Vi­vir Cuer­po­men­te

Bra­va­na­riz re­co­lec­ta las plan­tas aro­má­ti­cas que dan ca­rác­ter al Em­por­dà más sil­ves­tre y des­ti­la su esen­cia pa­ra crear per­fu­mes 100% na­tu­ra­les. Tam­bién pro­po­ne pa­seos ol­fa­ti­vos.

Cuerpo Mente - - CONTENT - ER­NES­TO CO­LLA­DO BRA­VA­NA­RIZ Pon­tós (Gi­ro­na) www.bra­va­na­riz.com www.ins­ta­gram.com/bra­va­na­riz/

Bra­va­na­riz, esen­cias na­tu­ra­les

Un nue­vo gol­pe de ti­món. Lle­va­ba tiem­po bus­can­do un cam­bio, un gi­ro que die­ra un nue­vo rum­bo a mi vi­da. No sé ha­cer na­da sin po­ner­le pa­sión. Igual que en su mo­men­to me enamo­ré de las ar­tes es­cé­ni­cas (yo es­tu­dia­ba ve­te­ri­na­ria) un buen día co­men­cé a des­ena­mo­rar­me. En­ton­ces me diag­nos­ti­ca­ron una ra­ra en­fer­me­dad neu­ro­nal lla­ma­da fan­tos­mia (o alu­ci­na­cio­nes ol­fa­ti­vas). Mi ce­re­bro in­ven­ta­ba olo­res que no exis­tían. En con­cre­to, uno que se im­po­nía a to­dos los de­más y que per­ci­bía en to­do mo­men­to y lu­gar. Ejer­ci­cios ol­fa­ti­vos. Aque­lla li­mi­ta­ción me hi­zo ser cons­cien­te de la im­por­tan­cia del ol­fa­to en nues­tra per­cep­ción de la reali­dad. Mi neu­ró­lo­go me re­co­men­dó ha­cer ol­fac­cio­nes dia­rias pa­ra en­tre­nar

mi ló­bu­lo ol­fa­ti­vo y apren­der a se­pa­rar la alu­ci­na­ción de la reali­dad. Vi­vien­do en el cam­po y sien­do un apa­sio­na­do de la na­tu­ra­le­za y las plan­tas, em­pe­cé por lo que te­nía más cer­ca: el pai­sa­je am­pur­da­nés.

EL OLOR DE LOS PA­SEOS Un pe­que­ño alam­bi­que. Te­nía la ne­ce­si­dad de sa­ber que los de­más olían lo mis­mo que yo. Que­ría cons­ta­tar que el olor de mis pa­seos y de los pai­sa­jes que ama­ba y que me ha­cían tan­to bien, eran reales y no una alu­ci­na­ción. Así que de­ci­dí cap­tu­rar­los. Destilar su esen­cia pa­ra com­par­tir­la des­pués con personas cer­ca­nas. Com­pré un pe­que­ño alam­bi­que y co­men­cé a ha­cer des­ti­la­cio­nes. Bus­qué to­da la bi­blio­gra­fía que pu­de y leí so­bre ca­mi­nos neu­ro­na­les, mo­lé­cu­las ol­fa­ti­vas y

acei­tes esen­cia­les, pe­ro tam­bién so­bre geo­lo­gía, neu­ro­bio­lo­gía y bo­tá­ni­ca. Fren­te a mí se abría un mun­do fas­ci­nan­te y de­ci­dí se­guir mi ol­fa­to. Nie­to de per­fu­mis­ta. Mi abue­lo fue un im­por­tan­te quí­mi­co per­fu­mis­ta. Tra­ba­jó pa­ra mar­cas im­por­tan­tes del país (My­rur­gia, Dan­na, Lu­ca de Te­na) y creó best se­llers co­mo la co­lo­nia Sim­pa­tía o la lí­nea de to­ca­dor Ma­ja. Mon­tó un la­bo­ra­to­rio de des­ti­la­ción y rec­ti­fi­ca­ción de acei­tes esen­cia­les na­tu­ra­les. De­fen­dió has­ta el fi­nal la pu­re­za y su­pe­rio­ri­dad de es­tas esen­cias, pe­ro na­da po­día pa­rar ya la en­tra­da de una nue­va for­ma de ha­cer per­fu­mes. Una na­riz ex­cén­tri­ca. De re­pen­te, en uno de mis pa­seos ol­fa­ti­vos, lo vi cla­ro. Eran mu­chas las co­sas que se con­ju­ga­ban: mi pa­sa­do fa­mi­liar, mi fas­ci­na­ción por los pai­sa­jes, las plan­tas y el en­torno, mi ex­cén­tri­ca na­riz. El cam­bio que tan­to an­he­la­ba lo te­nía en las na­ri­ces (nun­ca me­jor di­cho). Pe­ro cap­tu­rar la esen­cia aro­má­ti­ca del pai­sa­je, re­co­lec­tan­do plan­tas de for­ma sil­ves­tre pa­ra pro­du­cir y ven­der per­fu­mes 100% na­tu­ra­les plan­tea­ba una du­da, pa­ra mí, vi­tal: ¿Có­mo ha­cer­lo sin afec­tar al equi­li­brio na­tu­ral del en­torno? Pro­te­ger el eco­sis­te­ma. Pa­ra ello con­tac­té con San­dra Sau­ra Mas, una repu­tada bió­lo­ga am­bien­tó­lo­ga vin­cu­la­da a la crea­ción de par­ques na­tu­ra­les de la zo­na. Con ella di­se­ña­mos un pro­to­co­lo de re­co­lec­ción sos­te­ni­ble úni­co en Es­pa­ña, que nos sir­ve de guía y que mo­ni­to­ri­za nues­tras ac­cio­nes, año tras año, pa­ra so­pe­sar y co­rre­gir, si es ne­ce­sa­rio, nues­tro im­pac­to en el en­torno.

"SMELLING WILD"

El sen­ti­do más pri­mi­ti­vo. Que­re­mos ayu­dar a re­co­nec­tar con nues­tro en­torno de una for­ma mu­cho más ins­tin­ti­va, au­tén­ti­ca y ani­mal. Nues­tras fra­gan­cias no son di­fe­ren­tes. Sim­ple­men­te son otra co­sa. Otra for­ma de vi­vir la ex­pe­rien­cia ol­fa­ti­va. Uti­li­za­mos el ol­fa­to co­mo vehícu­lo por­que es el sen­ti­do más pri­mi­ti­vo, el que nos co­nec­ta con nues­tra na­tu­ra­le­za más ani­mal e ins­tin­ti­va. Bus­ca­mos una per­cep­ción más com­ple­ta y au­tén­ti­ca de nues­tro en­torno. Pe­ro tam­bién una ma­yor con­cien­cia de nues­tra per­so­na­li­dad ol­fa­ti­va. In­ci­tar a la ac­ción. El le­ma que apa­re­ce en nues­tro lo­go re­za smelling wild. Fun­cio­na en dos sen­ti­dos: oler sal­va­je y oler sal­va­je­men­te. Es­ta do­ble in­ter­pre­ta­ción no es for­tui­ta y asu­me tan­to un re­co­no­ci­mien­to co

mo una de­ci­sión que quie­re ini­ci­tar a la ac­ción.

De­jar­se atra­ve­sar. El pai­sa­je no se per­ci­be so­lo con la vis­ta. To­dos los sen­ti­dos im­por­tan y el ol­fa­to, por su enor­me po­der evo­ca­dor y emo­ti­vo, jue­ga un pa­pel mu­cho más re­le­van­te de lo que pen­sa­mos. No se tra­ta tan so­lo de atra­ve­sar el pai­sa­je sino de de­jar­se atra­ve­sar por él. De­jar­se afec­tar y trans­for­mar. Ser pai­sa­je. Es lo que pro­po­ne­mos con nues­tros pro­duc­tos y ex­pe­rien­cias. Mez­clar­se con el en­torno, di­sol­ver­se en él. Por­que so­mos Na­tu­ra­le­za, aun­que ha­ga­mos lo po­si­ble por ol­vi­dar­lo.

Com­par­tir fas­ci­na­ción. Las ho­ras que paso re­co­lec­tan­do en el cam­po me ha­cen sen­tir muy afor­tu­na­do. El reino ve­ge­tal no de­ja de sor­pren­der­me. Bra­va­na­riz es un in­ten­to de com­par­tir esa fas­ci­na­ción. Esa for­ma de mi­rar y per­ci­bir. De sen­tir.

Un pa­seo di­fe­ren­te. Los Off Road Ex­pe­rien­ces son nues­tra for­ma de in­vi­tar a des­cu­brir la ver­dad del proyecto. En ellos, apar­te de apren­der so­bre las plan­tas y sus pro­pie­da­des y de des­cu­brir al­gu­nos de los rin­co­nes na­tu­ra­les más sal­va­jes y her­mo­sos del Alt Em­por­dà, se re­co­lec­ta las plan­tas y se co­no­ce de pri­me­ra mano los mé­to­dos tra­di­cio­na­les de ob­ten­ción de acei­tes esen­cia­les. Fra­gan­cias vi­vas. Los acei­tes esen­cia­les na­tu­ra­les no en­ga­ñan, y apun­tan di­rec­tos a la emo­ción y el es­ta­do aními­co. Cuan­do rea­li­za­mos nues­tras cap­tu­ras ol­fa­ti­vas, las fra­gan­cias es­tán vi­vas y en mo­vi­mien­to. Así las man­te­ne­mos en la bo­te­lla. Sien­tan bien por­que te trans­for­man y se trans­for­man. In­ter­ac­túan con tu olor per­so­nal y evo­lu­cio­nan con­ti­go. Res­pi­ran con­ti­go. Y tú res­pi­ras un pe­da­zo del mun­do con ellas. Nues­tros per­fu­mes no es­tán he­chos tan­to pa­ra se­du­cir a los de­más, co­mo pa­ra re­con­quis­tar­se a uno mis­mo.

Las fra­gan­cias de Bra­va­na­riz tra­du­cen ol­fa­ti­va­men­te el al­ma de los pai­sa­jes am­pur­da­ne­ses.

Al f i n a ld l de l lo s pa s e os, s e e ntre­ga u n fra sco con l a fra ga n ci a de l a s pl a nt a s re co­le ct a da s.

La pro­duc­ción es li­mi­ta­da, no se rea­li­za nin­gún ti­po de pru e ba en a ni ma le s y las ins­ta­la­cio­nes fu ncio­na n con ener­gías re n o va b l e s.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.