In­for­me

Al mis­mo tiem­po que se nos im­po­ne la tec­no­lo­gía 5G se pu­bli­can es­tu­dios que ad­vier­ten so­bre sus efec­tos ne­ga­ti­vos en la sa­lud.

Cuerpo Mente - - CONTENT - ANA MON­TES

Tec­no­lo­gía 5G, ries­gos si­len­cia­dos

La tec­no­lo­gía 5G de la te­le­fo­nía mó­vil y el «in­ter­net de las co­sas» ya es­tá en­tre no­so­tros. El pa­sa­do mes de ju­lio, Vo­da­fo­ne lan­zó su red so­bre 15 ciu­da­des es­pa­ño­las. Se pro­me­te na­ve­ga­ción ace­le­ra­da, nue­vos ser­vi­cios y co­mo­di­da­des, pe­ro los ries­gos pa­ra la sa­lud se es­tán si­len­cian­do. Exis­ten cien­tí­fi­cos in­de­pen­dien­tes que nos ad­vier­ten de las con­se­cuen­cias de es­tar con­ti­nua­men­te so­me­ti­dos, sin des­can­so, a las emi­sio­nes de al­ta fre­cuen­cia de an­te­nas, mó­vi­les, wi­fis y apa­ra­tos inalám­bri­cos co­nec­ta­dos. Hay es­tu­dios. In­ves­ti­ga­do­res co­mo Magda Ha­vas, An­nie Sas­co, Da­vid Car­pen­ter o Ce­fe­rino Maes­tú, que par­ti­ci­pa­ron en las I Jor­na­das Cien­tí­fi­cas or­ga­ni­za­das por la Aso­cia­ción de Elec­tro y Quí­mi­co Sen­si­bles por el De­re­cho a la Sa­lud (EQSDS) en Se­go­via, ad­vier­ten que la tec­no­lo­gía 5G irá acom­pa­ña­da de un au­men­to de una va­rie­dad de pa­to­lo­gías, des­de in­fer­ti­li­dad a en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas y cán­cer.

SI­TUA­CIÓN SIN CON­TROL

«Los go­bier­nos no es­tán con­tro­lan­do lo que pa­sa y los cien­tí­fi­cos es­ta­mos muy preo­cu­pa­dos», afir­mó Ce­fe­rino Maes­tú, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Bioe­lec­tro­mag­ne­tis­mo del Cen­tro de Tec­no­lo­gía Bio­mé­di­ca de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid.

Mó­vi­les y cán­cer. «Ya es im­po­si­ble de­cir que las ra­dio­fre­cuen­cias no pro­du­cen cán­cer», afir­mó Da­vid Car­pen­ter, coau­tor del in­for­me in­ter­na­cio­nal Bioi­ni­tia­ti­ve

y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Sa­lud y Me­dio Am­bien­te (Nue­va York), cen­tro co­la­bo­ra­dor de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), que en 2011 cla­si­fi­có las mi­cro­on­das de la te­le­fo­nía mó­vil co­mo «po­si­ble­men­te can­ce­rí­ge­nas».

Al­te­ra­cio­nes ce­lu­la­res. Otro efec­to se­ría la apa­ri­ción de un ter­cer ti­po de dia­be­tes cu­yo des­en­ca­de­nan­te se­ría la con­ta­mi­na­ción elec­tro­mag­né­ti­ca. «Al ex­po­ner­nos a es­ta ra­dia­ción, se al­te­ra el fun­cio­na­mien­to de las cé­lu­las», es­pe­ci­fi­có Magda Ha­vas, pro­fe­so­ra de cien­cias am­bien­ta­les de las uni­ver­si­da­des ca­na­dien­ses de To­ron­to y de Trent. Ic­tus e in­far­tos. Magda Ha­vas ad­vir­tió que pue­de dar­se una ca­tás­tro­fe sa­ni­ta­ria, en la que las personas con hi­per­sen­si­bli­dad elec­tro­mag­né­ti­ca po­drían su­frir ic­tus o in­far­tos por coa­gu­la­ción de la san­gre, ya que en ella «los gló­bu­los san­guí­neos se aglu­ti­nan, no f lu­yen li­bre­men­te» cuan­do es­tán ex­pues­tas.

Es­trés oxi­da­ti­vo. Un es­tu­dio fran­cés de 2018 del pro­fe­sor Do­mi­ni­que Bel­pom­me con­clu­ye que em­pie­za a ha­ber con­sen­so so­bre el au­men­to de es­trés oxi­da­ti­vo ge­ne­ra­li­za­do

las au­to­ri­da­des no han reac­cion­do a los es­tu­dios que mues­tran los efec­tos ne­ga­ti­vos

por ex­po­si­ción a los campos elec­tro­mag­né­ti­cos, al­go que el 80% de las personas con elec­tro­sen­si­bi­li­dad re­gis­tra en ín­di­ces más al­tos, se­gún Da­vid Car­pen­ter. Por eso, di­jo, no hay que cen­trar­se so­lo en el ca­len­ta­mien­to de los te­ji­dos (úni­co efec­to que cuen­ta con con­sen­so) por­que hay más efec­tos bio­ló­gi­cos «y con la G5 va a ser peor».

En ni­ños. El es­tu­dio Mo­bi-Kids, pre­sen­ta­do a la Co­mi­sión Eu­ro­pea en 2017 y aún sin pu­bli­car, po­dría con­se­guir – se­gún An­nie Sas­co, ex­di­rec­to­ra de epi­de­mio­lo­gía del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Sa­lud y la In­ves­ti­ga­ción Mé­di­ca de Fran­cia– que la I ARC ele­va­ra la cla­sif ica­ción den­tro del Gru­po 2A, «pro­ba­ble­men­te can­ce­rí­geno», o Gru­po 1, «can­ce­rí­geno», ya que mues­tra un ries­go de cán­cer ce­re­bral pa­ra las personas de 7 a 24 años.

IN­VES­TI­GA­CIÓN OFI­CIAL Qui­zá el es­tu­dio que ha te­ni­do más re­per­cu­sión en los úl­ti­mos me­ses ha si­do el rea­li­za­do por el Pro­gra­ma Na­cio­nal de To­xi­co­lo­gía del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Sa­lud y la Se­gu­ri­dad Am­bien­tal de Es­ta­dos Uni­dos.

las pla­ta­for­mas de cien­tí­fi­cos y ciu­da­da­nos se plan­tean pre­sen­tar de­man­das ju­di­cia­les

Es­te es­tu­dio ha ha­lla­do una «cla­ra evi­den­cia» del efec­to can­ce­rí­geno de las emi­sio­nes de los te­lé­fo­nos mó­vi­les so­bre ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio. En con­cre­to, la in­ves­ti­ga­ción se­ña­la que una ex­po­si­ción ele­va­da se re­la­cio­na con tu­mo­res ma­lig­nos en el co­ra­zón (sch­wan­no­mas). Tam­bién exis­te «al­gu­na evi­den­cia» de tu­mo­res ma­lig­nos ce­re­bra­les (glio­mas) y de cán­cer en las glán­du­las adre­na­les. Es­tos re­sul­ta­dos han si­do con­fir­ma­dos por otras in­ves­ti­ga­cio­nes, co­mo la lle­va­da a ca­bo en el Ins­ti­tu­to Ra­maz­zi­ni (Ita­lia), que tam­bién ha en­con­tra­do una re­la­ción en­tre las emi­sio­nes de mi­cro­on­das y el sch­wan­no­ma ma­ligno de co­ra­zón y el glio­ma.

Uso ha­bi­tual. Otro es­tu­dio epi­de­mio­ló­gi­co in­tere­san­te es el fran­cés CERENAT, pu­bli­ca­do en Oc­cu­pa­tio­nal En­vi­ron­ment Medicine, que cons­ta­ta que el uso del mó­vil, in­clu­so 30 mi­nu­tos al día, du­pli­ca o tri­pli­ca el ries­go de pa­de­cer un tu­mor ce­re­bral.

PRO­TES­TAS EN MAR­CHA De­bi­do al des­plie­gue de la tec­no­lo­gía 5G la con­ta­mi­na­ción elec­tro­mag­né­ti­ca au­men­ta­rá no­ta­ble­men­te en los pró­xi­mos años y con ella los efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre la sa­lud de las personas. An­te la fal­ta de con­cien­cia po­lí­ti­ca y so­cial so­bre el pro­ble­ma, se han or­ga­ni­za­do pla­ta­for­mas apo­ya­das por personas afec­ta­das y cien­tí­fi­cos co­mo «STOP 5G», que ya cuen­ta con gru­pos en 200 ciu­da­des del mun­do. De­man­das ju­di­cia­les. Es­tas pla­ta­for­mas exi­gen una mo­ra­to­ria en el desa­rro­llo de las re­des 5G, cam­bios en la nor­ma­ti­va que re­gu­la los ni­ve­les de emi­sión y se plan­tean pre­sen­tar de­man­das con­tras las em­pre­sas de te­le­fo­nía.

© DE­RE­CHOS RE­SER­VA­DOS

La t e cn olo­gía l í 5G mul­ti­pli­ca e l nú­me­ro de a nte n a s y l a s co­lo­ca a ra s de s u e lo.

Los úl­ti mos e st u dios po­dría n va ri a r l a cl a sif ica ción de pe lig ro sid a d de l a s e mi­sion e s.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.