«LA PA­LA­BRA FAS­CIS­MO ES UN IN­SUL­TO QUE SE UTI­LI­ZA CON DE­MA­SIA­DA LI­GE­RE­ZA»

RO­GER EATWELL Es­pe­cia­lis­ta en in­ves­ti­gar des­de ha­ce dé­ca­das el fas­cis­mo y el po­pu­lis­mo, aca­ba de pu­bli­car, jun­to a Mat­tew Good­win, «Na­cio­nal­po­pu­lis­mo» (Pe­nín­su­la)

ABC - Cultural - - LIBROS - DA­VID MO­RÁN

n el arran­que de Na­cio­nal­po­pu­lis­mo. Por qué es­tá triunfando y de qué for­ma es un re­to pa­ra la de­mo­cra­cia lee­mos: «Trump, el Bre­xit y las re­vuel­tas en Eu­ro­pa han ali­men­ta­do un gran in­te­rés por el po­pu­lis­mo: qué es, quién lo vo­ta y por qué es im­por­tan­te». Es un en­sa­yo de ac­tua­li­dad ca­si ins­tan­tá­nea en el que las pre­gun­tas no ha­cen más que acu­mu­lar­se mien­tras Matt­hew Good­win y Ro­ger Eatwell in­ten­tan des­pe­jar las in­cóg­ni­tas y de­ter­mi­nar has­ta qué pun­to el po­pu­lis­mo y to­das sus va­ria­cio­nes han ve­ni­do (o re­gre­sa­do) pa­ra que­dar­se. El pri­me­ro, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Kent, lle­ga aquí des­pués de ha­ber pu­bli­ca­do al­gu­nos li­bros so­bre el Bre­xit y la de­re­cha bri­tá­ni­ca, pe­ro es Eatwell, aca­dé­mi­co de pres­ti­gio y pro­fe­sor emé­ri­to de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Bath, quien, des­pués de de­di­car me­dia vi­da a in­ves­ti­gar el fas­cis­mo y los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos au­to­ri­ta­rios, va un pa­so más allá pa­ra ahon­dar en un

Edis­cur­so que « pres­ta me­nos aten­ción a los por­me­no­res de la po­lí­ti­ca y mu­cha más a las re­cla­ma­cio­nes so­bre el de­cli­ve y la des­truc­ción del país». –

–Lo que in­ten­ta­mos de­cir no es «En la re­ce­sión de 2008 se pro­du­jo un cre­cien­te de­sen­can­to ha­cia la po­lí­ti­ca» que de­be­ría­mos es­tar de acuer­do con es­tos par­ti­dos, sino que plan­tean cues­tio­nes le­gí­ti­mas so­bre in­mi­gra­ción o po­bre­za y co­mo res­pues­ta exis­te una ten­den­cia, es­pe­cial­men­te des­de la iz­quier­da, de ca­ri­ca­tu­ri­zar­los de for­ma in­jus­ta. Se les ataca di­cien­do que son fas­cis­tas o sim­ple­men­te pre­sen­tán­do­los co­mo an­cia­nos ra­cis­tas cuan­do en reali­dad son par­ti­dos que tie­nen un apo­yo mu­cho más am­plio. De ahí que no nos gus­ta el tér­mino ex­tre­ma de­re­cha, ya que es de­ma­sia­do ge­né­ri­co. – –Creo que hay una di­fe­ren­cia en­tre el Bre­xit y Vox. El Bre­xit, de he­cho, fue una sor­pre­sa re­la­ti­va, ya que si bien las en­cues­tas da­ban una es­tre­cha ma­yo­ría, si mi­ra­mos vein­te o trein­ta años atrás ve­re­mos que los in­gle­ses siem­pre han si­do muy eu­ro­es­cép­ti­cos. Es­pa­ña, por su par­te, era vis­ta co­mo in­mu­ne a esa ten­den­cia po­pu­lis­ta o de ex­tre­ma de­re­cha tras la muer­te de Fran­co, pe­ro es­tá cla­ro que ha­bía un le­ga­do que se ha avi­va­do en los úl­ti­mos años. –

Su li­bro se plan­tea en pri­mer tér­mino co­mo un in­ten­to por com­pren­der a los vo­tan­tes de las for­ma­cio­nes na­cio­nal­po­pu­lis­tas y sus mo­ti­va­cio­nes. ¿ Se ha sub­es­ti­ma­do a es­tos par­ti­dos?

Cri­sis

Uno de los pun­tos en co­mún tan­to del Bre­xit co­mo de la vic­to­ria de Trump o el as­cen­so de Vox es que ca­si na­die lo vio ve­nir. ¿Qué fa­lló?

Afir­ma que se ri­di­cu­li­za es­te ti­po ideas aso­cián­do­las al fas­cis­mo. ¿Se co­rre el ries­go de ba­na­li­zar el tér­mino?

Apun­ta el pro­fe­sor Eatwell que «re­sul­ta di­fí­cil pro­nos­ti­car có­mo se com­por­ta­rán es­tos par­ti­dos a lar­go pla­zo. ¿To­ma­rá pres­ta­dos el PP ele­men­tos de VOX o a la in­ver­sa? Cuan­do es­tas for­ma­cio­nes lle­gan a la ins­ti­tu­cio­nes sue­len fra­ca­sar. Ya han sa­li­do a la luz ca­sos de co­rrup­ción de la Li­ga de Sal­vi­ni, por ejem­plo. Con es­tos par­ti­dos sue­le ha­ber go­bier­nos caó­ti­cos: en­tran y sa­le con ra­pi­dez. Mien­tras es­tán en la opo­si­ción pue­den ha­cer su jue­go, pe­ro cuan­do lle­gan al po­der fra­ca­san... En los paí­ses que tie­nen de­mo­cra­cias dé­bi­les la ame­na­za es se­ria».

–Esen­cial­men­te, y más allá del de­ba­te aca­dé­mi­co, la pa­la­bra fas­cis­mo es un in­sul­to que se uti­li­za con de­ma­sia­da li­ge­re­za. Los pro­fe­so­res, la po­li­cía... To­pe­cial­men­te por la in­fluen­cia ame­ri­ca­na y el tu­ris­mo, a prin­ci­pios de los se­ten­ta, an­tes in­clu­so de la muer­te de Fran­co, y em­pe­zó a li­be­ra­li­zar­se. Creo que ve­re­mos una nue­va ima­gen con otros ma­ti­ces de lo que fue el fran­quis­mo en los pró­xi­mos 10 o 15 años. –Mu­chos ana­lis­tas, en efec­to, apun­tan a la gran re­ce­sión de 2008. Otros a las olea­das de in­mi­gra­ción del 2015. La re­ce­sión y la in­mi­gra­ción no han he­cho más que acen­tuar ten­den­cias mu­cho más pro­fun­das. Una de ellas se­ría el cre­cien­te de­sen­can­to y des­con­fian­za ha­cia la po­lí­ti­ca y el sis­te­ma po­lí­ti­co. No es so­lo co­rrup­ción: es el eli­tis­mo; esa gen­te que, a pe­sar de te­ner tra­ba­jo, no ha vis­to me­jo­rar su es­ti­lo de vi­da y con­tem­pla el fu­tu­ro con preo­cu­pa­ción. – –El po­pu­lis­mo es vis­to por al­gu­nos aca­dé­mi­cos co­mo un es­ti­lo, una ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca. Tien­de a pro­du­cir lí­de­res ca­ris­má­ti­cos, dis­cur­sos que se iden­ti­fi­can con la gen­te co­rrien­te… Así que creo que as­pec­tos del po­pu­lis­mo pue­den apa­re­cer en mu­chas par­tes. Hay po­lí­ti­cos que han usa­do el es­ti­lo po­pu­lis­ta pa­ra ga­nar apo­yos, pe­ro es im­por­tan­te no con­fun­dir po­pu­lis­ta con po­pu­lar. Di­ría que el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán es na­cio­na­lis­mo con una par­te de re­tó­ri­ca po­pu­lis­ta.

–Se di­ce en el li­bro que el idea­rio na­cio­nal­po­pu­lis­ta es an­te­rior a la cri­sis de 2008, aun­que la re­ce­sión pa­re­ce cla­ve pa­ra que ha­ya ca­la­do en paí­ses co­mo Ita­lia, Gre­cia o Es­pa­ña.

¿Có­mo en­ca­ja el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán en es­ta ca­te­go­ría? ¿Es na­cio­nal­po­pu­lis­mo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.