En­tre­vis­ta

¿Quién no ha di­cho al­gu­na vez: «Soy de­ma­sia­do vie­jo pa­ra es­to»? Carl Ho­no­ré lo hi­zo y se atre­vió a dar­le la vuel­ta a la fra­se y a los es­te­reo­ti­pos del «eda­dis­mo» en su li­bro Elo­gio de la ex­pe­rien­cia.

Cuerpo Mente - - CONTENT - SIL­VIA DIEZ

Carl Ho­no­ré: «Mez­clar ge­ne­ra­cio­nes tie­ne un efec­to ca­si má­gi­co»

Sus li­bros, con­fie­sa Carl Ho­no­ré, siem­pre son una for­ma de en­fren­tar­se a un pro­ble­ma exis­ten­cial per­so­nal que in­ten­ta re­sol­ver. Hoy tie­ne 51 años y ha es­cri­to Elo­gio de la ex­pe­rien­cia pa­ra de­jar de preo­cu­par­se por la edad y com­ba­tir el «eda­dis­mo», una for­ma de dis­cri­mi­na­ción ba­sa­da en los es­te­reo­ti­pos re­la­cio­na­dos con la edad que, co­mo ocu­rre con otras creen­cias arrai­ga­das en nues­tra so­cie­dad (se­xis­mo, ra­cis­mo…), sin dar­nos cuen­ta ac­túa y li­mi­ta el dis­fru­te de una vi­da ple­na, in­de­pen­dien­te­men­te de los años. — Al igual que en Elo­gio de la len­ti­tud, po­ne el de­do en la lla­ga de las con­tra­dic­cio­nes mo­der­nas… — Es un ac­to de va­len­tía, pe­ro tam­bién bus­co sen­tir­me me­jor con­mi­go mis­mo y sé que una ma­ne­ra de lo­grar­lo pa­sa por en­fren­tar­me a pre­gun­tas co­mo: ¿quién soy?, ¿cuál ¿ es mi pro­pó­si­to en es­te mun

do?, ¿qué sig­ni­fi­ca en­ve­je­cer?, ¿qué re­pre­sen­ta hoy ser un hom­bre de 51 años en es­te mun­do eda­dis­ta afe­rra­do al cul­to a la ju­ven­tud? Es­cri­bo pa­ra ubi­car las pre­gun­tas cla­ve y, sin pre­sen­tar­me co­mo un orácu­lo que po­see to­das las res­pues­tas, es­pe­ro que las que doy sean úti­les. Quie­ro tam­bién que las personas de vein­te años pue­dan vi­vir de una for­ma más cons­cien­te y con­tem­plen la vi­da co­mo un via­je en el que ca­da eta­pa tie­ne pun­tos ne­ga­ti­vos y po­si­ti­vos, con la mi­ra­da pues­ta en el ho­ri­zon­te, sa­bien­do que hay un fi­nal… — ¿Por qué es im­por­tan­te?

— La cer­te­za de que es­to va a aca­bar en al­gún mo­men­to inf lu­ye en có­mo nos en­fren­ta­mos a las co­sas. Si lo ha­ce­mos con po­si­ti­vis­mo y aper­tu­ra, po­dre­mos apro­ve­char y vi­vir ca­da mo­men­to de ma­ne­ra más in­ten­sa. De he­cho, me es­cri­ben lec­to­res de to­das las eda­des, lo que de­mues­tra que no es so­lo un li­bro pa­ra gen­te ma­yor. Ve­mos el en­ve­je­ci­mien­to co­mo al­go que les pa­sa a otros, pe­ro es­ta­mos en­ve­je­cien­do des­de el mo­men­to en que na­ce­mos, aun­que tra­te­mos de de­jar es­to al mar­gen. — ¿Cree que dis­fru­ta­re­mos to­dos de la re­vo­lu­ción de la lon­ge­vi­dad?

— Las pla­cas tec­tó­ni­cas se es­tán mo­vien­do y se per­ci­ben cam­bios en dis­tin­tos ám­bi­tos. En el Reino Uni­do se ha prohi­bi­do el uso de es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro en las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias: no se pue­den ver ni a mu­je­res plan­chan­do ni a hom­bres te­nien­do pro­ble­mas al cam­biar pa­ña­les... ¿Por qué no ha­cer lo mis­mo con los es­te­reo­ti­pos de la edad? Pa­ra mí es el pró­xi

mo paso. He da­do una char­la pa­ra los al­tos eje­cu­ti­vos de la BBC, una ca­de­na de te­le­vi­sión que cuen­ta nta con un per­so­nal ca­da vez ma­yor, or, lo que sig­nif ica ex­pe­rien­cias sy y co­no­ci­mien­tos que no quie­ren n per­der. In­ten­tan mo­di­fi­car la cul- tu­ra in­ter­na de la em­pre­sa. Ha­bía pro­duc­to­res que que­rían ha­cer pro­gra­mas pa­ra com­ba­tir el eda­dis­mo y de­rrum­bar los pre­jui­cios re­la­cio­na­dos con la edad. — Las em­pre­sas, sin em­bar­go, si­guen pre­fi­rien­do a la gen­te jo­ven…

— A di­fe­ren­cia de lo que se nos ha he­cho creer, la pro­duc­ti­vi­dad au­men­ta con la edad, so­bre to­do en tra­ba­jos que re­quie­ren bue­nas ha­bi­li­da­des so­cia­les, que me­jo­ran con los años. So­mos más ca­pa­ces de tra­ba­jar en equi­po. Y a me­di­da que avan­za la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se abren es­pa­cios a las personas con ma­yor in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, lo que re­pre­sen­ta una ven­ta­ja pa­ra las de más edad. En los ser­vi­cios de aten­ción al clien­te las em­pre­sas fi­chan ca­da vez más a personas de edad pa­ra aten­der al te­lé­fono. Fal­ta mu­cho por ha­cer, pe­ro los cam­bios ya se es­tán dan­do y el cam­bio de­mo­grá­fi­co lle­va­rá a ello irre­me­dia­ble­men­te. Las em­pre­sas ten­drán

que acep­tar a la gen­te ma­yor y se da­rán cuen­ta de los be­ne­fi­cios que ue su­po­ne un per­so­nal con ex­pe­rien­cia, ha­bi­li­da­des so­cia­les, más pro­duc­ti­vos y más crea­ti­vos. — Hay que ven­cer mu­chos es­te­reo­ti­pos pa­ra que eso triun­fe…

— Sí. Al em­pe­zar a es­cri­bir te­nía una do­ce­na de es­te­reo­ti­pos re­la­cio­na­dos con la edad que sa­lí a in­ves­ti­gar has­ta qué pun­to eran cier­tos. Con los es­tu­dios cien­tí­fi­cos y los en­cuen­tros con ex­per­tos que man­tu­ve me di cuen­ta de que es­ta­mos ro­dea­dos de men­ti­ras y mi­tos ne­ga­ti­vos. Y lo peor es que, al creer­los, nos ve­mos abo­ca­dos a cum­plir­los. El eda­dis­mo aca­ba sien­do una pro­fe­cía au­to­cum­pli­da: si crees que en­ve­je­cer es ma­lo, lo aca­ba­rá sien­do. Cuan­to más eda­dis­tas so­mos, peor en­ve­je­ce­mos.

— De la­sas las mu­chas per­so­na personas que le han da­do su pun­to de vi vis­ta so­bre el en­ve­je­ci­mien­to, nve­je­ci­mien­to, ¿cuál ¿c le ha im­pre­sio­na­do más?

— Una de las personas más lu­mi­no­sas pa­ra mí fue Ja­co, una li­ba­ne­sa cu­yo sen­ti­do del hu­mor has­ta su muer­te era tan agu­do que me con­ta­gió su vi­sión abier­ta y po­si­ti­va con res­pec­to a la edad. Lo­gró lle­nar­me de es­pe­ran­za. Me im­pre­sio­nó su ma­ne­ra de en­fren­tar­se a la vi­da y a la muer­te, por­que mu­rió po­co des­pués de nues­tro en­cuen­tro. Pe­ro, in­clu­so en ese mo­men­to tan di­fí­cil a ni­vel fí­si­co, man­te­nía ese es­pí­ri­tu de que­rer dar el si­guien­te paso y con­tem­pla­ba la vi­da co­mo un pro­ce­so en el cual hay que abrir puer­tas en lu­gar de ce­rrar­las. Pa­ra mí es un mo­de­lo a se­guir.

«ja­co veía la vi­da co­mo un pro­ce­so en el cual hay que abrir puer­tas en lu­gar de ce­rrar­las. Es un mo­de­lo a se­guir.»

— ¿Y qué pro proyecto t so­bre la ve­jez le ha im­pre­sio­na­do más?

— Des­ta­ca­ría la re­si­den­cia de an­cia­nos en Ho­lan­da en la que vi­ven tam­bién jó­ve­nes. Mez­clar ge­ne­ra­cio­nes tie­ne un efec­to ca­si má­gi­co pa­ra re­ba­jar el eda­dis­mo: los jó­ve­nes con­tem­plan de otro mo­do su vi­da y su fu­tu­ro, y los ma­yo­res tam­bién. Y eso es al­go que po­de­mos lle­var a ca­bo fá­cil­men­te. An­tes las ge­ne­ra­cio­nes se mez­cla­ban na­tu­ral­men­te, mien­tras que en el mun­do mo­derno se han crea­do círcu­los ce­rra­dos y se man­tie­nen me­nos con­tac­tos con personas de otras ge­ne­ra­cio­nes, aun­que el be­ne­fi­cio del con­tac­to in­ter­ge­ne­ra­cio­nal es enor­me pa­ra to­dos. —¿ Con la edad ga­na­mos sa­lud men­tal y nos im­por­ta me­nos la opi­nión de los de­más, co­mo sue­le de­cir­se? — Sí, y es­te fe­nó­meno se pro­du­ce en to­dos los es­tra­tos so­cia­les y so­cio­eco­nó­mi­cos: a par­tir de los 35 años la gen­te em­pie­za a preo­cu­par­se me­nos por lo que pien­san los de­más de ellos. Es­to ex­pli­ca la cur­va de la fe­li­ci­dad en for­ma de V de una per­so­na: em­pe­za­mos en un ni­vel al­to de fe­li­ci­dad du­ran­te la ni­ñez, que des­pués va ca­yen­do, y vuel­ve a re­mon­tar has­ta tal pun­to que el gru­po de­mo­grá­fi­co que

ex­pe­ri­men­ta los ni­ve­les más al­tos de fe­li­ci­dad son las personas de más de 55 años, lo que tam­bién va en con­tra de la ima­gen que te­ne­mos de los vie­jos siem­pre tris­tes, enoja­dos y de­pri­mi­dos. — ¿Por qué cree que ocu­rre?

— A los vein­te y a los trein­ta años es­ta­mos ata­dos a las ex­pec­ta­ti­vas que los de­más tie­nen so­bre no­so­tros. Li­brar­se de esa car­ga es un re­ga­lo de los dio­ses. Te da li­ber­tad y li­ge­re­za, y te per­mi­te abra­zar tu pro­pio ca­mino, una de las co­sas más bo­ni­tas de ha­cer­se ma­yor. Por eso a los cua­ren­ta años con fre­cuen­cia la gen­te em­pie­za a de­cir: «No. ¡Bas­ta! He es­ta­do vi­vien­do una vi­da que no es la mía». Lo más bo­ni­to es que an­tes lle­gá­ba­mos a es­te pun­to te­nien­do unos diez años de es­pe­ran­za de vi­da por de­lan­te, y aho­ra nos pue­den que­dar has­ta cin­cuen­ta años. — Se­ña­la que ayu­dar a los de­más nos ayu­da a ga­nar fe­li­ci­dad. — Vi­vi­mos aplas­ta­dos por es­ta cul­tu­ra in­di­vi­dua­lis­ta que nos alien­ta so­bre to­do a te­ner una ca­rre­ra y a lle­nar nues­tro fon­do de pen­sio­nes, pe­ro lle­ga un mo­men­to en la vi­da en que las personas em­pie­zan a cues­tio­nar es­te en­fo­que y se re­plan­tean sus prio­ri­da­des. Pre­fie­ren de­di­car­se a me­jo­rar el mun­do que de­jan a sus hi­jos y a sus nie­tos. Es­te fe­nó­meno tan hu­mano cho­ca con la vi­sión de la so­cie­dad in­di­vi­dua­lis­ta, pe­ro la bue­na no­ti­cia es que con el cam­bio de­mo­grá­fi­co se po­drá fa­vo­re­cer tam­bién un cam­bio de men­ta­li­dad. Se­rá más fá­cil pa­sar de un cul­tu­ra in­di­vi­dua­lis­ta a una más so­li­da­ria, me­nos egoís­ta y más hu­ma­na. Cuan­do te­me­mos que la so­cie­dad en­ve­jez­ca, hay que te­ner en cuen­ta es­te fac­tor po­si­ti­vo: nos ayu­da­rá a ir del «yo» al «no­so­tros». — ¿Elo­gio de la ex­pe­rien­cia da­rá lu­gar a un mo­vi­mien­to co­mo el que ge­ne­ró Elo­gio de la len­ti­tud? — El mo­vi­mien­to slow es el re­sul­ta­do de un re­co­rri­do, pues­to que mi li­bro ha­ce quin­ce años que se pu­bli­có. El mo­vi­mien­to ha ido cre­cien­do, pe­ro aún fal­ta mu­chí­si­mo pa­ra que el mun­do sea slow, en el me­jor sen­ti­do del tér­mino. An­da­mos aún muy ace­le­ra­dos. Per­ci­bo reacciones pa­re­ci­das en la gen­te des­de que ha apa­re­ci­do Elo­gio de la ex­pe­rien­cia. El tér­mino Bol­der [«Au­daz»], que es el tí­tu­lo del li­bro en in­glés, es­tá sien­do acu­ña­do en al­gu­nos ám­bi­tos co­mo ban­de­ra en el mun­do an­glo­sa­jón. — ¿Se­gui­mos «ace­le­ran­do» a nues­tros hi­jos, co­mo ex­pli­ca­ba en Ba­jo pre­sión (RBA, 2010)? —Es­tán cam­bian­do las co­sas, pe­ro aún es así. Con­vi­ven dos co­rrien­tes: la ma­yo­ri­ta­ria lle­na las agen­das de los ni­ños y de las ni­ñas con ac­ti­vi­da­des y de­be­res, pe­ro tam­bién hay mu­chos co­le­gios que se es­tán rein­ven­tan­do. Una de mis prio­ri­da­des es cui­dar la ni­ñez. Voy a dar char­las a co­le­gios y, en­tre otras

«no hay que te­mer que la so­cie­dad en­ve­jez­ca. nos ayu­da­rá a ir del «yo» al «no­so­tros».

co­sas, he tra­ba­ja­do con es­cue­las de Si­li­con Va­lley y he ha­bla­do con los pa­dres que tra­ba­jan en em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas. Ellos no dan ac­ce­so a las pan­ta­llas a sus hi­jos. Les pi­den que sal­gan a ju­gar. Quie­ren pa­ra ellos una ni­ñez slow, con es­pa­cios pa­ra abu­rrir­se y ex­plo­rar el mun­do a su rit­mo, sin adul­tos que di­gan có­mo ha­cer­lo. — Es muy in­tere­san­te…

— Sí. Hi­ce ade­más un pro­gra­ma pa­ra la te­le­vi­sión aus­tra­lia­na en el que una slow nanny lle­ga­ba pa­ra res­ca­tar a las fa­mi­lias hi­per­ace­le­ra­das. Bas­ta­ba un mes pa­ra con­se­guir gran­des cam­bios, y eso que al­gu­nos ca­sos pa­re­cían per­di­dos. Ha­bía ni­ños que ju­ga­ban seis ho­ras al día con la Xbox. La can­gu­ro lle­ga­ba con una ca­ja en la que te­nían que co­lo­car to­das las pan­ta­llas, te­lé­fo­nos y vi­deo­jue­gos de la ca­sa. Les en­tra­ba el pá­ni­co, pe­ro cuan­do re­cu­pe­ra­ban los apa­ra­tos al ca­bo de un mes lo ha­cían con un es­pí­ri­tu más equi­li­bra­do y con un ho­ra­rio ra­zo­na­ble. — Nues­tras ne­ce­si­da­des bá­si­cas han ido a me­nos: dor­mi­mos me­nos y peor, comemos me­nos equi­li­bra­do y me­nos na­tu­ral… — Es la pa­ra­do­ja de la mo­der­ni­dad: nos han ven­di­do la fal­sa la idea de que con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos íba­mos a vi­vir me­jor, pe­ro al fi­nal no ha si­do así, sino más bien to­do lo con­tra­rio. Dor­mi­mos, comemos y nos re­la­cio­na­mos peor, y tam­bién tra­ba­ja­mos peor por­que es­ta­mos dis­traí­dos cons­tan­te­men­te… Nos c ues­ta con­cen­trar nos. No quie­ro vol­ver al mun­do prein­dus­trial, por­que hay mu­chas co­sas mo­der­nas que me gus­tan, pe­ro de­be­mos co­ger lo po­si­ti­vo y aban­do­nar lo que no nos ayu­da a vi­vir me­jor. Ha­ce po­co sa­lió un in­for­me en la pren­sa bri­tá­ni­ca que de­cía que las apli­ca­cio­nes crea­das pa­ra su­pe­rar el in­som­nio, y que su­pues­ta­men­te de­be­rían ayu­dar­nos a dor­mir me­jor, tie­nen el efec­to con­tra­rio por­que au­men­tan nues­tra preo­cu­pa­ción cuan­do no he­mos al­can­za­do la fa­se REM. Es un ejem­plo iró­ni­co de la pa­ra­do­ja que vi­vi­mos en la mo­der­ni­dad.

— ¿Me­nos es más?

— Sí, en un mun­do don­de rei­na la abun­dan­cia y las po­si­bi­li­da­des de te­ner más son in­fi­ni­tas, la re­bel­día es de­cir: «¡Bas­ta! Me­nos es más».

ELO­GIO DE LA EX­PE­RIEN­CIA Ed. RBA, 2019 • 304 pág. • 18 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.