RAÍ­CES (Y RA­MAS) DE RI­CHARD PO­WERS

Con «El cla­mor de los bos­ques», una fá­bu­la «eco­ló­gi­ca», el no­ve­lis­ta norteameri­cano se ha al­za­do con el pre­mio Pu­lit­zer

ABC - Cultural - - LIBROS - RO­DRI­GO FRESÁN

ue Mar­ga­ret At­wood quien di­jo de Ri­chard Po­wers (Illi­nois, 1957) que es «in­ca­paz de es­cri­bir un li­bro que no sea in­tere­san­te». Lo que sue­na muy bien pe­ro que obli­ga – co­mo ad­vier­te aque­lla maldición chi­na que con­de­na a un «que ten­gas una vi­da in­tere­san­te »– a de­te­ner­se un po­co en la am­bi­güe­dad y múl­ti­ples po­si­bles sig­ni­fi­ca­dos del tér­mino in­tere­san­te.

En el ca­so de Po­wers, lo in­tere­san­te tal vez sea el mo­do en que ya lle­va una más que con­si­de­ra­ble obra arre­glán­do­se pa­ra tras­la­dar te­mas de in­te­rés (mu­chas ve­ces cien­tí­fi­cos y muy com­ple­jos y, sí, fríos y cal­cu­la­do­res) al te­rreno de lo no­ve­lís­ti­co y de lo sen­ti­men­tal sin que se pier­da por el ca­mino la pre­ci­sión de co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos o la sor­pre­sa por la ma­ne­ra im­pre­vi­si­ble y fue­ra de to­do cálcu­lo con la que el ser hu­mano ha­ce de las su­yas di­vi­na­men­te pa­ra errar pri­me­ro y per­do­nar o no des­pués.

Así Ri­chards Po­wers –quien ha si­do ver­ti­do a nues­tro idio­ma de ma­ne­ra in­jus­ta­men­te in­ter­mi­ten­te; que­da mu­cho de lo su­yo por tra­du­cir, aun­que por ahí an­du­vie­ron sin que se les hi­cie­se mu­cho ca­so esa obra maes­tra que es El tiem­po de nues­tras can­cio­nes jun­to a la ga­na­do­ra del Na­tio­nal Book Award 2006, El eco de la me­mo­ria, y un par de tí­tu­los más– es ca­paz de de­di­car­se con pul­sión lí­ri­ca a la vez que com­pul­sión di­dác­ti­ca a la pro­gra­ma­ción de sú­per-or­de­na­do­res y la in­dus­tria del ja­bón, a las vi­sio­nes de Walt Dis­ney y las fo­tos de Au­gust San­der, a la es­pi­ral de ADN y el ra­cis­mo, a la re­la­ción de la mú­si­ca clá­si­ca con las bac­te­rias, a la gue­rra en el Lí­bano y los des­ór­de­nes men­ta­les a or­de­nar, a la reali­dad vir­tual y las en­fer­me­da­des in­fan­ti­les.

Lo pró­xi­mo –ya lo anun­ció– irá por el la­do de la cien­cia-fic­ción y en el mun­do se­gún Po­wers –quien lle­gó a re­ci­bir­se de fí­si­co an­tes de mu­dar­se a la li­te­ra­tu­ra pe­ro sin ja­más ol­vi­dar la ma­ne­ra en que cier­tas fór­mu­las pue­den ape­nas es­con­der gran­des na­rra­cio

FEL AL­MA DE AMÉ­RI­CA.

nes– hay si­tio pa­ra to­do y pa­ra to­dos. Y aho­ra El cla­mor de los bos­ques – su duo­dé­ci­ma no­ve­la y re­cien­te ga­na­do­ra del Pu­lit­zer y fi­na­lis­ta del Man Boo­ker Pri­ze y, se­gu­ro, una de sus cum­bres en una ca­rre­ra siem­pre ele­va­da– va de ár­bo­les. Y del mo­do en que los hom­bres y mu­je­res in­ter­ac­túan con ellos. Sí: aquí Po­wers no se va por las ra­mas pe­ro sí por las raí­ces.

Re­den­ción

Y lo ha­ce con una es­truc­tu­ra epi­só­di­ca a lo lar­go de es­pa­cios y épo­cas –re­cor­dan­do un po­co a aque­llo que ha ve­ni­do ha­cien­do el in­glés Da­vid Mit­chell en sus Atlas de nu­bes, Re­lo­jes de hue­so o Es­cri­tos fan­tas­ma– pa­ra con­tar las idas y las vuel­tas de un gru­po de per­so­nas. Ingenieros, ve­te­ra­nos de gue­rra, bió­lo­gos, in­for­má­ti­cos, eco-ar­tis­tas, quie­nes, de pron­to y por mo­ti­vos que van de lo trá­gi­co a la re­den­ción, de­ci­den unir­se en una cru­za­da co­mún: la sal­va­ción de las po­cas se­cuo­yas gi­gan­tes que van que­dan­do. De igual ma­ne­ra – y aca­so en las pá­gi­nas más asom­bro­sas y, sí, in­tere­san­tes de la no­ve­la– Po­wers ex­pli­ca el mo­do en que los pro­pios ár­bo­les se re­la­cio­nan y se ayu­dan en­tre ellos ca­si al­can­zan­do al­tu­ra y fron­do­si­dad dig­nas de los ents de J. R. R. Tolkien. Y to­do lo que aquí se cuen­ta (y que Da­ve Eg­gers po­dría ha­ber na­rra­do con un ma­yor afán de agi­ta­dor y T. C. Boy­le con al­go más de de­li­rio y co­me­dia) Po­wers, una vez más, lo po­we­ri­za, lo con­vier­te en al­go muy po­de­ro­so. Y lo ha­ce con­si­guien­do por los ár­bo­les aque­llo que Her­man Melville lo­gró en su mo­men­to con las ba­lle­nas: do­tar­los de sim­bo­lis­mo y de un nue­vo sig­ni­fi­ca­do pa­ra per­pe­tuar la con­ser­va­ción de esa es­pe­cie en­tre ani­mal y ve­ge­tal (y tam­bién mi­ne­ral) que no pa­re­ce co­rrer ries­go de ex­tin­ción: la de la Gran No­ve­la Ame­ri­ca­na.

Sa­bi­du­ría pro­fé­ti­ca

Y Po­wers lo ha­ce so­nan­do co­mo ma­gis­tral me­jor alumno de Don DeLi­llo y – por fin ago­ta­do ese es­pe­jis­mo dis­fra­za­do de oa­sis que a tan­tos des­orien­tó ba­jo el nom­bre de Jo­nat­han Fran­zen– aca­so co­mo una de las me­jo­res op­cio­nes po­si­bles en ac­ti­vo pa­ra vol­ver a en­ten­der por qué los Es­ta­dos Uni­dos son una po­ten­cia li­te­ra­ria don­de, a la vez, re­sul­ta in­com­pren­si­ble el que es­te hom­bre has­ta no ha­ce mu­cho fue­se con­si­de­ra­do en­tre los

SE DO­TA A LOS ÁR­BO­LES DE SIM­BO­LIS­MO, A LA MA­NE­RA DE MELVILLE CON LAS BA­LLE­NAS

LOS ÁR­BO­LES QUE TALARON PA­RA CON­SE­GUIR EL PA­PEL DE ES­TA NO­VE­LA NO MU­RIE­RON EN VANO

su­yos co­mo « el me­jor no­ve­lis­ta del que ja­más oís­te ha­blar».

El cla­mor de los bos­ques es am­bi­cio­sa y, por mo­men­tos, un tan­to ser­mo­nean­te en su en­cen­di­do com­pro­mi­so (pe­ro es un com­pro­mi­so au­tén­ti­co y fru­to de lo que Po­wers de­fi­nió co­mo eco­ló­gi­ca y con­ser­va­cio­nis­ta « con­ver­sión re­li­gio­sa» no des­de un pun­to de vis­ta teo­ló­gi­co sino por «fi­nal­men­te ha­ber com­pren­di­do que un sis­te­ma de sig­ni­fi­ca­do no em­pie­za o ter­mi­na ne­ce­sa­ria­men­te en los se­res hu­ma­nos»).

Tam­bién es la ma­ne­ra de ce­rrar­les la bo­ca a to­dos aque­llos que han acu­sa­do a su es­cri­tu­ra de « frí­gi­da » o de que to­dos sus per­so­na­jes sean siem­pre ge­nios y de­fi­ni­dos por su pro­fe­sión u ocu­pa­ción.

Di­gá­mos­lo así: los ár­bo­les que se talaron pa­ra con­se­guir el pa­pel en el que se im­pri­me es­ta no­ve­la no mu­rie­ron en vano y has­ta es po­si­ble que –si es cier­ta to­da esa sa­bi­du­ría pro­fé­ti­ca que Po­wers les ad­ju­di­ca– has­ta ha­yan muer­to muy fe­li­ces.

No tan fe­li­ces co­mo lo es­ta­rá el lec­tor, ju­gan­do en los bos­ques de es­ta no­ve­la mien­tras el lo­bo que es el hom­bre no es­tá. Pe­ro sí, ca­si.

En 2003, Ri­chard Po­wers (arri­ba) re­co­rrió la his­to­ria de la mú­si­ca po­pu­lar ne­gra en «El tiem­po de nues­tras can­cio­nes», don­de re­co­ge, en­tre otros nom­bres, el de John Col­tra­ne (a la de­re­cha)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.