rio y los fa­mi­lia­res de pa­cien­tes pa­ra crear equi­po, ex­pre­sar­se y cui­dar al cui­da­dor.

• En un do­mi­ci­lio, un adul­to pa­sa por un mo­men­to de­li­ca­do, ne­ce­si­ta re­co­nec­tar con el sig­ni­fi­ca­do de su vi­da y se­guir ade­lan­te. Sien­te, es­cri­be, com­po­ne, can­ta.

• Can­tar nues­tros nom­bres y can­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas con personas ma­yo­res, aso­cián­do­las a mo­men­tos vi­ta­les y se­res que­ri­dos.

• Sin­cro­ni­zar me­lo­días con la res­pi­ra­ción de un pa­cien­te pa­ra tras­cen­der el su­fri­mien­to y vi­vir mo­men­tos fi­na­les de paz en una uni­dad de cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.