JOHN LE CARRÉ SIN FIC­CIÓN

La más fas­ci­nan­te his­to­ria de es­pio­na­je du­ran­te la Gue­rra Fría la pro­ta­go­ni­zó Oleg Gor­dievs­ki, que pa­só del KGB al MI6 bri­tá­ni­co

ABC - Cultural - - LIBROS - FER­NAN­DO R. LA­FUEN­TE

i quie­res guar­dar un se­cre­to, ni lo pien­ses » . No es or­to­do­xo co­men­zar por el fi­nal, sin em­bar­go los ca­pí­tu­los que cie­rran Es­pía y trai­dor de Ben Ma­cinty­re, una obra ver­ti­gi­no­sa, cla­ra, di­rec­ta, do­cu­men­ta­da, in­te­li­gen­te, lle­na de emo­ción y des­lum­bran­te, al­go así co­mo un John Le Carré sin fic­ción, sí me­re­cen sal­tar­se to­das las or­de­nan­zas de la crí­ti­ca an­te el des­lum­bra­mien­to que pro­vo­ca el ma­gis­tral uso del rit­mo, la ten­sión y el pul­so na­rra­ti­vo. Lo que aquí se cuen­ta es el ca­so más fas­ci­nan­te, y de ma­yor éxi­to pa­ra Gran Bre­ta­ña, del es­pio­na­je du­ran­te la Gue­rra Fría.

La his­to­ria de un hom­bre ex­cep­cio­nal: Oleg Gor­dievs­ki, co­ro­nel del KGB, hi­jo y her­mano de con­ven­ci­dos co­mu­nis­tas y eje­cu­to­res del es­pio­na­je de Mos­cú; cul­to, aman­te de la mú­si­ca clá­si­ca, de la no­ve­la oc­ci­den­tal del si­glo XX; lec­tor de los di­si­den­tes al ré­gi­men bol­che­vi­que y asqueado de lo que ha­bía su­ce­di­do en Hungría en 1956; Ber­lín, 1961 y Pra­ga, 1968. Su leal­tad gi­ró ha­cia la li­ber­tad de leer y es­cu­char y ma­ni­fes­tar lo que le vi­nie­ra en ga­na y, de ahí, a co­la­bo­rar con el MI6 bri­tá­ni­co so­lo ha­bía un pa­so y lo dio du­ran­te su es­tan­cia en Di­na­mar­ca co­mo agen­te dis­tin­gui­do del KGB.

Do­bles vi­das

Nun­ca nin­gún ser­vi­cio de in­for­ma­ción oc­ci­den­tal ha­bía con­se­gui­do un to­po, de tan al­to ni­vel co­mo lle­ga­ría al­can­zar Gor­dievs­ki, den­tro del si­nies­tro edi­fi­cio mos­co­vi­ta de la Liu­bian­ka. Des­ba­ra­tó ope­ra­cio­nes del KGB en Di­na­mar­ca, años se­ten­ta; du­ran­te su de­ci­si­va es­tan­cia en Lon­dres, cam­bia­ría la es­tra­te­gia, gra­cias a sus va­lio­sí­si­mas in­for­ma­cio­nes, de Dow­ning Street y la Ca­sa Blan­ca, y evi­tó una po­si­ble gue­rra nu­clear a prin­ci­pios de los años ochen­ta. Re­sul­ta­ron de­ci­si­vos sus in­for­mes pa­ra los Ser­vi­cios Se­cre­tos bri­tá­ni­cos y el KGB (eran los mis­mos tex­tos, ma­gis­tral ju­ga­da, que am­bos ban­dos lee­rían de ma­ne­ra di­fe­ren­te) an­te la tras­cen­den­tal vi­si­ta de Gor­ba­chov al Reino Uni­do y sus con­ver­sa­cio­nes con Mar­ga­ret That­cher en 1984. Des­ta­pa­ría las ac­ti­vi­da­des de im­por­tan­tes co­la­bo­ra­do­res no­rue­gos y sue­cos con el Krem­lin, e in­for­ma­ría, con bri­llan­tez, de có­mo fun­cio­na­ba el KGB por den­tro con to­do ti­po de de­ta­lles, nom­bres y ope­ra­cio­nes. Aler­tó so­bre la re­la­ción del lí­der la­bo­ris­ta Mi­chael Foot con los so­vié­ti­cos, so­bre pe­rio­dis­tas y po­lí­ti­cos a suel­do de la em­ba­ja­da so­vié­ti­ca, de agen­tes «ile­ga­les » en te­rri­to­rio in­glés y cuan­do ya es­ta­ba a sal­vo, en el Reino Uni­do, ase­so­ró res­pec­to a có­mo reac­cio­na­rían los vie­jos je­rar­cas so­vié­ti­cos an­te la «Gue­rra de las Ga­la­xias» de Rea­gan. Y acer­tó. Mien­tras des­can­sa­ba en Fort Monck­ton, ba­se de en­tre­na­mien­to del MI6 en Gos­port, tras la pri­me­ra reunión con los bri­tá­ni­cos, se be­bió unas cuan­tas bo­te­llas de vino tin­to, de Rio­ja, por su­pues­to, pa­ra co­men­zar a en­ten­der que ha­bía sa­li­do del in­fierno y del ti­ro en la nu­ca que les es­pe­ra­ba a los trai­do­res al ré­gi­men.

Leal­tad, trai­ción, do­bles vi­das, do­lo­ro­sos si­len­cios, dra­mas fa­mi­lia­res, la­be­rin­to de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, idea­lis­mos que van y vie­nen son los em­ble­mas de unos he­chos me­mo­ra­bles: el ejem­plo de un tiem­po y unos hom­bres que, co­mo en el ca­so de Gor­dievs­ki, no arries­ga­ban su vi­da por di­ne­ro, fa­ma, po­der o so­ber­bia, sino por de­cen­cia mo­ral. Al­go tan ca­ro y hoy tan es­ca­so.

ASQUEADO DE LAS AC­TUA­CIO­NES DEL RÉ­GI­MEN SO­VIÉ­TI­CO, SU LEAL­TAD GI­RÓ HA­CIA EL MUN­DO LI­BRE

Ro­nald Rea­gan lle­gó a re­ci­bir al agen­te do­ble Oleg Gor­dievs­ki ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.