Co­me lim­pio

Es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la fo­to­sín­te­sis de las plan­tas y la ca­de­na de la vi­da. Y tam­bién pa­ra nues­tra sa­lud. Es el oro que es­con­den los ali­men­tos más ver­des.

Cuerpo Mente - - CONTENT -

Clo­ro­fi­la, el oro ver­de

La clo­ro­fi­la de las plan­tas tie­ne una es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar muy si­mi­lar a la de la he­mo­glo­bi­na hu­ma­na, res­pon­sa­ble de trans­por­tar el oxí­geno en la san­gre. Más mag­ne­sio. La di­fe­ren­cia esen­cial es que la clo­ro­fi­la, en lu­gar de hie­rro, apor­ta mag­ne­sio.

Es­te mi­ne­ral in­ter­vie­ne en más de 300 pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos. Mi­ne­ral esen­cial. Los ali­men­tos ri­cos en clo­ro­fi­la y, por tan­to, en mag­ne­sio dis­mi­nu­yen el can­san­cio, apo­yan el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so, re­ge­ne­ran los te­ji­dos y for­ta­le­cen los hue­sos y los dien­tes.

To­ni­fi­ca. El con­su­mo de clo­ro­fi­la a dia­rio to­ni­fi­ca ade­más el cuer­po y apor­ta com­pues­tos al­ca­li­nos al or­ga­nis­mo.

Pro­te­ge. Di­ver­sos es­tu­dios han pro­ba­do que la clo­rof ila tie­ne un efec­to an­ti­can­cer ígeno y pro­tec­tor del ADN. Ade­más, es ca­paz de re­du­cir el da­ño he­pá­ti­co cau­sa­do por las mi­co­to­xi­nas.

Re­gu­la la di­ges­tión. Su con­su­mo ha­bi­tual con ali­men­tos al­tos en f ibra ay uda a re­gu­lar el trán­si­to in­tes­ti­nal. Los suplemento­s de clo­rof i la en die­tas ri­cas en car­bohi­dra­tos dis­mi­nu­yen la sen­sa­ción de ham­bre y ayu­dan a pre­ve­nir la hi­po­glu­ce­mia.

Ci­ca­tri­zan­te. En la dé­ca­da de 1940 ya se ob­ser­vó que la clo­ro­fi­la me­jo­ra­ba la ci­ca­tri­za­ción de cier­tas he­ri­das, pues in­hi­bía la pro­li­fe­ra­ción de de­ter­mi­na­das bac­te­rias y ace­le­ra­ba el pro­ce­so de cu­ra­ción.

FUEN­TES DE CLO­RO­FI­LA

En ali­men­tos en­te­ros. Lo ideal es con­su­mir­la a tra­vés de ali­men­tos en­te­ros, co­mo las ho­jas ver­des, que ade­más nos apor­tan otros com­po­nen­tes esen­cia­les.

Cam­peo­nes. Le­chu­gas, co­les, acel­gas, es­pi­na­cas, ca­nó­ni­gos, be­rros, rú­cu­la, pe­re­jil, ci­lan­tro, hier­ba de tri­go… son, por su ri­que­za en clo­ro­fi­la, oro ver­de. A es­te gru­po le acom­pa­ñan las mi­cro­al­gas es­pi­ru­li­na y chlo­re­lla.

Suplemento­s. Tam­bién pue­des ha­llar­la con­cen­tra­da en ta­ble­tas o cáp­su­las. Pe­ro an­tes de con­su­mir­la de es­ta ma­ne­ra, es me­jor que lo con­sul­tes con tu mé­di­co pa­ra evi­tar po­si­bles con­tra­in­di­ca­cio­nes y efec­tos se­cun­da­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.