Cuer­po sano

Da­te un res­pi­ro siem­pre que pue­das y dis­fru­ta con es­tos ejer­ci­cios: tu es­pal­da ga­na­rá fle­xi­bi­li­dad, se­re­na­rás tu men­te y te sen­ti­rás mu­cho me­jor.

Cuerpo Mente - - CONTENT - ALE­JAN­DRA VIDAL, pro­fe­so­ra de yo­ga

Es­tí­ra­te en ple­na na­tu­ra­le­za

En la ciu­dad es­ta­mos ex­pues­tos a un ex­ce­so de es­tí­mu­los que nos ale­jan de no­so­tros mis­mos y del mo­men­to pre­sen­te. Na­da me­jor en esos ca­sos que re­fu­giar­nos en lu­ga­res don­de pre­do­mi­ne la cal­ma pa­ra que nues­tro or­ga­nis­mo des­can­se y se re­nue­ve cuan­to ne­ce­si­ta. Re­sér­va­le un tiem­po. En cual­quier es­ta­ción del año nos be­ne­fi­cia­mos de ha­cer ejer­ci­cio al ai­re li­bre –du­ran­te las va­ca­cio­nes, es­ca­pa­das de fin de se­ma­na oun­píc­nic de me­dio­día–por­que es una fuen­te de equi­li­brio fí­si­co, men­tal y emo­cio­nal.

VIVIFICARS­E AL AI­RE LI­BRE De buen hu­mor. Es­ti­rar­te fren­te al mar, co­mo te pro­po­ne­mos en es­te ar­tícu­lo, o dar­te un pa­seo por un par­que, son for­mas de re­du­cir el es­trés y me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo. Ex­po­ner­nos a la luz del sol nos pro­por­cio­na vi­ta­mi­na D, esen­cial pa­ra asi­mi­lar el cal­cio en los hue­sos, y nos po­ne de buen hu­mor. Y es que el con­tac­to del sol en la piel ha­ce que pro­duz­ca­mos en­dor­fi­nas que ha­cen sen­tir bien e, in­clu­so, au­men­tan el de­seo se­xual. Me­nos es­trés. Pa­sar tiem­po en la na­tu­ra­le­za, por tan­to, nos cal­ma y re­du­ce el es­trés con el que vi­vi­mos, lo que tie­ne un efec­to muy po­si­ti­vo so­bre nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Un es­tu­dio rea­li­za­do en Ja­pón de­mos­tró que las personas que pa­sea­ban por la na­tu­ra­le­za te­nían un ni­vel in­fe­rior de cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés, un pul­so nor­ma­li­za­do y una pre­sión ar­te­rial más ba­ja que aque­llos que ca­mi­na­ban en la ciu­dad. Más sa­lud. O sea que los ba­ños de na­tu­ra­le­za, al for­ta­le­cer nues­tras de­fen­sas, bien pue­den evi­tar­te cier­tas en­fer­me­da­des ha­bi­tua­les, co­mo, por ejem­plo, el res­fria­do co­mún. Res­pi­ra cons­cien­te­men­te. La res­pi­ra­ción es nues­tra pri­me­ra fuen­te de ener­gía y ¡qué fá­cil re­sul­ta co­nec­tar con la res­pi­ra­ción en la na­tu­ra­le­za! El si­len­cio y la cal­ma men­tal di­ri­gen nues­tra aten­ción ha­cia den­tro y, co­mo por ar­te de ma­gia, la res­pi­ra­ción se vuel­ve cons­cien­te y om­ni­pre­sen­te. Ade­más, en los en­tor­nos na­tu­ra­les la ca­li­dad del ai­re es mu­cho me­jor que en la ciu­dad, lo que au­men­ta nues­tra vi­ta­li­dad fí­si­ca y nos ayu­da a res­ta­ble­cer el equi­li­brio emo­cio­nal.

Pla­ci­dez con­tem­pla­ti­va. Cuan­do con­tem­pla­mos un pa­ra­je na­tu­ral, an­te no­so­tros se abre una per­cep­ción mís­ti­ca de la in­men­si­dad que nos ha­ce sen­tir en co­ne­xión con lo que nos ro­dea. En esos mo­men­tos de pla­ci­dez con­tem­pla­ti­va, las on­das ce­re­bra­les be­ta de­jan paso a las on­das de ti­po al­fa, pro­pias de los es­ta­dos de re­la­ja­ción.

Ate­rri­za en el pre­sen­te. La na­tu­ra­le­za pro­pi­cia la aten­ción ple­na en el pre­sen­te, pa­ci­fi­ca nues­tros pen­sa­mien­tos, po­ne en or­den nues­tra men­te y fa­vo­re­ce el desa­rro­llo de un me­jor au­to­con­cien­cia.

SIN TEN­SIO­NES

En mo­vi­mien­to. Pa­ra po­ten­ciar es­ta ex­pe­rien­cia, te pro­pon­go unos es­ti­ra­mien­tos fren­te al mar que son una fan­tás­ti­ca ma­ne­ra de rea­li­zar una me­di­ta­ción en mo­vi­mien­to y crear el mo­men­to per­fec­to pa­ra de­jar­te lle­var por tu res­pi­ra­ción y tus sen­sa­cio­nes. Con es­ta sen­ci­lla se­cuen­cia de ejer­ci­cios po­drás es­ti­rar tu es­pal­da des­de la con­cien­cia y la sua­vi­dad, li­be­ra­rás ten­sio­nes y te re­car­ga­rás de ener­gía y vi­ta­li­dad.

Tam­bién en un par­que. Aho­ra bien, si no pue­des rea­li­zar­la en la na­tu­ra­le­za, ¡no te preo­cu­pes!, bus­ca tu re­fu­gio en al­gún par­que o es­pa­cio abier­to de tu ciu­dad (o del lu­gar don­de te ha­lles) en el que ha­ya ár­bo­les, agua co­rrien­do, luz y si­len­cio.

Co­nec­tar con la tie­rra. Apro­ve­cha el en­torno na­tu­ral pa­ra co­nec­tar con la tie­rra con los pies des­cal­zos di­rec­ta­men­te so­bre el sue­lo, la are­na o la hier­ba. Sa­bo­rea es­te ri­tual de bie­nes­tar des­de la cal­ma: per­ma­ne­ce tan­to tiem­po co­mo sien­tas en ca­da pos­tu­ra y f lu­ye ha­cia el si­guien­te ejer­ci­cio de una ma­ne­ra or­gá­ni­ca y sin es­fuer­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.