EDUAR­DO CHA­MO­RRO, FAR­SA SIN CAR­GAR LAS TIN­TAS

A los diez años de la muer­te del es­cri­tor ma­dri­le­ño, se pu­bli­ca su no­ve­la pós­tu­ma, una in­te­li­gen­te na­rra­ción don­de se re­la­tan los ava­ta­res de un gru­po de ju­bi­la­dos en un as­ti­lle­ro aban­do­na­do

ABC - Cultural - - LIBROS - JUAN ÁN­GEL JURISTO CAR­MEN R. SAN­TOS

as aguas del fan­tas­ma es el tí­tu­lo de la no­ve­la pós­tu­ma de Eduar­do Cha­mo­rro (Ma­drid, 1946-2009), una na­rra­ción que apa­re­ce a los diez años de la muer­te de su au­tor y que, al con­tra­rio que mu­chas pu­bli­ca­das co­mo úl­ti­mo le­ga­do, re­pre­sen­ta en cier­ta ma­ne­ra la cul­mi­na­ción de su tra­yec­to­ria no­ve­lís­ti­ca por la com­bi­na­ción fe­liz de dos de sus más pre­cia­das ca­rac­te­rís­ti­cas: el sar­cas­mo, el hu­mor in­ve­te­ra­do, fino, al­go ex­pre­sio­nis­ta pe­ro ale­ja­do de la tra­di­ción es­pa­ño­la de un Quevedo, y su que­ren­cia –al fin y al ca­bo era li­cen­cia­do en Fi­lo­lo­gía In­gle­sa– ha­cia lo me­jor de la li­te­ra­tu­ra bri­tá­ni­ca del gé­ne­ro.

Amén de cier­tas di­ser­ta­cio­nes pre­sen­tes en el li­bro que son re­fle­jo de su otra la­bor, más si­len­cio­sa, de en­sa­yis­ta, gé­ne­ro que cul­ti­vó en fa­ce­tas am­plias y siem­pre con acierto en obras co­mo Juan Be­net y el alien­to del es­pí­ri­tu so­bre las aguas, un her­mo­so tra­ba­jo so­bre el que fue su ami­go; Vic­to­ria de In­gla­te­rra: la rei­na enamo­ra­da; Yo, Con­de Du­que de Oli­va­res: el ar­te de lo im­po­si­ble; Cór­do­ba de los Ome­yas o Fe­li­pe IV, don­de com­bi­na­ba el ri­gor his­tó­ri­co con una bue­na pro­sa li­te­ra­ria y una mi­ra­da di­dác­ti­ca pro­pia del buen pe­rio­dis­ta que era.

LQue­ren­cia ga­lle­ga

Si de­ja­mos a un la­do su pro­duc­ción de asun­tos po­lí­ti­cos – Fe­li­pe Gon­zá­lez, un hom­bre a la es­pe­ra; Via­je al cen­tro de la UCD; En­ri­que Tierno Gal­ván, el al­cal­de, obras que, pe­se a su es­ca­sa du­ra­bi­li­dad por es­tar ape­ga­das a la reali­dad po­lí­ti­ca del mo­men­to, po­seen cier­ta ca­te­go­ría de aná­li­sis de nu­la tra­di­ción en­tre no­so­tros– es en su no­ve­lís­ti­ca don­de las ob­se­sio­nes más acen­dra­das de su au­tor ad­quie­ren pleno de­re­cho. Me re­fe­rí an­tes a la fa­ce­ta de de­gus­ta­dor de la far­sa que po­seía en gra­do sumo Eduar­do Cha­mo­rro, lo que es cier­to e im­preg­na to­da su obra, pe­ro esa ten­den­cia es­ta­ba más cer­ca del la­do de un Jo­nat­han Swift que del de un Quevedo, de un Sa­ki, de un Jar­diel Pon­ce­la. La que­ren­cia ga­lle­ga del au­tor le lle­vó a gus­tar de la obra de Cun­quei­ro, de To­rren­te Ba­lles­ter, del Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la de Ma­de­ra de boj, la par­te más fan­ta­sio­sa del au­tor de La col­me­na y me­nos que­ve­des­ca, es de­cir, de una li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la pe­ri­fé­ri­ca y muy ale­ja­da del ca­non ofi­cial de nue­sCo­la­bo­ró en di­ver­sos me­dios y cul­ti­vó to­dos los gé­ne­ros. Cuan­do apa­re­ció la en­fer­me­dad, es­ta­ba es­cri­bien­do un en­sa­yo so­bre Ham­let tra esen­cia más cer­ca­na al es­per­pen­to. Esa dis­po­si­ción li­te­ra­ria em­pa­pa Las aguas del fan­tas­ma, una his­to­ria de «san­gre» ga­lle­ga (el au­tor pa­sa­ba lar­gas tem­po­ra­das en su ca­sa de O Gro­ve).

Es­pí­ri­tu cer­van­tino

En la na­rra­ción se nos cuen­tan los ava­ta­res de un gru­po un tan­to fri­ki de ju­bi­la­dos en las de­pen­den­cias de un as­ti­lle­ro aban­do­na­do, que re­cuer­da la in­ten­sa me­tá­fo­ra con­te­ni­da en otra his­to­ria de Juan Car­los Onet­ti. Hay en es­ta no­ve­la re­mi­nis­cen­cias, dis­po­si­cio­nes, querencias, de obras su­yas co­mo Guan­tes de se­gun­da mano, Súb­di­tos de la no­che Un la­zo de ter­cio­pe­lo. Co­mo ex­pli­qué an­tes, esa fi­ja­ción por la far­sa que le hi­zo ob­ser­var so­bre­ma­ne­ra los shows te­le­vi­si­vos, te­ma de su pri­me­ra no­ve­la, flor de piel. Es de­cir, la far­sa que to­ma las ma­ne­ras del sar­cas­mo y nun­ca de­ri­va ha­cia el es­per­pen­to, ha­cia un car­gar las tin­tas que, co­mo sa­bía Cha­mo­rro que co­no­cía bien a Cer­van­tes, ter­mi­na por ma­tar to­do atis­bo de re­den­ción hu­ma­na. De ahí ese es­pí­ri­tu cer­van­tino que rei­vin­di­ca Cha­mo­rro de la mano de la tra­di­ción in­gle­sa: tan­to es así, que en Las aguas del fan­tas­ma el au­tor se sir­ve de no­tas a pie

oA­de pá­gi­na de au­to­res pre­do­mi­nan­te­men­te bri­tá­ni­cos, co­mo co­lo­fón a una no­ve­la cu­ya tra­ma, en prin­ci­pio, no ad­mi­ti­ría di­gre­sio­nes de es­te ti­po. Pe­ro hay más de­ta­lle: por ejem­plo, el gus­to por las lis­tas, des­de Ho­me­ro a Ja­mes Joy­ce y Geor­ges Pe­rec, que Cha­mo­rro in­clu­ye en la no­ve­la al igual que ci­ta a ac­tri­ces de Holly­wood a tu­ti­plén.

Ade­más hay ma­ra­vi­llo­sas dis­cu­sio­nes de teo­ría li­te­ra­ria, co­mo la que se in­clu­ye cuan­do Xan Das­ma­reas le ofre­ce al na­rra­dor una obra en la que se tra­ta del mis­te­rio de Ham­let, y que es, en reali­dad, el des­ve­la­mien­to de la no­ve­la mis­ma. Y to­do ello a tra­vés de una ci­ta de Vla­di­mir Na­bo­kov don­de ha­bla de có­mo na­rrar al fan­tas­ma. En de­fi­ni­ti­va, una no­ve­la de­li­cio­sa­men­te in­te­li­gen­te.

Las aguas del fan­tas­ma E. Cha­mo­rro Eds. del Vien­to, 2019 pá­gi­nas eu­ros «

YO­LAN­DA CAR­DO Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, quie­nes le co­no­cie­ron coin­ci­den en se­ña­lar que su voz gra­ve y su porte en apa­rien­cia dis­tan­te, con un to­que «bri­tish» –fue un apa­sio­na­do de la len­gua y la cul­tu­ra de Gran Bre­ta­ña, don­de vi­vió du­ran­te un tiem­po–, es­con­día una per­so­na en­tra­ña­ble, di­ver­ti­da, gran con­ver­sa­dor –dis­fru­ta­ba mu­cho del ri­tual de la ter­tu­lia–, muy ami­go de sus ami­gos, en­tre otros el au­tor de «Vol­ve­rás a Re­gión», a quien de­di­có el en­sa­yo Juan Be­net y el alien­to del es­pí­ri­tu so­bre las aguas», y que ma­ne­ja­ba co­mo na­die la iro­nía y la re­tran­ca. Ca­rac­te­rís­ti­cas es­tas que des­lum­bran de ma­ne­ra es­pe­cial en su no­ve­la pós­tu­ma. Eduar­do Ries­tra, su edi­tor y res­pon­sa­ble de Edi­cio­nes del Vien­to, re­cuer­da có­mo le lle­gó el ma­nus­cri­to: «Me lo en­tre­gó su viu­da, Ro­cío, al fi­na­li­zar una pre­sen­ta­ción en la li­bre­ría Ra­fael Al­ber­ti. Lo leí de un ti­rón y sen­tí que Eduar­do ha­bía es­cri­to es­ta obra pa­ra mí, y que con­for­ma­ba un gran ho­me­na­je a una tie­rra, la mía, que ha­bía he­cho su­ya des­de la vi­lla ma­ri­ne­ra de O Gro­ve (Pon­te­ve­dra). Por­que el rea­lis­mo má­gi­co, con per­dón de Car­men Bal­cells, lo in­ven­ta­ron los ga­lle­gos, los de aquí – Ce­la, Cun­quei­ro, To­rren­te– y los de fue­ra: Eduar­do Cha­mo­rro. En «Las aguas del fan­tas­ma» vol­có, co­mo en un tes­ta­men­to, su vi­da li­te­ra­ria, sus au­to­res –Be­net so­bre­vue­la co­mo una ga­vio­ta las ora­cio­nes su­bor­di­na­das–, su amor por Ga­li­cia, su an­glo­fi­lia. Y le que­dó una no­ve­la que es Cha­mo­rro en es­ta­do pu­ro».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.