Otra vuel­ta de tuer­ca

La ópe­ra pri­ma del norteameri­cano Wil Me­dea­ris tie­ne re­so­nan­cias de Ray­mond Chand­ler y Bald­win

ABC - Cultural - - LIBROS - POR MA­RI­NA SANMARTÍN

Ca­lle­jo­nes de Brooklyn Wil Me­dea­ris Trad.: Ana He­rre­ra Fe­rrer RBA, 2019 pá­gi­nas eu­ros s in­vierno en Nue­va York y Han­nah, pro­me­ti­da con un jo­ven y po­pu­lar he­re­de­ro de Man­hat­tan, ha des­apa­re­ci­do. Es­te tra­di­cio­nal plan­tea­mien­to bas­ta­ría pa­ra desa­rro­llar una bue­na no­ve­la de sus­pen­se, sin em­bar­go Ca­lle­jo­nes de Brooklyn no es so­lo la his­to­ria de una des­apa­ri­ción y su ma­yor vir­tud no re­si­de en la ca­pa­ci­dad de Wil Me­dea­ris pa­ra des­per­tar el in­te­rés del lec­tor a par­tir de una tra­ma

Eclá­si­ca, sino en el ries­go que es­te no­ve­lis­ta pri­me­ri­zo co­rre al con­cen­trar el pe­so de la ac­ción en las cir­cuns­tan­cias del per­so­na­je en­car­ga­do de re­sol­ver el mis­te­rio; un re­to que su­pera con éxi­to.

La ver­sión de Red­dick

En 1981, Ch­ris­top­her Priest, au­tor de la acla­ma­da El pres­ti­gio, pu­bli­có La afir­ma­ción, una in­tere­san­te pro­pues­ta na­rra­ti­va que bu­cea­ba en la po­si­bi­li­dad de po­ner en du­da al­go que, ya de por sí, sa­be­mos que es men­ti­ra y aún así per­mi­ti­mos que nos afec­te co­mo lo que es cier­to: la pro­pia fic­ción. Y eso es exac­ta­men­te lo que ha­ce Me­dea­ris en su ópe­ra pri­ma con una des­tre­za no­ta­ble: dar al gé­ne­ro otra vuel­ta de tuer­ca a tra­vés de Red­dick, su pro­ta­go­nis­ta, un pin­tor trein­ta­ñe­ro y sin obra, que sub­sis­te mon­tan­do ins­ta­la­cio­nes ar­tís­ti­cas en las ca­sas im­po­nen­tes de vie­jos y nue­vos ri­cos, y cu­ya vi­da cam­bia por com­ple­to cuan­do, de una ma­ne­ra un tan­to su­rrea­lis­ta, re­ci­be el en­car­go de se­guir el ras­tro de Han­nah.

Am­bien­ta­da so­bre to­do en los es­ce­na­rios sub­ur­ba­nos de un Brooklyn aco­sa­do por la gen­tri­fi­ca­ción, la bús­que­da de Han­nah no tar­da en des­pla­zar­se a un plano ca­si se­cun­da­rio pa­ra ce­der­le el bri­llo a una in­cóg­ni­ta que, po­co a po­co, in­fec­ta el per­fil de Red­dick y nos ge­ne­ra una des­agra­da­ble in­quie­tud. No tar­da­re­mos en in­tuir –y des­cu­brir si es­ta­mos o no en lo cier­to se con­ver­ti­rá en el ali­cien­te prin­ci­pal de nues­tra lec­tu­ra– que el pun­to de vis­ta de Red­dick qui­zás no sea fia­ble y al­te­re la des­crip­ción de unos he­chos que, a pe­sar de ha­ber si­do in­ven­ta­dos, me­re­ce­mos co­no­cer tal y co­mo su­ce­die­ron «de ver­dad».

Re­tra­to so­cial

Con es­te desafío de cor­te li­te­ra­rio y car­ga­do de ma­gia, Wil Me­dea­ris con­vier­te en úni­ca una in­ves­ti­ga­ción que, de otro mo­do, re­sul­ta­ría ma­ni­da y cons­tru­ye su uni­ver­so neo­yor­quino, in­flui­do sin du­da por Chand­ler y Bald­win, pe­ro tam­bién por su pro­pia ex­pe­rien­cia vi­tal, muy cer­ca­na a las vivencias que atri­bu­ye a quie­nes ha­bi­tan Ca­lle­jo­nes de Brooklyn com­po­nien­do un in­te­li­gen­te re­tra­to so­cial de una de las ciu­da­des más ca­ris­má­ti­cas e ins­pi­ra­do­ras de to­dos los tiem­pos.

ABC Tras de­di­car­se al ar­te, Me­dea­ris en­tra en la no­ve­la ne­gra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.